Ribagorza

RIBAGORZA / ENTREVISTA

Eloi Salula: “Las rutas de ascenso por el valle de Lierp son las más audaces”

El geólogo y escritor presentó en Serrate su libro ‘El Turbón. La montaña de los pastores’

Eloi Saula con el Pîco del Turbón al fondo
Eloi Saula con el Pîco del Turbón al fondo
E.F.

El libro de Eloi Saula El Turbón. La montaña de los pastores recoge hasta una treintena de itinerarios para ascender a esta emblemática montaña, con la particularidad de que todos fueron abiertos y usados por pastores -incluso los que incluyen tramos de escalada- desde tiempo inmemorial. “Es una guía excursionista con un hilo conductor que es la importancia de los pastores en el descubrimiento de esta montaña”, destaca el autor, incidiendo en la particularidad del Turbón de que fueran los lugareños y no los montañeros o pirineistas de fuera quienes abrieran las rutas.

Geólogo de formación y profesión hasta que se pasó a la docencia hace varios años, Saula es un experimentado montañero y escalador que abrió itinerarios en hielo en la zona de Maladetas y Posets. También ha abierto vías de roca en el Turbón. “Mi terreno predilecto ha sido el Pirineo”, confiesa aludiendo a su pasión por la cordillera desde la casa familiar de su mujer en Visalibons.

El Turbón. La montaña de los pastores nació como un proyecto menos ambicioso que se ha ido adaptando a los descubrimientos del autor. “Me planteé hacer una guía excursionista que iba a ser del Valle del Isábena y empecé por el Turbón, Me cautivó tanto y vi que había tanto por contar que me lancé a hacer el libro”. Tras diez años de trabajo, 70 ascensiones y una veintena de entrevistas, el libro vio la luz hace quince días. Tras la presentación en la Feria del Libro de Jaca, el pasado sábado lo hizo en Serrate, a los pies del Turbón. “El Valle de Lierp es el sitio por el que menos se sube y son las rutas más audaces”, asegura Saula, esperando que la presentación anime a los excursionistas a acceder desde este enclave.

“En principio, quería centrarme en la faceta montañera y reseñar todos los itinerarios, pero después descubrí que en el Turbón, a diferencia de la mayoría de montañas del Pirineo, sus rutas de ascenso no habían sido descubiertas por alpinistas o viajeros o pirineistas franceses sino que aquí la gente que había recorrido todos los itinerarios eran los pastores de los valles y eso me cautivó”. El Turbón, con pastos casi hasta la cima, ha acogido durante siglos rebaños de vacas, ovejas y cabras. “Subían a recordar los animales y, para atajar, buscaban itinerarios más cortos. Además, como tenían cabras, a veces se enriscaban y había que rescatarlas. He conocido pastores con habilidades para la escalada sin aparejos ni conocimientos técnicos que subían con sus manos y zapatos normales. Cuando fui descubriendo esto, me interesaron más sus historias”, asegura.

El libro recoge más de 30 rutas, aunque hay algunas más, y son itinerarios que han sido recorridos alguna vez por los pastores. Media docena son fáciles, una veintena requieren experiencia y el resto están reservados a escaladores, ya que hay pasos de hasta cuarto grado. La editorial Pirineo ofrece la publicación online, aunque también está en librerías de la zona como Graus o Aínsa. 

Etiquetas