Monegros

MONEGROS

Informe desfavorable del Inaga a la granja de 20.000 terneros en Torralba

El órgano considera que el proyecto es "inviable" por sus "negativos" efectos medioambientales

Plano del proyecto de explotación de vacuno de cebo presentado por Ganados Jiménez Cambra.
Plano del proyecto de explotación de vacuno de cebo presentado por Ganados Jiménez Cambra.
S. E.

El Instituto de Gestión Ambiental (Inaga) ha emitido una declaración de impacto ambiental desfavorable al proyecto presentado por la empresa navarra Ganados Jiménez Cambra para la instalación de una macroexplotación de ganado vacuno de cebo en el municipio de Torralba de Aragón, con capacidad para 20.000 plazas.

En su resolución , el Inaga ha tenido en cuenta el informe vinculante de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) que no autoriza la toma de aguas propuesta para el suministro hídrico a la explotación ganadera. Por ello, entiende el órgano de gestión ambiental, “la explotación resulta inviable”, dificulta el cumplimiento de los objetivos de calidad de las aguas del actual Plan Hidrológico de la Demarcación del Ebro y “aumentaría de forma notable las emisiones difusas a la atmósfera por la cría de los animales, la gestión del estiércol y el incremento de gases de efecto invernadero por el tránsito de vehículos pesados con importantes efectos medioambientales negativos”.

Contra este proyecto habían presentado alegaciones los ayuntamientos de Torralba de Aragón, Senés de Alcubierre, Robres, Tardienta, Torres de Barbués, Almuniente y Barbués. Las alegaciones se centraban, según la resolución del Inaga, en el “perjuicio” del desarrollo socioeconómico de estos ayuntamientos al limitar la implantación de otros proyectos de interés, otras actividades económicas relacionadas con el turismo rural y la hostelería, el “deterioro” de las infraestructuras viaria de la zona por el aumento del tráfico pesado por el transporte de animales, del suministro de alimentación (se estima un consumo anual de 65.700 toneladas), del compost producido y de los estiércoles que no puedan ser procesados en la planta de compostaje que se iban a llevar a una planta de Escucha (Teruel) , el aumento de la emisión de gases de efecto invernadero por el incremento del tráfico rodado y en defectos en la tramitación del expediente.

El Inaga, que explica que se estima un consumo anual de agua de 307.000 metros cúbicos, concluye que todos los traslados de animales, de su alimentación y de los estiércoles hacia Escucha “supondría un aumento considerable de las emisiones de gases de efecto invernadero” .

Por su parte, CHA ha mostrado su satisfacción por esta resolución y recuerda que ya en 2011 alertó de la “amenaza” que suponía este proyecto, “que con el consumo de agua, 307.000 metros cúbicos anuales, y la aportación de nitratos, 73.000 metros cúbicos de estiércol anuales, iba a hipotecar la posible instalación en el futuro de explotaciones familiares en el municipio de Torralba de Aragón, y en el de Tardienta, ya que el mismo está a menos de 100 metros de la pretendida ubicación, y otros próximos”. 

Etiquetas