Ribagorza

AGRICULTURA

Nace la marca Trufa Negra d’Aragón para liderar la comercialización del producto

Aragón es el primer productor mundial de trufa, pero no lo es a la hora de la venta, de ahí que se hayan unido las asociaciones de las tres provincias

Fotografía de la presentación de la marca Trufa Negra d’Aragón.
Fotografía de la presentación de la marca Trufa Negra d’Aragón.
S.E.

El sector de la trufa negra de Aragón (Tuber Melanosporum) se ha unido bajo la marca “Trufa Negra d’Aragón” con los objetivos básicos de potenciar la imagen, las buenas prácticas y la calidad del producto y, en base a la calidad, revertir la circunstancia de que Aragón, pese a ser el primer productor mundial de trufa, no lidere la comercialización. La marca, presentada esta semana en Zaragoza, ha sido creada por la Asociación de Recolectores y Cultivadores de Trufa de Aragón (Huesca), la Asociación de Jóvenes Truficultores de Teruel y la Asociación de Truficultores y Recolectores de Trufa Negra de las Comarcas de Zaragoza.

“Esta marca es la primera en el mundo específica para la trufa negra. Para asegurar la calidad, estamos trabajando en un protocolo que se fundamenta en cuatro pilares: estandarización de calidades, trazabilidad, formación y creación de un sistema de control objetivo de la calidad”, explicó el presidente de la Asociación de Recolectores y Cultivadores de Trufa de Aragón, David Royo, presidente también de la Federación “Trufa Negra d’Aragón”, que engloba a los tres colectivos citados, y que se constituyó oficialmente en paralelo a la presentación de la marca.

El sector de la trufa negra de Aragón (Tuber Melanosporum) se une bajo una marca conjunta “Trufa Negra d’Aragón”, después de muchas gestiones, reuniones y tras cerrar diferentes acuerdos con otras tantas instituciones y centros de tecnología como el CITA (Centro de Investigación Tecnológica Agroalimentaria de Aragón), en Zaragoza, y el CIET Centro de Investigación y Experimentación de Truficultura, en Graus. La marca se presentó el pasado jueves en el Hotel Alfonso de Zaragoza en un acto en el que se firmó la constitución de la Federación de las tres asociaciones que ya cuenta con sus estatutos. Sus presidentes, Marisa Esteban, de la Asociación de Jóvenes Truficultores de Teruel; David Royo, de la Asociación de Recolectores y Cultivadores de Trufa de Aragón (Huesca) y Jesús López, de Truficultores Asociados de la Comarca de Zaragoza (TRUZARFA) explicaron en sus distintas intervenciones los objetivos fundamentales de la nueva federación.

Royo, presidente de la flamante Federación incidió en el objetivo de mantener la calidad frente al fraude. “Esto es algo que está ocurriendo habitualmente con la trufa negra, precisamente porque es un producto de alta calidad, se están comercializando otras especies de trufa haciéndolas pasar por trufa negra, en especial la denominada trufa china, por venir de este país. Esta especie tiene un gran parecido físico con nuestra trufa, pero un muy bajo valor gastronómico. No acaba aquí el problema, también se están utilizando aromas no extraídos de la trufa y generalmente sintéticos, para simular el aroma de la Trufa negra y así confundir los sentidos del consumidor”.

En este sentido, aludió a la normativa francesa que exige, por ejemplo, contener como mínimo un 3 por ciento de la especie de trufa que aparece en el etiquetado para considerar el producto trufado, mientras que en España no hay una regulación clara.

“En España, no existe una normativa similar que permita regular la claridad en la comercialización de nuestra trufa. En un reciente estudio con 50 productos con trufa o trufados, se detectó que el 46 por ciento de ellos presentaban fraude en su etiquetado, así mismo el 48 por ciento utilizaban aromas”.

Royo recordó que, pese al volumen de trufa aragonesa se adolece de un sistema óptimo de comercialización. “Aragón es el primer productor mundial de trufa, sin embargo esto no es así a la hora de la comercialización. Si queremos que la trufa siga generando valor en nuestra región, hemos de conseguir que la calidad de nuestra trufa sea reconocida a nivel internacional, para que al calor de este prestigio podamos construir una industria entorno a este hongo que siga generando riqueza y empleo en nuestro mundo rural”.

La marca “Trufa Negra d’Aragón” es la primera específica para la trufa negra y nace con el doble objetivo de asegurar la calidad y promocionar el producto. “Para asegurar la calidad, estamos trabajando en un protocolo que se fundamenta en estos 4 pilares: estandarización de calidades, trazabilidad, formación y creación de un sistema de control objetivo de la calidad. Queremos destacar que todos los productores de Aragón pueden adherirse a la marca, para ello únicamente han de suscribir el regular la marca”. La promoción va a ser primordial para lograr que la marca sea “conocida y reconocida” y aporte valor, tanto al productor como al consumidor. “A lo largo de esta campaña iniciaremos la promoción de la marca en los distintos eventos que iremos organizando, con el objeto de potenciar nuestra imagen de marca. Paralelamente y con la inestimable colaboración de los grandes técnicos en truficultura que tenemos en nuestra comunidad, esperamos finalizar el protocolo de marca para que en la campaña 2022 -2023 podamos ver las primeras trufas auspiciadas bajo el paraguas de la Trufa Negra de Aragón. En un futuro no muy lejano, esperamos que nuestro proyecto se convierta en la futura Indicación Geográfica Protegida de la Trufa Negra de Aragón y que de esta forma se pueda dar un apoyo aún mayor al sector”.

La producción

Aragón se consolida como una de la mayores zonas productoras de trufa (tuber melanosporum) del mundo. La truficultura es una actividad que se encuentra en pleno proceso de desarrollo en nuestra comunidad autónoma, con un crecimiento aproximado de 500 hectáreas anuales y una superficie de 10.000 kilómetros cuadrados aptos para el desarrollo de la trufa negra. El 44 por ciento de los viveros de planta micorrizada de España se encuentran en Aragón, 12 de 27, y suponen cerca del 75 por ciento del total de la producción anual del país, con alrededor de 350.000 plantones.

El 11 por ciento del total mundial de las plantaciones productoras de trufa negra se encuentran en Aragón y se estima que el 50 por ciento de la producción global de estos hongos es aragonés. Estas hectáreas micorrizadas ofrecen su principal forma de vida a muchas familias de las zonas productoras y su cultivo nace ante la decreciente producción de la silvestre y su alta demanda en los mercados, lo que lleva consigo un esfuerzo económico importante y la inversión realizada por los agricultores en los últimos años ha sido muy considerable.

Etiquetas