Ribagorza

RIBAGORZA - GESTIÓN

Graus busca el equilibrio entre la agroganadería y el medio ambiente

La instalación y ampliación de granjas es inviable ahora, según un estudio

Miembros de la mesa sobre la calidad de las aguas.
Miembros de la mesa sobre la calidad de las aguas.
E.F.

El Ayuntamiento de Graus convocó el miércoles la mesa de participación sobre la calidad de las aguas con representación de todos los sectores en un primer encuentro de puesta en común, en el que se acordó seguir con los análisis, colaborar en la gestión de purines y volverse a reunir sumando sectores como el agrícola, que no tuvo representantes. Asimismo, se presentaron tanto el estudio encargado por el Consistorio sobre las explotaciones de porcino -cuya instalación o ampliación es inviable en estos momentos, según se desprende del mismo- como los informes de la CHE e Instituto Aragonés del Agua (IAA) sobre el estado de las aguas.

Los portavoces de los cuatro grupos municipales (PP, PSOE, PAR y Podemos) participaron en esta mesa que completó la Comisión Gestora de Aguas de Torres del Obispo (promotora de los análisis), los Ecologistas (Sos Ribagorza ), los ganaderos (de la ADS y la Asociación Porc Libre) y la Asociación de Empresarios de Ribagorza. Una docena de personas con un mismo objetivo, aunque diferentes formas de abordarlo. “Todos queremos el equilibrio entre los sectores ganadero, empresarial y social y la sostenibilidad de los recursos naturales, aunque cada cual lo ve desde su punto de vista”, apuntó la alcaldesa, Gema Betorz. Ella misma trasladó el malestar expresado por los ganaderos, demonizados en este proceso. “Han reivindicado su papel fundamental para mantener la población en el territorio y su valor medioambiental en muchos aspectos como la prevención y la extinción de incendios”, comentó la alcaldesa, quien incidió en la dificultad de gestionar los purines, un asunto sobre el que se acordó colaborar y explorar nuevas posibilidades, como la futura planta de Capella.

Respecto a los documentos, el estudio técnico para evaluar la capacidad de creación de nuevas explotaciones de porcino en Graus, encargado al ingeniero Santiago Vieites, lo considera “casi saturado”. La declaración del término municipal como zona vulnerable a la contaminación y la dificultad de gestión de los estiércoles dificultan la instalación de nuevas explotaciones y la ampliación de las existentes.

El Informe de Calidad de las Aguas de la CHE en la zona de Torres del Obispo/Valle de Sarrón incide también en que, a pesar de que los datos analíticos aportados por el Ayuntamiento de Graus no evidencian claramente la existencia de indicios de contaminación de origen agrario, cabe recordar que se designó como Zona Vulnerable a la contaminación por nitratos de origen agrario todo el municipio.

Por su parte, el IAA detalla que de las analíticas realizadas en los 9 puntos, en 8 de ellas se desprende que son aguas prepotables, aptas para el consumo humano con una simple adicción de cloro y solo el manantial del Pueyo, con 54,5 miligramos por litro de nitratos, requeriría un tratamiento más complejo. 

Etiquetas