Ribagorza

CARRETERAS 

Se prolonga el corte de la N-260 entre El Run y Campo hasta finales de junio

La fecha de final de obra se mantiene, en principio, para finales de 2022, y anunció que habrá más cortes el próximo otoño y a lo largo de ese año

La caída de roca afecta a las obras en este tramo.
La caída de roca afecta a las obras en este tramo.
PABLO SEGURA

El deslizamiento de la montaña registrado el pasado 20 de abril en el punto kilométrico 399 de la N-260, a la entrada de uno de los dos túneles previstos en los trabajos de acondicionamiento del tramo Campo-Seira, obligará a prolongar el cierre total al tráfico del tramo, que comenzó el pasado 6 de abril y estaba previsto que concluyera este viernes, hasta finales del mes de junio. A falta de mediciones y valoraciones, Rafael López Guarga, jefe de la Demarcación de Carreteras del Estado de Aragón, no ha podido detallar el aumento que supondrá en el presupuesto previsto, "aunque barato no va a ser", ni el tiempo que podría ralentizar los trabajos. 

La fecha de final de obra se mantiene, en principio, para finales de 2022, y anunció que habrá más cortes el próximo otoño y a lo largo de ese año. La subdelegada del Gobierno en Huesca, Silvia Salazar, ha anunciado el encuentro previsto este miércoles en Graus con los representantes del territorio, así como la continuidad de los acuerdos para dar cobertura sanitaria a la zona, mientras el alcalde de Seira, Daniel Larramona, ha trasladado la situación crítica que viven sus vecinos a raíz de este nuevo desprendimiento.

En el mismo punto del espectacular desprendimiento del pasado 20 abril, donde cayeron varias decenas de toneladas de piedras calizas tableadas inclinadas hasta 40 grados hacia la carretera, López Guarga, ha detallado los trabajos que se están llevando a cabo para asegurar la zona. "Lo primero que hemos hecho ha sido sanear los bloques y ahora estamos colocando una malla de 8 centímetros de paso, anclada al terreno 3 metros profundidad como sostenimiento provisional para poder actuar en la parte de abajo", detalló. Lo siguiente, será demoler una visera por procedimientos artesanales, limpiar la zonas zona de bolos sueltos y colocar más malla, hasta llegar a un punto más seguro en el que situar una plataforma de trabajo, con anclajes más potentes. Hasta allí, llegará un camino en el que también están trabajando y que permitirá la entrada de maquinaria pesada. "Se hará una plataforma de trabajo y una escollera para que quede expedita carretera y ya podrá pasar la gente", especificó, en una fecha que no será antes de finales de junio. "Espero que podamos trabajar todos los días, incluso los sábados para a finales de junio dar paso con total seguridad", ha asegurado, mientras explicaba que se había descartado dejar pasar tráfico de forma intermitente.

Ha avanzado que este no será el último corte. "Para hacer la obra, necesariamente, tenemos que hacer cortes. Toda la obra consiste en ampliar la plataforma. Tenemos el río a un lado, la montaña al otro y la montaña vamos a intentar tocarla lo menos posible, como dice la declaración de impacto, así que la única solución es hacer voladizos, que requieren una cimentación, líneas de pilotes, etcétera. Si tenemos que hacer las obras en condiciones normales en un plazo razonable, tendremos que hacer nuevos cortes. En el otoño próximo y en el 2022", ha precisado.

Siempre de acuerdo con la empresa contratista y los responsables de la zona, se ha mostrado abierto a otras fórmulas. "Se podría planificar la obra de otra manera, siempre y cuando encajase. Se podría analizar en vez de cortes tan largos, cortes de una semana, de lunes a viernes, determinados periodos en función de lo que acordemos con la gente del valle", ha indicado mientras esperó que se mantenga el final de obra a finales de 2022, "si cosas de estas no nos retrasan".

No ha especificado en qué varía el presupuesto esta incidencia. "Estamos cerrando números con las empresas, no hay mediciones concretas todavía, pero barato no va a ser. Toda la zona de curvas que viene a continuación es muy parecida. precisamente, el túnel se hacía para evitar esta formación", ha explicado, detallando que el derrumbe supondrá que el túnel pase de los 200 a los 260 metros de longitud.

En los trabajos, ha avanzado, se va a utilizar maquinaria convencional, retros y camiones y medios aéreos que se incorporan este miércoles, a instancias de la empresa Altius, de trabajos en altura.

Respecto al desprendimiento en el Congosto de Ventamillo el pasado 24 de febrero, que obligó a cortar en El Run, en lugar de En Seira, no ha descartado retomar el proyecto de un túnel. "Saldría un túnel de 3 kilómetros y se están haciendo muchos otros así y más largos en la provincia. Estaríamos encantados de hacer un túnel".

La directora de obra, Carmen Lacasa, incidiendo en el deslizamiento del emboquille del túnel, ha recordado que esa zona había sido objeto de voladuras en el corte de tráfico del pasado otoño, "para tareas previas del emboquille del túnel. Durante estos meses -ha proseguido- la máquina estaba excavando el desmonte y acondicionando la pista para sujetar el talud", ha descrito aludiendo al desprendimiento y felicitándose porque pasara con la carretera cortada y sin el conductor en la zona.

El suceso, que concentra los esfuerzos, dijo, para abrir cuanto antes la carretera ha supuesto también partir la obra en dos. "De Campo a este punto y de este punto a Seira. Y maquinaria y materiales han quedado completamente divididos. Es verdad que estamos trabajando en el resto de la obra todo lo que las condiciones nos permiten", ha indicado aludiendo a los 100 trabajadores en todo el tramo hasta El Run.

La subdelegada del Gobierno ha lamentado este desprendimiento "sobrevenido", mientras agradeció que fuera cuando no había tránsito ni personal y pidió paciencia. "Agradecer la comprensión y pedir más a los habitantes del valle que en esta situación de pandemia, vamos a tener que alargar este cierre de carreteras hasta finales de junio", comentó anunciando la reunión de este miércoles a mediodía en la sede de la comarca en Graus con alcaldes y representantes turísticos. Ha explicado, asimismo, que este mismo martes mantendría los contactos necesarios con 061, 112 y Gobierno de Aragón, en la delegación territorial del Gobierno Aragonés, para garantizar la cobertura sanitaria en la zona.

El alcalde de Campo, Eusebio Echart, ha manifestado la frustración por este retraso. "Le pedimos a Fomento celeridad en la solución. Dentro del tiempo que cueste, que se trabaje al máximo en el resto de la carretera para que el corte sea lo más productivo posible". Ha aprovechado para pedir que se agilicen las obras en la carretera de Espés, que ejecuta la DPH y que es una alternativa.

Daniel Larramona, desde Seira, se ha mostrado cansado. "Esto nos ha estropeado todo. Nosotros estamos muy mal. Ahora no podemos ir ni para arriba ni para abajo. Habrá que solucionarlo lo antes posible. Pediría que para arriba nos dieran paso para poder salir por algún sitio", más allá de los horarios establecidos, ha dicho, como población más afectada. "La gente ya empieza a estar cansada", ha concluido.

Etiquetas