Ribagorza

RIBAGORZA - INFRAESTRUCTURAS DE VUELO

Castejón pide apoyos para retomar con fuerza y afianzar el parapente

El ayuntamiento aprueba por unanimidad una moción presentada por Podemos-Equo

Castejón pide apoyos para retomar con fuerza y afianzar el parapente
Castejón pide apoyos para retomar con fuerza y afianzar el parapente
S.E.

GRAUS.- Con el objetivo de que la zona de vuelo Castejón de Sos-Valle de Benasque retome con fuerza la actividad y se consolide aumentando su importancia económica como recurso turístico volviendo a ser el referente mundial que fue, todos los grupos políticos del Consistorio castejonense aprobaron una moción en la que solicitan el apoyo de las administraciones públicas y, en concreto, instan a la Comarca de la Ribagorza, la Diputación Provincial de Huesca y el Gobierno de Aragón a trabajar conjuntamente para consolidar las infraestructuras de vuelo de la comarca.

La propuesta de resolución presentada por Podemos-Equo Castilló de Sos, recuerda los albores de esta disciplina deportiva en la zona hace treinta años cuando experimentó "un sorprendente desarrollo", dadas las extraordinarias condiciones de vuelo de Castejón de Sos, Bisaurri y Chía, como recordó Javier Bielsa, perteneciente a la saga que impulsó los deportes de vuelo en la zona y miembro de Podemos. "Empezamos en el año 1985 y a principios de los años 90, Castejón de Sos era la capital del parapente en el Pirineo. No en vano, en un mapa mundial de parapente editado en el año 92, figuraban dos despegues en los Alpes y el de Castejón", recuerda con nostalgia Bielsa, aludiendo al cambio en los modelos de funcionamiento desde entonces, a los que el parapente de Castejón no se ha adaptado.

"En estos 30 años, han cambiado las circunstancias y los requerimientos. Lo que entonces valía, ahora no sirve y, en el caso de Castejón de Sos, ha ido a peor. Tener las mejores condiciones aerológicas no es suficiente y hay que contar con infraestructuras adecuadas y con despegues y aterrizajes estables que no dependan de acuerdos puntuales entre particulares", lamenta Bielsa. En su opinión, se trata más de una voluntad clara de apostar por recuperar la situación de Castejón y el Valle de Benasque en el mundo del parapente, que de realizar grandes inversiones.

La propuesta de resolución aprobada por el Ayuntamiento de Castejón de Sos detalla las zonas de vuelo que permanecen activas, cuáles han caído en desuso y qué necesidades acuciantes presenta el parapente en la zona. En el entorno de Castejón, destaca el despegue de Liri, espectacular con sus 2.300 metros de altitud y emblema de la zona, cuyo acceso presenta un lamentable estado. "Se trata de una pista ganadera, en la que debería hacerse una mantenimiento anual que no se realiza y que está en muy malas condiciones. Lleva cinco años sin mantenimiento y ahora hay gente que no viene en todoterreno, vienen furgonetas para ir a los despegues y si estropean el coche o no pueden llegar, acabarán optando por irse a otros sitios".

También en la misma zona, se encuentra el despegue de Arasanz, el más cercano a Castejón de Sos, "el más utilizado y que también está en riesgo", detalla Bielsa. "Es un terreno que está alquilado por el Ayuntamiento de Castejón al particular, pero que ahora está a la venta. Es un sitio perfecto con aterrizajes cerca, que debería negociarse a nivel público", considera.

En la Serreta de Chía, donde antiguamente se realizaban decenas o cientos de vuelos diariamente no hay ya ninguna zona habilitada y autorizada. "Hace 6 ó 7 años, era un despegue muy utilizado, ideal para principiantes, que también lo hemos perdido. Hay buena voluntad por parte del Ayuntamiento que podría adquirir un terreno al lado y con una pequeña adecuación podría utilizarse. También en Villanova hay voluntad y posibilidad de acondicionar otra zona de despegue", prosigue Bielsa.

La aerología de Benasque es "menos favorable" que la de Castejón de Sos, pero permite disfrutar del vuelo. "De hecho -apunta- empezamos a volar allí, siempre con contactos y acuerdos con los particulares. Ahora sería difícil encontrar un despegue y un aterrizaje, pero hay que considerar que el parapente es un recurso turístico en sí mismo cuando vuelas y cuando ves volar", explica Javier Bielsa, quien alude por último al despegue que existía en Campo, en el Cervín. "Allí no hay que hacer nada y hay que recordar que tantos los despegues como los aterrizajes son compatibles con otros usos como los ganaderos", especifica.

La falta de estaciones meteorológicas, perdidas en algunos casos como en el del Cervín, o retiradas a petición de los vecinos como en Arasanz, empobrecen las infraestructuras que requieren, en opinión de Bielsa, una inversión menor de la que se cree. "Tienen que ser una estructura pública, pero hay que pensar que los despegues son terrenos de 200 metros, no más, cuyo valor real es mínimo, además de mantener el uso ganadero. La comarca tendría que coordinar al territorio y la búsqueda de apoyos no solo para financiación porque la Diputación de Huesca es fundamental en el mantenimiento de caminos y la DGA en asuntos de permisos y tramitación", detalla Bielsa, esperanzado en que se actúe para evitar que un emblema ribagorzano como el parapente languidezca tras décadas de esplendor.

Etiquetas