Ribagorza

RIBAGORZA

Se reabre la carretera de Espés con el nuevo tramo entre la A-1605 y Espés Alto

El tramo es fundamental para comunicar el Valle de Benasque ante el inminente cierre de la N-260 el lunes 18 de octubre

Imagen del nuevo tramo entre la A-1605 y Espés Alto.
Imagen del nuevo tramo entre la A-1605 y Espés Alto.
S. E.

La carretera de Espés, que permanecía cerrada por la construcción de un nuevo tramo, se reabre este jueves después de algo más de dos años de trabajos y una inversión por parte de la Diputación de Huesca de más de un millón de euros. La reapertura se esperaba con ilusión en el territorio, ya que -aunque no se permite la circulación de vehículos pesados- este trazado supone una alternativa fundamental para comunicar el Valle de Benasque ante el inminente nuevo cierre de la N-260 el próximo lunes día 18 de octubre por las obras entre Campo y el Congosto de Ventamillo.

La carretera de Espés es una vía de montaña que discurre entre la A-1605, en el Valle del Isábena, y la localidad de Laspaúles, en la que con esta obra se ha construido un nuevo tramo que conduce hasta la pequeña población de Espés Alto y que, a la vez, es alternativa a la N-260 como salida del Valle de Benasque.

El responsable de Infraestructuras de la DPH, Joaquín Monesma, ha confirmado que la carretera se reabre este jueves, mientras este miércoles se terminaba con los trabajos de aglomerado del firme en el nuevo tramo. "Ha hecho bueno y se ha podido aglomerar como estaba previsto", ha asegurado el diputado provincial, quien ha agregado que a lo largo de la jornada se estaba contando también con el equipo de señalización para que el tramo esté completamente operativo. "La apertura podría ser a mediodía, aunque la señalización horizontal se terminará entre mañana (por el jueves) y pasado (por el viernes)", indicó.

Los trabajos, que comenzaron en agosto de 2019, han supuesto realizar movimientos de tierras y explanación del terreno a lo largo de más de los más 5,7 kilómetros que arrancan en el puente Río Blanco y discurren en paralelo al barranco de Espés por zonas de pinar, pastos y cultivos. Para ampliar la anchura de la carretera, uno de los principales objetos del proyecto, se gana en superficie hacia la izquierda pasando de los 4 metros de la estrecha travesía a los 5 de ancho con cuneta lateral pisable de hormigón, que supone 0,8 metros más. Estas obras de mejora también se han conllevado la apertura de los radios de algunas curvas, sobre todo en el primer tramo más sinuoso, y la longitud de los cruces en el barranco de Espés y algunos subsidiarios.

La obra se adjudicó por 1.049.784 euros a la UTE formada por Hormigones del Pirineo y Horpisa Sobrarbe, encargada de ejecutarla. Aunque el plazo de finalización era de algo menos de un año, finalmente, las condiciones meteorológicas de la zona y el hallazgo de una necrópolis medieval en el transcurso de los trabajos la pasada primavera han retrasado su finalización.

Etiquetas