Ribagorza

entidades locales

Piden financiación suficiente para ofrecer servicios de calidad desde las comarcas

La entidad ribagorzana muestra su vocación de atender al territorio al celebrar sus 20 años

El actual presidente, Marcel Iglesias, con los expresidentes José Franch, Eusebio Echart y Lourdes Pena.
El actual presidente, Marcel Iglesias, con los expresidentes José Franch, Eusebio Echart y Lourdes Pena.
Comarca de la Ribagorza.

La Comarca de La Ribagorza festejó ayer su vigésimo aniversario en la Basílica de la Virgen de la Peña de Graus -el mismo lugar donde se creó el 22 de julio del 2002- reuniendo a los consejeros y trabajadores que la han conformado durante los cinco últimos mandatos. La velada, muy emotiva, evidenció la vocación de servicio de la institución a través de la cercanía en la prestación de servicios, si bien tuvo también un tono reivindicativo, ya que tanto el presidente de la Diputación de Huesca, Miguel Gracia, como el presidente ribagorzano, Marcel Iglesias, coincidieron en pedir un nuevo modelo de financiación comarcal.

“Es necesario que las comarcas dispongan de la financiación suficiente para prestar servicios de calidad a los vecinos del medio rural; se trata de garantizarles una financiación justa y que no dependan de elementos o cuestiones que supeditan los presupuestos de la Comunidad Autónoma a otros capítulos”. Para poder prestar los servicios que en la actualidad desarrollan las comarcas y que suponen sobre todo atender las necesidades de los vecinos del medio rural (servicios sociales, de protección civil, de recogida de residuos, etcétera) “es prioritaria una financiación adaptada a esa realidad”, reivindicó Miguel Gracia.

En este sentido, hizo alusión a la necesidad de que las ayudas a las zonas despobladas “tengan en cuenta ámbitos territoriales diferentes al provincial”, recordando que La Ribagorza tiene una densidad demográfica, incluidas las dos cabeceras de la misma: Graus (administrativa) y Benabarre (cultural), de algo menos de 5 habitantes por kilómetro cuadrado, prácticamente la mitad de la que tienen provincias definidas como despobladas y que reciben fondos por despoblación”.

En el mismo sentido se posicionó Marcel Iglesias en cuanto a la financiación comarcal. “Somos una comarca muy grande y muy dispersa y el coste de los servicios es caro. Yo creo que, después de 20 años, el modelo ha funcionado relativamente bien, pero es evidente que hace falta un cambio en este modelo de financiación para mejorar y para poder mantener el nivel de servicios que estamos prestando actualmente”, dijo.

Más allá de la reivindicación, el acto fue una jornada emotiva y de celebración, con la periodista y corresponsal de DIARIO DEL ALTOARAGÓN en Ribagorza, Elena Fortuño, como maestra de ceremonias. La alcaldesa de Graus, Gema Betorz, actuó de anfitriona en una velada en la que intervino también la vicepresidenta de las Cortes de Aragón, María Rodrigo. En el claustro de la Virgen de la Peña, se congregaron en la conmemoración alcaldes y concejales de los 34 municipios de Ribagorza, además de la subdelegada del Gobierno en Huesca, Silvia Salazar; la delegada del Gobierno de Aragón en Huesca, Carmen Luesma, y los presidentes de las comarcas de Somontano, Daniel Gracia, del Sobrarbe, José Manuel Bielsa, y de la ilerdense de La Noguera, Miquel Plensa.

La alcaldesa de Graus ofreció un discurso personal, recordando su presencia en ese acto inaugural del 2002 y su posterior paso por Comarca como consejera y trabajadora, subrayando precisamente “la oportunidad de trabajo que provoca la institución para muchos jóvenes y para otras personas que vienen a vivir a nuestro territorio”.

En materia institucional, Marcel Iglesias resaltó el proceso de cohesión que durante estos veinte años se ha vivido en Ribagorza gracias a la “estabilidad política” promovida por la predisposición hacia un “consenso amplio” que, desde distintas visiones ideológicas, ha impulsado un mismo “sentimiento crítico y constructivo como hecho diferencial de nuestra comarca”.

El presidente remarcó la singularidad ribagorzana por “su diversidad lingüística, única en España, y cultural” y su legado histórico como condado fundador de Aragón. Iglesias apostilló que estos 20 años han servido para “dignificar esa identidad singular, muy marcada desde hace más de mil años”. Incidió en la vocación de “servicio público” de la Comarca para cubrir las necesidades básicas de los ciudadanos y apoyar a los consistorios.

Etiquetas