Ribagorza

comunicaciones

El cierre de la N-260 entre El Campo y El Run, sin incidentes

Hay medidas excepcionales para la localidad de Seira, la población más afectada 

Corte de la N-260 por obras en el Congosto de Ventamillo.
Corte de la N-260 por obras en el Congosto de Ventamillo.
Elena Fortuño

El cierre de la N-260 entre Campo y El Run se ha producido este martes sin incidentes, con total normalidad y con medidas excepcionales para la localidad de Seira, la población más afectada y para la cual se han establecido franjas horarias de paso y se va a acondicionar una pista forestal. El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) decretó este corte total de tráfico, hasta el próximo día 14 de mayo, el segundo entre Campo y Seira para continuar con los trabajos de acondicionamiento en marcha, y en esta ocasión ampliado desde Seira hasta El Run, para actuar en los daños causados por un desprendimiento en el Congosto de Ventamillo.

Los servicios educativos y sanitarios, principalmente, han hecho que Seira requiera de medidas excepcionales ante el cierre total al tráfico de la N-260 que se hizo efectivo a las 0 horas del martes y se prolongará hasta las 13 horas del viernes 14 de mayo. El Ministerio respeta así la propuesta de los Ayuntamientos y empresarios del Valle de Benasque que solicitaron reducir de tres meses a 40 días el cierre total de esta vía, donde se desarrolla una actuación de 35,7 millones de euros de presupuesto en acondicionamiento del tramo citado entre Campo y Seira, incluyendo la travesía.

Además de actuar en el tramo objeto de la mejora (Campo-Seira), se repararán los daños causados en el Congosto de Ventamillo por un desprendimiento el pasado febrero en el municipio de Castejón de Sos. Si bien el citado Congosto se segregó del proyecto por cuestiones medioambientales, las afecciones obligan a realizar una intervención de bastante entidad, que aprovecha el cierre del tramo anterior ampliándolo hasta El Run.

El alcalde de Seira, Daniel Larramona, agradeció la "buena predisposición" tanto del Mitma como de la empresa que ejecuta las obras a la hora de responder a las necesidades de la población, sobre todo en materia de Servicios. Así, se han establecido varias franjas horarias de paso desde Seira hasta El Run para poder acceder a Castejón de Sos, localidad que alberga los servicios sanitarios y educativos de los que depende Seira. En concreto son de 8 a 9 horas; de 14,30 a 15,30 horas; de 17,30 a 18,30 horas; y de 20,30 a 21,30 horas. "De momento, estamos contentos porque están atendiendo las peticiones que les hemos hecho", comentó el alcalde, quien avanzó que, además, se va a adecuar una pista forestal que comunica Seira con Gabás y, de allí, conduce a Bisaurri, para dar más alternativas. "Es una pista de unos 8 kilómetros. Mañana (por hoy) vamos con Fomento para arreglarla. Así es otra opción y se podrá usar todo el día, eso sí, preferiblemente con todoterreno", especificó el edil.

Seira también fue la población más afectada durante el cierre del pasado otoño, los meses de octubre y noviembre, aunque en aquel caso tenían abierto el paso hacia el norte, que ahora está cerrado. "Los vecinos se lo toman con resignación. La única preocupación es si hay alguna urgencia médica, lo demás, todo el mundo lo entiende. Además, desde hace cinco meses, tenemos tienda también en el pueblo, podemos aguantar", dijo.

Desvío por la A-1605 o la N-230

Los Ayuntamientos y empresarios del Valle de Benasque insisten en que se intensifiquen los trabajos doblando turnos y trabajando incluso los sábados para agilizar al máximo las obras en este tramo ribagorzano de la N-260 o eje pirenaico. Asumen, de cara a un bien mayor, el incremento en los tiempos de viaje desde las poblaciones del Valle de Benasque para llegar a servicios básicos como el Hospital de Barbastro en unos tres cuartos de hora, lo mismo que para completar el trayecto inverso para quienes acceden a la zona con fines turísticos. En este sentido, el presidente de la Asociación Turística y Empresarial Valle de Benasque (ATEVB), José María Ciria, apostaba por el desvío por el Isábena. "El que quiera venir, vendrá igual. Además, como dije ya la otra vez, es una oportunidad para conocer el Valle del Isábena", apuntó, recordando el mapa con los desvíos publicado ya en aquella ocasión por la ATEVB.

Desde el territorio, apuestan por la alternativa de acceso por el Isábena, a través de la A-1605 que parte desde Graus y recorre todo el valle hasta, pasado Bonansa, empalmar con la N-260 en el tramo que discurre entre el límite con Cataluña donde enlaza con la N-230 y Castejón de Sos. Este tramo de la N-260 atraviesa los puertos de Fades y Espina y tiene unos 37 kilómetros. Desde la A-1605, también podría acortarse por la carretera de Espés que, sin embargo, está siendo objeto desde 2019 de una importante mejora por parte de la Diputación de Huesca que parte de la zona de Riu Blanc.

Desde el Mitma, que ofrece alternativas a través de carreteras de titularidad estatal, se recomienda el desvío por la N-230 desde Benabarre hacia el norte, empalmando con la N-260 en el tramo citado hacia Castejón de Sos.   

Etiquetas