Ribagorza

RIBAGORZA

El tramo de Campo a Seira se cierra este lunes por tercera vez

El tráfico se cierra para avanzar en la mejora de este trazado del Eje Pirenaico y se finalizarán los trabajos de protección y reparación de taludes

Cartel que advierte del corte de tráfico este lunes.
Cartel que advierte del corte de tráfico este lunes.
S. E.

Este lunes comienza el tercer periodo de cierre al tráfico de la N-260 o Eje Pirenaico en el tramo comprendido entre Campo y Seira por obras de acondicionamiento que se ejecutan desde finales de 2019. 

Como ocurrió la pasada primavera, el corte circulatorio se prolonga hasta El Run, abarcando el Congosto de Ventamillo, agregado “de urgencia” a la actuación tras los desprendimientos de febrero. El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) ha establecido el cierre del tramo -con excepciones para los vecinos de Seira, Abi y Barbaruens- hasta el jueves 2 de diciembre y, según se avanzó a los representantes del territorio, se cerrará de forma intermitente hasta el 20 de enero, en concreto, entre los días 13 y el 16 de diciembre, ambos incluidos; los días 20, 21 y 22 de diciembre; y las jornadas del 17, 18, 19 y 20 de enero. El cierre afecta especialmente al municipio de Seira pero, en general, a todo el Valle de Benasque, ya que las alternativas viarias -entre las que afortunadamente se ha incluido la de Espés en los últimos días- incrementan los tiempos de entrada y salida.

Calzada de la carretera cortada al tráfico este lunes.
Calzada de la carretera cortada al tráfico este lunes.
S. E.

El cierre de la N-260 se hace efectivo este lunes 18 a las 6 horas desde Campo hasta El Run y se prolongará hasta el jueves 2 de diciembre a las 23 horas. Los vecinos de Seira podrán salir hacia el norte a cualquier hora del día, condicionado al estado de la obra, desde mañana y hasta el 9 de noviembre. A partir del 10 de noviembre y hasta el 2 de diciembre, sin embargo, se cortará totalmente la vía y se abrirán ventanas desde Seira hacia el norte de 8 a 9 horas, de 11 a 12 horas, de 14 a 16 horas y de 20 a 22 horas.

Habrá nuevos cierres hasta el 20 de enero: entre el 13 y el 16 de diciembre, ambos incluidos; los días 20, 21 y 22 de diciembre; y las jornadas del 17, 18, 19 y 20 de enero. En estos periodos, las condiciones se flexibilizará para los vecinos de Seira, que, desde el 2 de diciembre, tendrán paso siempre, bien por el norte bien por el sur.

La vía afronta su tercer corte al tráfico.
La vía afronta su tercer corte al tráfico.
S. E.

En la reunión mantenida el 29 de septiembre en Campo, en la que se informó al territorio del calendario de cierres de este otoño-invierno, el Mitma se comprometió a mejorar la señalización de las alternativas viarias de acceso al resto del Valle de Benasque, cuyos tiempos de salida y entrada aumentan. Desde la Asociación Turística y Empresarial Valle de Benasque (ATEVB), insisten en publicitar las opciones, que incluyen finalmente la carretera de Espés que evita salvar el puerto de Bonansa (A-1605) y el de Espina (N-260).

Desde Graus, la primera alternativa es dirigirse por el Isábena (A-1605), hasta el desvío de Espés, pasado el Congosto de Obarra, para conectar con la N-260 hacia Castejón y, luego con la A-139 a Benasque. También se puede seguir el Eje del Ésera, la A-139 hasta Campo, y girar por la HU-V-9601 que, a través de las Vilas del Turbón conecta también con la A-1605 que nos conduciría de nuevo al desvío de Espés para repetir el trazado anterior hasta Benasque.

Desde Benabarre, se puede acceder a Graus por la carretera N-123 y desde allí coger cualquiera de las dos rutas anteriores o seguir hacia Pont de Suert (N-230) y Laspaúles (N-260), para seguir a Castejón de Sos y Benasque.

Si se viene de Aínsa, hay que coger la N-260 hasta la rotonda de Campo y seguir por la HU-V-9601 de Vilas del Turbón hasta conectar con la A-1605. Coger el sentido Bonansa y, como en los casos anteriores, seguir la carretera de Espés para conectar con la N-260 hasta Castejón y Benasque (A-139).

Características de la obra

La mejora del tramo Campo-Seira tiene un presupuesto de 35,7 millones de euros y la previsión es que esté finalizada en 2023. Las obras contemplan la ampliación de la plataforma de la N-260 desde los 5,5 metros actuales hasta los 8 metros. Además, el proyecto incluye la ejecución de dos túneles de 265 metros y 540 metros de longitud.

En paralelo a las citadas obras de acondicionamiento, se han programado para las mismas fechas la finalización de los trabajos de protección y reparación de taludes en el tramo del Congosto del Ventamillo (PK 389+700 a 391+000 de la carretera N-260), necesarios tras los desprendimientos de rocas acaecidos el pasado mes de febrero y que no se pudieron acometer en el anterior corte de tráfico.

Todo el acondicionamiento se ha diseñado con especial atención a los condicionantes medioambientales y se enmarca en el programa de acondicionamientos de trazado de la red convencional existente, con el objetivo final de ofrecer a los usuarios de la carretera una conducción con las mayores condiciones de seguridad y comodidad posible. 

Etiquetas