Ribagorza

FERIA

La Fira de San Medardo logra atraer a casi 4.000 visitantes

La cifra es similar a la de ediciones anteriores, cuando no había pandemia  

Ambiente en el pabellón donde se ubicaron los expositores.
Ambiente en el pabellón donde se ubicaron los expositores.
E.F.

Casi 4.000 personas, prácticamente en niveles de ediciones anteriores, disfrutaron este de semana de la trigésimo primera Fira de Sant Medardo. La obligación de controlar el aforo, debido a las restricciones sanitarias y, en este caso, gracias a un contador automático situado a la entrada, permitieron cuantificar exactamente el número de visitantes en la Fira de Sant Medardo que se retomó “con muchas ganas”, tanto por parte de los expositores, con quienes el certamen tuvo un reconocimiento especial, como del público, que respondió de forma masiva y entusiasta.

Tras el corte de cinta este sábado por parte de Ramón Agraz y Joaquín Fumanal, dos veteranos artesanos fieles a la Fira de Sant Medardo que personificaron el homenaje a todos los expositores, el certamen fue un hervidero de personas, siempre respetando las restricciones. Desde el Ayuntamiento, confirmaron este domingo que se contabilizaron un total de 3.846 personas. “El sábado, sobre todo, hubo muchísima gente, más de la que esperábamos y, además, a pesar de la tormenta”, explicó la AEDL del Ayuntamiento, María José Sánchez. 

La afluencia siguió siendo muy alta en la jornada de este domingo, superando las expectativas. “Estamos muy satisfechos. Ha habido más gente de la que esperábamos y casi se puede decir que la afluencia ha estado en la línea de otros años. Todo el mundo ha quedado muy contento, tanto los expositores, que están muy agradecidos porque tienen ganas de volver a salir y participar en ferias, como el público, que también estaba ansioso por volver a reunirse en este tipo de eventos”, explicó Sánchez.

En la zona exterior se sucedieron las actividades paralelas a la exposición.
En la zona exterior se sucedieron las actividades paralelas a la exposición.
E.F.

El pabellón polideportivo de Benabarre fue, un año más, el escenario del certamen benabarrense que concitó a medio centenar de expositores, entre ellos productores de pan, queso, chocolate, mermelada o embutidos, pero también artesanos del cuero, la tela, el calzado, la caña y la madera, entre otros.

La organización de la Fira, que contó con la colaboración de la Diputación de Huesca, potenció la zona exterior dada la situación sanitaria. Así, en la explanada situada frente al polideportivo, un espacio ganadero de la mano de la Ganadería Salaña, de Monesma y Cajigar, expuso ejemplares de vaca parda, toro angus, limusin y varias novillas. La empresa estuvo también como expositor agroalimentario, cuyo producto se pudo consumir en el Bar de la Fira, que contó con una cata con productos expuestos en el certamen y que tuvo mucha acogida.

También en esa zona exterior -afortunadamente este domingo no llovió-, se sucedieron las actividades previstas en un amplio programa complementario con un alto seguimiento. Aunque la presentación de “Benabarre, primer municipio de Huesca con distintivo CittaSlow”, de la mano del alcalde, Alfredo Sancho, prevista este sábado tuvo que posponerse por la lluvia, este domingo todas las actividades pudieron desarrollarse. A las 10:30 horas, se impartió un taller sobre los drones en agricultura, ganadería y otros usos, de la mano de Alfredo Claver de HD-Drones. Por su parte, Maite Buil, de Aviva Rural, ofreció una charla para ayudar a los asistentes a minimizar el uso de plástico. Pasado el mediodía, se impartió un taller de cocina de la mano de Vicky Ribas. El “Tren de la Fira”, una de las novedades de este año para promover la movilidad sostenible, fue otra de las propuestas con excelente respuesta. La clausura tuvo lugar a última hora de este domingo y vino marcada por el sorteo de una cesta con productos de la zona entre los asistentes, un detalle del Ayuntamiento que siempre tiene mucha acogida. 

Etiquetas