Ribagorza

pronóstico del tiempo

El calendario de la cebolla augura que 2022 será un año más seco de lo habitual

Vicente Prior, del Más de Puybert, aún mantiene esta tradición en su casa

El ritual consiste en poner sal en nueve cáscaras de cebolla (los meses del año) y dejarlas al raso.
El ritual consiste en poner sal en nueve cáscaras de cebolla (los meses del año) y dejarlas al raso.
S. E.

El año 2022 será un año más seco de lo normal, similar en valores pluviométricos al 2021. Así lo ha pronosticado el calendario de la cebolla de Vicente Prior que, como cada 31 de diciembre y como se viene haciendo en su familia desde hace varias generaciones, mantuvo esta tradición vinculada a los profesionales del campo.

Queda poca gente que lo haga”, ha asegurado Prior, del Más de Puybert (Benabarre), quien lleva viendo esta tradición en su casa desde siempre. “Mi bisabuelo, mi abuelo y mi padre lo hacían y yo lo hago todas las Nocheviejas”, ha comentado orgulloso de una tradición que, aunque parezca raro, es certera. “La verdad es que suele acertar. Parece curioso pero si lo observas durante el año, ves que no se equivoca mucho”, ha dicho pese a no ser muy conocida. “Lo hace poca gente. Sé que se hacía en Castilló del Plá, en el Mas de Abad también, pero lo hacían los abuelos de estas casas y ahora creo que lo han dejado de hacer”, ha explicado.

El método consiste en colocar, el día 31 de diciembre antes de medianoche, 12 cáscaras de una misma cebolla y ponerlas en una bandeja en círculo. A continuación, se numeran con los nueve meses del año y se prepara un bote de sal gorda. “Entonces -relata Prior- cuando suenan las campanadas a las 12, por cada campanada, se pone un poco de sal a cada cáscara. Por lo noche, se deja la bandeja con la cebolla al raso, en una ventana que dé preferiblemente cara al norte, y por la mañana, ves el resultado”.

La cantidad de sal disuelta o seca en cada cáscara indica la humedad o sequedad del mes del año correspondiente. “Ha salido parecido al año pasado. Enero, normal; febrero, seco; marzo, a medias; abril, más húmedo; mayo, también húmedo; junio, salió alguna gota pero estaba más suelta, julio, algo seco; y agosto, que el año pasado salió seco, me sale más húmedo, esa es la principal diferencia. Septiembre, sale seco; octubre, normal con algo de humedad; noviembre, seco; y diciembre, con algo de humedad. En general, un año más seco de lo normal”, ha concluido Prior.

Etiquetas