Ribagorza

RIBAGORZA - CENTENARIA

Mercedes Badía cumple cien años en Benabarre, "el día más feliz" de su vida

Ha recibido el cariño de su familia y del personal y compañeros de la residencia

Mercedes Badía cumple cien años en Benabarre, "el día más feliz" de su vida
Mercedes Badía cumple cien años en Benabarre, "el día más feliz" de su vida
E. F.

GRAUS.- Mercedes Badía ha cumplido cien años en Benabarre, arropada por el cariño del personal de la residencia y de sus compañeros y, sobre todo, de su familia. Mercedes, con un envidiable estado de salud, incluso escribió en los días previos a su centenario, el 14 de febrero, un precioso poema sobre su dilatada existencia.

Mercedes ha confesado que su centenario había sido "el día más feliz de mi vida". Lo ha festejado, primero con el personal y residentes del centro de mayores de Benabarre, donde vive desde hace tres años, y, después, con los suyos. El director de la residencia, José Antonio Benabarre, ha resaltado su buena salud. "No tiene demencia, que suele ser muy habitual, está muy lúcida, y tan solo se tiene algunas enfermedades que afectan a su aparato locomotor y la obligan a andar con tacatá", relató.

El centro ha organizado una celebración con música, "el tradicional cumpleaños feliz y algún pasodoble", y un pastel con velas. A continuación, Mercedes ha compartido su centenario con su hija, sus dos nietos y sus biznietos en una jornada que esperaba con inquietud y que le ha inspirado a escribir su historia rimada, revelándose además de como una mujer fuerte, alegre y vital, como la definen desde el centro, "como toda una poetisa".

Sus primeras rimas la llevan a Finestres, su localidad natal y a la jornada en que nació, "el día de San Valentín". Desde allí, se trasladó a la casa solariega de "La Matosa", donde pasó la niñez junto con sus tres hermanos y sus "queridos" padres, de quienes ensalza la lucha para criarlos y enseñarles "las cuatro reglas y a leer". Su juventud, truncada por la guerra y la inquietud, repasa con pena, antes de su matrimonio en Benabarre. "Con cariño con amor", tuvo a su hija que le ha dado dos nietos que "te abren el corazón" y a quienes termina deseándoles lo mejor en la vida que se renueva generación tras generación, "el reloj del tiempo que no se para jamás", concluye en unos versos que emocionaron a quienes compartieron con ella una jornada tan especial.

Etiquetas