Monegros

TURISMO

La Cartuja de Las Fuentes recibe más de 4.700 visitas

La evolución de la afluencia ha sido muy positiva después del parón por la pandemia

Grupo Orwell durante su visita al Monasterio de La Cartuja de las Fuentes.
Grupo Orwell durante su visita al Monasterio de La Cartuja de las Fuentes.
M. B.

El monasterio de La Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes, situado en el término municipal de Sariñena y en las cercanías de Lanaja, ha recibido un total de 4.753 visitas durante el 2022, además de las 4.500 que participaban en la tercera edición del Festival Sonna que puso su broche de oro en el cenobio.

La evolución de las visitas ha sido prodigiosa después del parón por la Covid, siendo 1.401 las personas que fueron a ver el monasterio en 2020 o 3.868 en 2021. “Se puede afirmar que el balance de las visitas es muy positivo, influyendo las diferentes obras que se han llevado a cabo, lo que hace que muchas personas vuelvan a visitar el conjunto”, ha afirmado Alberto Lasheras, guía del monasterio desde su apertura al público. Según fuentes de la Diputación Provincial de Huesca, desde que en el mes de julio de 2016 las puertas de La Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes se abrían para adentrar a los visitantes en este Bien de Interés Cultural y sacar a la luz toda su grandeza arquitectónica y pictórica, más de 15.000 personas han visitado el monasterio, procedentes de destinos como Alemania, Inglaterra u Holanda, aunque los más numerosos proceden de diversos puntos de la provincia de Huesca, seguidos de los de Zaragoza y los de Barcelona.

Lasheras ha señalado las principales obras de restauración como “las pinturas del Coro de Padres, bóveda y muro de la iglesia, actuación de la Tribuna, rehabilitación de la portería, que esta primavera se pondrá en uso, además de hallazgos extraordinarios, porque, como siempre hemos dicho, La Cartuja nos depara sorpresas admirables”.

A los más de 2.000 metros de decoración pictórica que llenan de contenido los techos y muros de todo el monasterio constituyendo el mayor conjunto mural del siglo XVIII de Aragón por su extensión, los descubrimientos hallados hasta la fecha, como la veleta original, el molino de aceite, el polvorín de la bodega subterránea o el horno de pan de grandes dimensiones que conservaba la bóveda, hacen de este monasterio una espacio increíble para investigadores, historiadores y especialistas en arte y cultura.

Hasta la fecha, la DPH ha acometido en varias fases las restauraciones integrales del atrio y de las cubiertas del conjunto monástico, se han realizado varias intervenciones en el edificio de obediencias y se ha sustituido la cubierta del edificio de las porterías.

El coordinador de los equipos de actuación de La Cartuja de Las Fuentes, José Miguel Pesqué, ha indicado que “este conjunto patrimonial no solo es uno de los monumentos altoaragoneses más desconocidos, sino que es una caja de sorpresas porque cuanto más se profundiza y se trabaja en él más aspectos descubrimos sobre su historia y sobre su valor patrimonial y artístico”.

Etiquetas