Ribagorza

GANADERÍA

Una vaca pare tres terneras en Besians tras un parto gemelar el año pasado

Los expertos califican de excepcional un nacimiento triple en el que sobrevivan los tres animales recién nacidos

La vacas y las tres terneras, al poco del parto.
La vacas y las tres terneras, al poco del parto.
S.E.

El año pasado parió gemelos y éste, trillizos. En concreto, tres terneras, nacidas sanas y salvas y con un peso aproximado de 20 kilos cada una. La madre de todos ellos es una vaca de la raza Parda de Montaña de una ganadería del núcleo ribagorzano de Besians (perteneciente al municipio de Perarrúa), que este lunes volvió a protagonizar un parto múltiple considerado algo excepcional y difícil de que llegue a buen término.

A las 9 horas, la vaca se puso de parto y, aunque ya se intuía que llevaba más de una cría, la sorpresa llegó cuando parió tres terneras en perfecto estado, según explicó a este periódico Alejandro Arnal que junto a su hermano Juanjo son los propietarios de una explotación ganadera de vacuno en Besians. “Teníamos la intuición de que llevaba dos, por la pesadez y la gran tripa que tenía, pero no pensábamos que eran tres”, relató Alejandro, que reconoció que, aunque sí lo había leído o escuchado alguna vez, “nunca” había visto que una vaca pariera tres terneras, apuntó.

Y es que “es muy, muy difícil” que se dé un parto triple y que además no muera ningún animal al nacer, según confirmó a este periódico el presidente del Colegio Oficial de Veterinarios de la Provincia de Huesca, Fernando Carrera, que consideró que es una “buena noticia” para el sector ganadero.

Añadió que en vacuno, en la raza Parda de Montaña, sólo alrededor del 3 por ciento de los partos dos gemelares, por lo que aún es más complicado un parto triple. “Aquí en Aragón, muy pocas veces se ha dado un parto de tres (en Parda de Montaña) ”, reiteró Carrera, que lo calificó de “excepcional” y confirmó que “cuando hay partos de este tipo, los animales suelen salir muertos”.

Respecto al peso, explicó que el peso medio de un ternero es de 40 kilos cuando es un parto de un único ejemplar y de unos 30 kilos cada uno cuando son gemelos. En el caso de la vaca de Besians, cada una de las tres terneras ha pesado cerca de 20 kilos. Alejandro Arnal señaló que la previsión es dar a las terneras en principio leche de la madre, aunque tiene claro que tendrá que suplementarla con “leche artificial” y dar alimentación complementaria a la madre. En este sentido, el presidente de los veterinarios de Huesca indicó que “al principio es fundamental” la leche materna, pero al ser tres -agregó- tendrán que echar mano, si tuvieran, de alguna vaca nodriza o bien de alimentación complementaria. Ahora, tras el feliz nacimiento, el deseo es que las tres terneras sobrevivan. l

Etiquetas