Monegros

LA ENTREVISTA

Celia Martín Otal: “Nuestro reto es trasladar los resultados en tumores hematológicos a sólidos”

Investigadora sariñenense del grupo de Inmunomodulación y Microambiente tumoral del Cima de la Universidad de Navarra

Celia Martín Otal.
Celia Martín Otal.
M. B.

Dentro de los actos organizado por la junta de la Asociación contra el Cáncer de Monegros, la joven sariñenense e investigadora postdoctoral en el Centro de Investigación Médica Aplicada (Cima - Universidad de Navarra), Celia Martín Otal, ofreció la charla La inmunoterapia: un camino para vencer al cáncer’.

Estudié en la Universidad de Barcelona un grado de Ciencias Biomédicas dedicado a la investigación enfocada a patologías humanas. Hice mi trabajo final de grado en el grupo de Diabetes del Hospital de Bellvitge, y después un máster en Investigación Biomédica Traslacional en el Hospital Vall d’Hebron. Allí hice mi trabajo final de máster en un grupo de Inmunología”, explica Celia sobre su formación, que continuó con un doctorado, “que me permitió seguir formándome e involucrarme en un proyecto de investigación durante cuatro años. Concretamente, lo que más me llamaba la atención era el mundo de la inmunología, y especialmente, la inmunoterapia del cáncer”.

Gracias a una beca, pudo realizar la tesis en el grupo de Inmunomodulación y Microambiente tumoral dirigido por el doctor Juan José Lasarte, en el Centro de Investigación de Medicina Aplicada (Cima) de la Universidad de Navarra. Tras defender la tesis a principios de octubre, sigue trabajando en el mismo centro con un contrato postdoctoral. “Estoy muy contenta con mi decisión porque me apasiona lo que hago, y la verdad, el grupo con el que trabajo no podría haber sido mejor. Desde aquí, me gustaría destacar la importancia de invertir en ciencia, ya que la mayoría de nuestros contratos dependen de ayudas y becas, y mucha de la investigación que se realiza en la actualidad en España no podría realizarse sin esta financiación”.

Celia Martín explica que el objetivo de la inmunoterapia “estimular las defensas naturales del cuerpo; es decir, el sistema inmune, con el fin de combatir y eliminar las células tumorales de manera específica. Este tipo de terapia está

cada vez más presente en los tratamientos contra el cáncer porque no hay nada como modificar las propias armas que ya están presentes en nuestro organismo para que sean más eficaces”.

En el Cima trabajan en la terapia celular adoptiva con células CAR-T, “es una nueva estrategia que consiste en reeducar los linfocitos del propio paciente para mejorar su capacidad de destruir al tumor. Este linfocito al expresar el receptor irá a reconocer a la célula tumoral, se activará al reconocerla, y además de multiplicarse, secretará cantidad de moléculas que harán que la célula tumoral muera”, detalla la investigadora, destacando que, “se están mostrando resultados muy prometedores en tumores hematológicos. Sin embargo, nuestro reto está en trasladar estos buenos resultados al caso de los tumores sólidos, que presentan unas características que los hacen más difíciles de tratar”, detalla afirmando que “en nuestro laboratorio hemos obtenido unos resultados muy esperanzadores que nos animan a seguir trabajando para llevar a la clínica un tratamiento efectivo contra diferentes tipos de tumores sólidos”, concluye la investigadora.

Etiquetas