Ribagorza

RIBAGORZA - PANDEMIA DEL CORONAVIRUS

Torreciudad también vuelve a abrir sus puertas para el culto con aforo reducido

Sus actos han tenido más de un millón de visualizaciones a través de Internet

Torreciudad también vuelve a abrir sus puertas para el culto con aforo reducido
Torreciudad también vuelve a abrir sus puertas para el culto con aforo reducido
S.E.

BARBASTRO.- El santuario de Torreciudad abrirá las puertas el lunes próximo, igual que todas iglesias, para reanudar el culto en determinadas condiciones sujetas a las normativas del Obispado de Barbastro-Monzón, entre ellas las minuciosas medidas de prevención y el límite de un tercio del aforo que, en este caso, afectará a uno de los más amplios en la diócesis , con una capacidad para 600 personas sentadas en la iglesia, aunque el coro estará cerrado. Mientras, ha habido más de un millón de visualizaciones de familias de 40 países que han seguido los actos a través de Internet.

Las consecuencias del cierre desde marzo, por la covid-19, se han notado mucho en Torreciudad, referencia del turismo religioso de la Ruta Mariana en Aragón, con 210.000 visitantes en 2019, de los cuales el 12 % pasó en abril (25.500). Cerca del 85 % de la afluencia anual fueron peregrinos de casi toda España y el resto (15 %) extranjeros, por lo que este año el calendario previsto se resentirá de forma muy notable y la Jornada de la Familia, que es la mayor cita de septiembre, dependerá de la evolución de la pandemia.

De momento, se han puesto en marcha las romerías virtuales, a las que se han apuntado numerosos grupos, informó el rector del santuario, Pedro Díez-Antoñanzas. "Si, además, pueden venir algunos peregrinos, siguiendo las normas que se establezcan, nuestro programa de actividades seguirá el ritmo normal. Se mantendrán las emisiones en streaming en especial para los peregrinos virtuales que no pueden salir a las iglesias", aclaró Díez-Antoñanzas.

DONATIVOS A TRAVÉS DE LA RED

En cifras comparativas, entre marzo y mayo de 2019, más de 70.000 personas visitaron el santuario. "Este año esperábamos una cifra netamente superior por la evolución observada en los últimos años y sobre todo, por los efectos de la puesta en marcha del Plan Estratégico en 2018", afirmó el rector. "Por suerte, muchas personas son generosas sin que su presencia física sea un condicionante y los donativos recibidos a través de la web compensan la ausencia de limosnas en el santuario".

Por encima de las cifras, señaló, "la repercusión directa más inmediata e importante, como en toda la Iglesia, ha sido el dolor de dejar a los fieles sin participar en la celebración ordinaria de los sacramentos". "En nuestro caso, en un santuario dedicado a la Virgen, sin ofrecer a los peregrinos un lugar adecuado para encontrar el consuelo de una madre", añadió.

Ante las nuevas circunstancias, explicó, se ha hecho un esfuerzo añadido para ampliar las emisiones de celebraciones litúrgicas en directo a través del canal de Youtube: "La respuesta ha sido extraordinaria hasta la fecha porque hemos recibido más de un millón de visualizaciones, procedentes de cuarenta países y hemos multiplicado el número de suscripciones". "Son miles los hogares que conectan a diario para participar en la Eucaristía, rezar el Rosario, el Ángelus, el Regina Coeli o, sencillamente, adorar al Santísimo en el Sagrario del retablo", dijo Díez-Antoñanzas.

Además, "atendemos muchas llamadas de teléfono, correos electrónicos, mensajes por WhatsApp... de personas que se ponen en contacto con nosotros para que pidamos en la Eucaristía por algún difunto, pedir consejo, desahogarse y para darnos ánimos", comentó el religioso. A partir del lunes, "se introducirán cambios exigidos para garantizar la seguridad de peregrinos, visitantes y trabajadores y los que se han indicado para celebrar el culto", adelantó. "Por lo demás, Torreciudad seguirá igual, como un lugar donde encontrar consuelo y renovación interior".

PERSPECTIVAS DEL TURISMO RELIGIOSO

La vida en el santuario durante la etapa de confinamiento, de puertas cerradas adentro, ha seguido con actividad. "Los sacerdotes atendemos el culto y dedicamos bastante tiempo a atender a numerosas personas a través de las posibilidades que ofrecen las tecnologías: teléfono, correo electrónico, mensajes...", relata el rector. "Hay muchas horas de trabajo interno para adelantar el desarrollo de nuevos proyectos, muchas horas de teletrabajo y, sobre todo, un gran esfuerzo para evitar cualquier sensación de provisionalidad".

Respecto a las afecciones para el turismo religioso de la Ruta Mariana indicó que "a corto plazo, las inevitables restricciones en viajes y alojamientos limitarán este flujo. "Pero a largo plazo creo que la devoción mariana mostrará con toda su fuerza el arraigo del pueblo cristiano en forma de peregrinaciones", matizó.

Etiquetas