Ribagorza

RIBAGORZA -  REHABILITACIÓN

Sopeira, un pueblo con una vida marcada por el embalse y la central hidroeléctrica de Escales

Sigue en marcha el proyecto de crear un Centro de Interpretación del Agua y la Electricidad en la recientemente restaurada Casa Toni

Planta baja del Centro de Interpretación, donde se conservan antiguos toneles.
Planta baja del Centro de Interpretación, donde se conservan antiguos toneles.
E.F.

La historia de la localidad ribagorzana de Sopeira está estrechamente ligada al desarrollo de la generación de electricidad desde la construcción del embalse de Escales en 1955. La Empresa Nacional Hidroeléctrica del Ribagorzana, más conocida como Enher, se encargó de la explotación hidroeléctrica de esta cuenca fluvial pirenaica desde los primeros compases. Casi 70 años después del inicio de esa aventura, el Ayuntamiento ha rehabilitado y acondicionado la emblemática Casa Toni para albergar un Centro de Interpretación del Agua y la Electricidad donde se contará esta historia a través de objetos, imágenes y textos que se articularán en exposiciones permanentes y temporales en un inmueble que dispondrá también de espacios polivalentes como un aula-taller para el desarrollo de actividades pedagógicas, proyección de audiovisuales y la organización de conferencias y eventos. El objetivo es que el “museo” sea un reclamo más para atraer visitantes a esta población que, como el resto del Alto Aragón, cuenta con pocos habitantes, principalmente mayores.

Coincidiendo con las fiestas de Sopeira, el pasado mes de mayo, el Ayuntamiento organizó una jornada de puertas abiertas para que los vecinos pudieran disfrutar del resultado de la rehabilitación de Casa Toni, una actuación imprescindible para llevar a cabo la fase de proyecto museístico, en la que se encuentra actualmente este futuro Centro de Interpretación del Agua y la Electricidad. “Llevamos 23 años trabajando en esta casa. En aquella época, los propietarios podrían haberla vendido, pero por amor al pueblo decidieron cederla al Ayuntamiento. Aunque en un primer momento, no sabíamos qué íbamos a hacer con ella, la primera actuación fue sacar el escombro y consolidarla de la mano de Prames. Hubo que hacer la cubierta y arreglar la cimentación y ahora está terminada la albañilería y la pintura”, precisó, satisfecho con el resultado.

Vista del contra embalse y del monasterio.
Vista del contra embalse y del monasterio.
E.F.

Esta cesión particular permitió contar, en pleno casco urbano de Sopeira, en la calle de la iglesia, con este inmueble denominado Casa Toni que dispone de unos 500 metros cuadrados. “Era una familia potente y esta casa se autofinanciaba. Tenía horno de pan, viña, pozo de agua, se hacía la harina. Era también una fonda y se distribuía en una parte para las caballerías y otra para la gente que se quedaba a comer, a cenar y a dormir en las alcobas que ofrecía”.

El volumen de la casa permite acometer con garantías este centro de interpretación en un espacio amplio y, en la actualidad, completamente rehabilitado manteniendo su esencia. “Ahora estamos en la fase de proyecto museístico. Endesa nos cede piezas. Hemos hecho un aula donde enseñar a colegios y familias cómo se hace el kilovatio. El centro se completa con una visita guiada a la central de Escales, de los años 50 y también, como complemento del monasterio, que la gente pueda pasar aquí un día viendo cosas”, consideró Ariño, ilusionado con el resultado aunque no se atreve a dar fechas y prefiere tardar más pero garantizar la calidad del resultado. “Estamos en la fase proyecto museístico. No queremos hacer una chatarrería, así que lo iremos distribuyendo en las distintas plantas, donde habrá exposiciones temporales y permanentes”, anunció.

En la planta baja se instalarán aperos de labranza y otros objetos de casas de Sopeira anteriores a la llegada de las eléctricas. “En la primera, se relatará la transformación que produce todo el cambio eléctrico en la zona. En la de arriba, tenemos previsto poner una maqueta de 7 metros de largo con todo el río Noguera Ribagorzana con todas las presas y centrales”, avanzó José María Ariño, agradecido por la predisposición de Endesa.

“Endesa nos cede aparatos que ha guardado y que son interesantes para entender y conocer la historia de Enher. Enher terminó las obras en el 57, pero hay cosas anteriores. Cosas de la construcción porque esto empezaría en el 42 o 43. Se empezó la construcción del Noguera Ribagorzana, de todo el río”.

Uno de los espacios que han acondicionado.
Uno de los espacios que han acondicionado.
E.F.

El embalse de Escales, encima del pueblo y la contigua Central de Escales marcan la vida de Sopeira donde, junto al casco urbano, luce un contra embalse, cuyas aguas van por dentro de la roca a la central de Puente de Montañana.

“El nuevo Museo está enlazado con la central, con el monasterio. Lo importante es que la gente tenga un reclamo para pasar aquí un día. Se puede completar con visita a Montañana o a los centros de interpretación de los dinosaurios en Arén”, comentó Ariño, quien alude a la complementariedad del sector primario y el turismo en la economía local, afectada por el envejecimiento de la escasa población que reside de forma fija. “En Sopeira, estamos unas 60 personas empadronadas, pero en época de verano y Semana Santa se triplica la población. Hay mucha segunda residencia. Pero los que trabajan aquí compaginan la agricultura y la ganadería con el turismo rural”. La central da trabajo en la zona, aunque en la actualidad de forma esporádica por la automatización. “Ya no están los turnos de antes, se lleva desde fuera, pero sigue habiendo gente haciendo mantenimiento”, explicó el alcalde de Sopeira.

Además del impresionante monasterio románico de Alaón, Ariño explica que “el encanto del pueblo es la roca y el agua. Hay mucha escalada, casi todos los días, sobre todo franceses”. El propósito es que el nuevo Centro de Interpretación se convierta en otro reclamo más, si bien no se puede precisar cuándo. “No sé cuándo podrá abrirse. Va en función del proyecto museístico, histórico. Estos procesos son lentos”, concluyó Ariño, agradeciendo el apoyo de distintas administraciones. “Nos ayudan al Ayuntamiento, el Gobierno de Aragón, la Diputación Huesca, la Obra Social de Ibercaja, Endesa y el Cedesor, además de la Comarca de la Ribagorza”, especifica. 

Etiquetas