Monegros

DE CERCA

Tere Castro Asín: “Me encantaría vestir a Joaquín, el del Betis, me río solo de pensarlo”

"Haría una reverencia a todos los que estuvieron en la primera línea enla pandemia"

Tere Castro Asín
Tere Castro Asín
M. B.

Tere Castro Asin es de Huerto y vecina de Sariñena, donde vive y trabaja desde 1994 como empresaria de un comercio de moda y hogar que destaca por sus últimas tendencias, además de confeccionar cortinas, paneles y todo lo que se le demanda. También es madre de dos hijos, ama de casa y cuidadora de unos padres mayores, pero ante todo es valiente y muy guerrera.

¿Cuál es el emoticono que define su personalidad?

—El de las sonrisas. Soy una persona muy alegre y positiva, ¡me va perfecto!

De grandes cenas están las sepulturas..., refrán castellano. ¿De acuerdo o más bien están llenas de falta de cena?

—Supongo que las tumbas están llenas de grandes cenas y excesos.

¿Cuál es la excitación que más le irrita?

—La mentira y la traición, y si encima sé la verdad…¡no puedo con ello!

¿A quién le daría el premio nacional de gastronomía altoaragonesa?

—Sin dudarlo a mi madre, aunque mi hermana también es una gran cocinera.

La sonrisa es el lenguaje universal de las personas inteligentes. ¿Sonreímos poco?

—¡Que va! Sonrío muchísimo y unas sonrisas con amigas es la terapia perfecta.

Dice Howard Gardner que no hay buen profesional que sea mala persona. ¿No conoce a alguno para contradecirle?

—¡A más de uno! Gardner no tiene mucha razón.

¿Por quién doblan las campanas? (un recuerdo en positivo)

—Por mis padres y mis abuelos, sin los medios que hay ahora lo han hecho mejor que nosotros.

¿A quién le haría usted sin dudarlo la reverencia?

—A todos los que estuvieron en primera línea en la pandemia, cuando no sabíamos qué estaba pasando, sin vacunas, sin saber a qué nos enfrentábamos, y a todos los que ayudan a los demás, sin esperar nada a cambio.

¿La hipocresía cotiza al alza o a la baja?

—Aunque es muy habitual, se cotiza a la baja.

¿Poderoso caballero es don dinero?

—Poderoso caballero es el esmero, las ganas de trabajar y ser feliz.

¿Usted ha comprobado alguna vez si un “ebook” huele a las delicias del libro de papel?

—El olor de un libro nuevo es incomparable…

¿Es usted PSI (Persona Sobradamente Informada)?

—Soy una PAS: persona altamente sensible.

¿Es usted más de esperar o de reaccionar a las primeras de cambio?

—A medida cumplo años, soy más de esperar. No tengo ninguna prisa.

¿Orgullo altoaragonés y/o cosmopolitismo planetario?

—Orgullosa aragonesa, monegrina y de Huerto.

¿No se pregunta en realidad si tenemos menos vida en el planeta Tierra de la que se desconoce en el exterior?

—No tengo tiempo para preguntas tan trascendentales… ¡como para pensar en eso!

¿Guasapear conecta o aísla?

—A mí me conecta y me hace sentirme cerca de los míos.

Egoísta, inteligente, preparado y crítico. ¿Es usted un millennial?

—Nací en los años 70, así que no me identifico con los millennials.

Dime con quién te juntas y te diré quién eres. ¿Hace un casting para seleccionar sus amistades?

—Mi casting es rodearme de gente sana y buena, siendo ese el denominador común de mis amistades.

Ojo avizor. ¿Se precia de ver las intenciones a la distancia?

—¡Por desgracia, sí! A lo que unos van, yo ya estoy de vuelta.

¿El negocio es la negación del ocio o usted se divierte currando?

—Me encanta mi trabajo, y eso se nota a la hora de atender al público, los clientes vienen como si entraran en su casa.

¿Qué es lo que le gusta exprimir hasta la saciedad?

—La buena compañía y la alegría.

Su lugar preferido de Los Monegros

—La Laguna de Sariñena.

¿Y de Huerto?

—Las vistas desde el Castillo, es admirable como se ve la Sierra de Guara.

¿Qué famoso o famosa le gustaría que fuera a comprar a su comercio?

—Me encantaría vestir a Joaquín, el del Betis, me río solo de pensarlo…

¿Qué es más complicado comprar para vender o vender al cliente final?

—Comprar para vender, y más en un pueblo que no se puede repetir modelos.

¿Qué es lo mejor y lo peor de ser autónomo?

—Lo mejor es que haces y deshaces a tu antojo, lo peor es que te llevas a la cama muchos quebraderos de cabeza.

Todo el mundo tiene un día de bajón ¿Cómo hace para atender a los clientes ese día?

—Siempre atiendo igual, con mi sonrisa, con mi amabilidad…los problemas los dejo en casa y cuando vuelvo, intento solucionarlos.

¿Cuánto tiempo máximo le ha costado vender una chaqueta, por ejemplo?

—(Risas). Hasta ahora, lo más difícil de vender que he tenido fueron unos abrigos de paño, parecía que les vendía una finca de regadío.

¿Cómo es el cliente ideal?

—Todos los que entran por la puerta son ideales, cada uno tiene su encanto.

Etiquetas