Ribagorza

RIBAGORZA - 40 ANIVERSARIO DEL ESTATUTO DE AUTONOMÍA DE ARAGÓN

40 años de Estatuto: gobernar desde la cercanía con el reto de la financiación

Representantes institucionales resaltan la recuperación de la identidad histórica y del autogobierno

Marcel Iglesias (PSOE), presidente de la Comarca de la Ribagorza.
Marcel Iglesias (PSOE), presidente de la Comarca de la Ribagorza.
Elena Fortuño

El Estatuto de Autonomía de Aragón, que ahora celebra su cuadragésimo aniversario, se percibe de forma positiva desde Ribagorza por parte de los representantes del territorio que participan en los distintos niveles de la administración pública, si bien algunos aluden a sus márgenes de mejora, sobre todo en materia de financiación. El presidente de la Comarca de la Ribagorza, Marcel Iglesias, destaca que, a nivel comarcal, el Estatuto ha permitido a Ribagorza “recuperar” una identidad y autonomía que tuvo siglos atrás. En clave provincial, el diputado Roque Vicente, reconoce los avances mientras anima a trabajar por un “mayor autogobierno” y una mayor financiación. José Antonio Lagüens, desde las Cortes de Aragón, asegura que a Aragón “le ha sentado bien el Estatuto”, manifestando reparos sobre la financiación. Desde la perspectiva que le aporta su escaño en el Congreso, Alfredo Sancho valora “la cercanía” a la hora de decidir que posibilita el Estatuto.

“Ha mejorado la vida en el medio rural con un nivel de servicios inimaginable hace
40 años”

Marcel Iglesias valora el desarrollo de la norma autonómica en los distintos niveles de la administración regional. “El Estatuto ha cumplido una función histórica importante que es poner a Aragón en el lugar que se merece por su historia. Lo ha situado en igualdad con el resto de regiones de este país. En el nivel local y municipal, ha dado mucha capacidad de decisión y autonomía a los municipios y les ayuda a través de las comarcas”, asegura.

“El Estatuto ha cumplido una función que es poner a Aragón en el lugar que merece por su historia”

El presidente ribagorzano incide en el valor de la figura de las comarcas para los núcleos de menor población. “En el Estatuto, ya se habla de este instrumento, aunque las comarcas se crean 20 años después. Se ha mejorado la vida en el medio rural alcanzando un nivel de servicios inimaginable hace 40 años. El instrumento de las comarcas ha sido fundamental para todo Aragón, pero sobre todo para los municipios pequeños”, considera.

En el caso de Ribagorza, sobre todo inciden en la descentralización de los servicios sociales. “Hemos aumentado el nivel de prestación en ese servicio y también hemos creado muchos puestos de trabajo dentro del propio medio rural”, apunta. Más allá de los servicios, Iglesias valora la identidad que aporta. “La creación de la comarca en Ribagorza ha permitido recuperar una institución propia para un territorio que había gozado de una cierta autonomía dentro del propio Aragón y esto recupera nuestras instituciones y nuestra identidad en Aragón”, considera.

El diputado provincial Roque Vicente (PAR).
El diputado provincial Roque Vicente (PAR).
Elena Fortuño

Competencias aún por transferir y nuevas metas

Para Roque Vicente el Estatuto “es una norma que merecemos y necesitamos. Aragón merece su Autonomía por identidad e historia milenaria, que no son en absoluto menores a ningún otro territorio, y por voluntad de futuro de los aragoneses”.

A su juicio, el margen de mejora y desarrollo es todavía amplio. “Tras 40 años, queda camino por avanzar, no sólo para desplegar el vigente Estatuto, con numerosas competencias aún pendientes de transferir desde el Estado, sino también para plantearse nuevas metas y, en especial, lograr la financiación justa que Aragón exige, a fin de llevar a cabo los servicios y proyectos precisos para corresponder a las demandas sociales y al potencial de esta tierra”.

“Queda camino por recorrer y plantearse nuevas metas, en especial, lograr una financiación justa”

El diputado provincial considera que la valoración es, hasta ahora, satisfactoria. “Gracias a la Autonomía hemos podido ir resolviendo importantes actuaciones en Educación, Sanidad, Acción Social, comunicaciones, actividad económica, empleo, Cultura, Turismo, etcétera, de manera mucho más amplia y firme en comparación con aquellas otras materias que siguen dependiendo del Gobierno central. Esto es incuestionable”.

Vicente habla de “resultados favorables”, por los que “desde el Partido Aragonés, no sólo estamos orgullosos de nuestra participación política determinante en el origen, la consolidación y el dinamismo de la Comunidad Autónoma de Aragón, sino que miramos al futuro con esperanza y ambición, con el aragonesismo, como ideario, sentimiento y con sentido práctico. Este aragonesismo que nos lleva a seguir ejerciendo y reivindicando el autogobierno, como la vía más directa hacia el horizonte de prosperidad que reclamamos todos los aragoneses”, concluye.

“Miramos al futuro con esperanza y ambición, con el aragonesismo como ideario”
El diputado autonómico José Antonio Lagüens (PP).
El diputado autonómico José Antonio Lagüens (PP).
E. F.

Cercanía al ciudadano

“A Aragón le ha sentado bien la autonomía. La autonomía es democracia, por eso para seguir en el progreso necesitamos más democracia”, asegura Lagüens, favorable al proceso estatutario aragonés. “La Comunidad autónoma ya es titular de un Estatuto de autonomía de última generación, ambicioso, pero queda recorrido para desarrollar”, considera el político grausino.

Tras estas cuatro décadas, Lagüens apuesta por hacer una valoración objetiva en cuanto a ordenación del territorio. “Es hablar de identidad, de aprovechamiento de recursos de forma sostenible: el agua, las renovables, el Pacto del Agua y la mejora de las comunicaciones. Creo que es momento de abrir una reflexión sobre cuánto hemos avanzado en estos dos asuntos en los últimos 40 años y que hay necesidad de revisar el modelo de ordenación territorio con la irrupción de las energías renovables”.

También la financiación autonómica es, a su juicio, revisable en el caso de Aragón. “Aragón debe hacerse oír en el nuevo sistema de financiación autonómica que está parado desde la última reforma y han pasado ya varios ejecutivos centrales y autonómicos”, recuerda.

“Aragón debe hacerse oír en el nuevo sistema de financiación autonómica que
está parado”

Lagüens se refiere al peso de las entidades locales en el estatuto, a las comarcas, que “han demostrado que su cercanía al ciudadano ha servido como un gran dispensador de servicios”. También al peso “capital” de la Diputación de Huesca, con “mayor conocimiento de la realidad municipal que el Gobierno de Aragón”, asegura.

“Aragón debe hacerse oír en el nuevo sistema de financiación autonómica que
está parado”

Apunta, por último, al papel de “las instituciones estatutarias” aragoneses, el Justicia y la Cámara de Cuentas, “garantía ambas de defensa de las libertades el primero y la solución de dispositivo económico financiero de entidades locales y la propia comunidad”, concluye, pidiendo especial atención a los Ayuntamientos, “que han demostrado ser imprescindibles”, termina.

Alfredo Sancho (PSOE), diputado en el Congreso.
Alfredo Sancho (PSOE), diputado en el Congreso.
Elena Fortuño

Servicios sociales

El diputado en el Congreso Alfredo Sancho destaca del Estatuto “la capacidad de pensar, influir y decidir para ejecutar proyectos cercanos a la realidad del territorio. Esa es la gran ventaja de la Autonomía, que todas las decisiones que se toman desde la autonomía son más cercanas, se hacen con más empatía, con otro tipo de sentimiento porque hay más implicación. Cuando lo haces desde Madrid, no ves las caras, se hace de forma más impersonal”, relata.

“La gran ventaja es que todas las decisiones que se toman desde la autonomía son más cercanas”

El Estatuto de Autonomía de Aragón posibilitó el traspaso de competencias fundamentales que han redundado en mejores servicios, algo fundamental en un territorio como el ribagorzano, amplio, disperso, envejecido y despoblado que también ha sido creador de modelos asistenciales. “El tema de los servicios sociales, la ayuda a domicilio, el transporte social adaptado, se empezó aquí, en las mancomunidades de La Ribagorza. Un modelo que se extendió a toda España y sirvió de ejemplo en la atención a mayores. Luego, la Autonomía hizo que pudiese haber residencias de ancianos en las poblaciones más pequeñas”, recuerda.

“Los servicios sociales, la ayuda a domicilio... empezó aquí y se extendió a toda España”

Contar con la transferencia de Sanidad es, a su juicio, otro gran logro. “Ha supuesto contar con centros de salud en la comarca y pasar a tener una atención más cercana, con mejores medios y más personal. Los servicios se ampliaron muchísimo y aún con los problemas actuales de falta de sanitarios, el modelo de profesionales y servicio es ejemplar”.

El otro gran ámbito es el de Educación. “Se han mantenido colegios en poblaciones hasta con 5 alumnos, algo impensable si no hubiera autonomía. Se han creado escuelas de Educación Infantil en colaboración con los Ayuntamientos y aulas de 0 a 2 años, donde no podía haber escuelas infantiles. Sin la autonomía eso sería impensable”.

La mejora de las comunicaciones en la red autonómica, de la cual cita ejemplos como la A-139 o la A-1605 o el impulso al turismo, son consecuencia de la descentralización estatutaria. “El tema de las estaciones de la nieve ha sido fundamental para Aragón y para nuestra zona. También el apoyo al desarrollo turístico, con actuaciones como la desarrollada en Montañana o en el Albergue de Montfalcó”, enumera.

Sancho alude al “peso político” de Ribagorza en la Autonomía con figuras como el expresidente de Aragón Marcelino Iglesias o el actual presidente de la DPH, Miguel Gracia. 

Etiquetas