Ribagorza

arquitectura

Domingo: “Dols deja una herencia de arquitectura moderna y madura”

El autor de la tesis sobre el arquitecto del Santuario de Torreciudad realiza un estudio acerca de su figura

Javier Domingo, nuevo doctor, junto a Heliodoro Dols.
Javier Domingo, nuevo doctor, junto a Heliodoro Dols.
Santuario de Torreciudad

“Dols deja una herencia de arquitectura moderna, sincera y madura, que trasciende cualquier convención”. Así lo ha afirmado Javier Domingo de Miguel, autor de la tesis “La arquitectura de Heliodoro Dols Morell”, defendida en la Universidad de Navarra, sobre este arquitecto valenciano, cuya obra más representativa es el Santuario de Torreciudad. El autor de la tesis realiza un estudio de esta emblemática obra y de otras diseñadas por Dols, Premio Nacional de Arquitectura en 1965, y pretende descubrir al personaje en su contexto histórico, así como paliar el vacío historiográfico existente acerca de su figura, basándose como cuerpo principal de la investigación en el archivo del arquitecto.

Domingo llama la atención sobre la escasa visibilidad del autor de Torreciudad. “Dols ha permanecido un poco en la sombra. En parte por no vivir ni en Madrid ni en Barcelona, que han sido los focos principales, al menos hasta ahora, de la discusión arquitectónica en España. Y en parte, porque su obra más conocida, Torreciudad, no ha sido un proyecto especialmente mediático. Tampoco él ha buscado estar en la vanguardia, ni salir en las revistas”, ha señalado el propio autor, según han trasladado en un comunicado desde el propio santuario mariano ribagorzano.

La obra de Dols está inspirada en Gaudí con influencias de Frank Lloyd Wright y se basa en la fuerza expresiva de los materiales y de los elementos tectónicos, en la autoridad de la arquitectura adintelada heredada del mundo antiguo, en el empleo de elementos implacables como la cubierta, la columna y el muro. “Se puede considerar a Dols entre los más expresionistas de los organicistas, con una evolución final hacia las ideas posmodernas de fin de siglo”, ha afirmado el autor de la tesis.

Sin embargo, a su juicio, es difícil calificar su obra. “Se le ha incluido en el organicismo, pero también tiene influencias del expresionismo alemán, por ejemplo de Hans Poelzig, y también, más tarde, de Hans Scharoun. Dols destaca por su espontaneidad y un sano desprejuicio que, de alguna manera, le han hecho estar al margen de modas y estilos”.

Torreciudad, referente de la arquitectura religiosa

El santuario de Torreciudad, su obra más conocida, constituye “un referente en la arquitectura religiosa de la segunda mitad del siglo XX”. Esta obra contiene las principales características de su trayectoria: la integración de la arquitectura en el paisaje; la referencia a la arquitectura popular y la tradición; la geometría como vehículo de expresión y creación formal y la búsqueda de la integración de las artes en estrecha colaboración con importantes artistas plásticos. “Torreciudad es un proyecto muy extenso, que dura varios años, y que Dols realiza muy joven, por lo que ha marcado su trayectoria”, ha añadido.

El autor de la tesis es arquitecto por la Universidad de Navarra (1997) y Máster en Diseño y Gestión Ambiental de Edificios por la misma universidad (2012). Entre 1997 y 2002 colabora en el estudio de Heliodoro Dols. Desde el año 2002 cuenta con estudio propio en Huesca.

Etiquetas