Ribagorza

INFRAESTRUCTURAS

Invierten 70.267 euros en la mejora del sistema de depuración del refugio Cap de Llauset

El objetivo de ofrecer un mejor servicio a los montañeros que a diario utilizan este espacio enclavado en pleno Parque Natural Posets- Maladeta

Se han realizado trabajos de ampliación de la capacidad de depuración de aguas residuales.
Se han realizado trabajos de ampliación de la capacidad de depuración de aguas residuales.
DPH

La Diputación Provincial de Huesca y la Federación Aragonesa de Montañismo (FAM) han financiado la mejora del sistema de depuración del refugio Cap de Llauset. En total, se han invertido 70.267 euros en los trabajos de ampliación de la capacidad de depuración de aguas residuales.

Se trata de una de las cuatro obras en refugios que la institución provincial apoya en 2022, a la que se suman la reforma del refugio de Estós, la ampliación del de Góriz y las mejoras en el de Ángel Orús. El presupuesto total de todas ellas asciende a más de 750.000 euros, ha precisado la DPH en una nota de prensa.

La institución provincial ha señalado que con el objetivo de ofrecer un mejor servicio a los montañeros que a diario utilizan el refugio Cap de Llauset, enclavado en pleno Parque Natural Posets- Maladeta, la DPH y la FAM han financiado las obras de reforma del sistema de depuración de aguas en esta infraestructura, ubicada a 2.425 metros de altitud.

El presidente de la Diputación de Huesca, Miguel Gracia, ha visitado el refugio, ubicado en el término municipal de Montanuy, y ha explicado que este tipo de instalaciones "tienen que seguir siendo referentes a nivel nacional tanto en calidad, como en gestión" y "deben ofrecer no solo un mínimo de servicios, sino que sus infraestructuras deben estar en el mejor estado posible".

Ha añadido que Llauset es, desde que comenzaron los trabajos para su construcción, "ejemplo de sostenibilidad y respeto al medio ambiente", pero también ha destacado la colaboración entre instituciones, que permite la puesta en marcha de estas iniciativas, grandes infraestructuras "que son a su vez respetuosas con el entorno".

El presidente de la DPH también ha querido subrayar la labor que realizan sus guardas, "comprometidos con su cuidado y defensores de un desarrollo sostenible de la montaña". "Ellos son los principales artífices del reconocimiento y prestigio que tienen tanto de este refugio como los del resto del territorio", ha comentado.  

Proyecto

El proyecto, que ha supuesto 70.267 euros de inversión, financiado al 80% por la DPH y el 20% restante por la FAM, va resolver un problema en la depuración de aguas residuales que comenzó cuando el refugio alcanzó su máximo nivel de ocupación y puesto que debido a la poca capacidad filtrante del terreno, no se absorbía debidamente el vertido del refugio.

La solución ha sido reconducir este vertido hasta el cauce del barranco que discurre por el fondo del valle, siendo imprescindible además que el proceso de depuración fuera más eficiente. Para eso, se ha instalado un humedal con un filtrante a base de fibra de coco en la salida de la fosa séptica, que ha tenido que ser modificada. Finalmente, se ha renovando y prolongado la conducción unos cien metros.

Estas actuaciones se enmarcan dentro del IV Plan de Refugios de Montaña. La DPH ha recordado que desde 1991, cuando se suscribió el primero de estos planes, la institución colabora con la FAM en el mantenimiento de la red de refugios en la provincia.

Este año, además de las mejoras en la depuración de aguas en Llauset, se ha iniciado la redacción del proyecto de reforma del refugio de Estós además de realizarse trabajos preliminares; también se dará continuidad a la reforma y ampliación de Góriz, que incluye la instalación de taquillas en el vestíbulo; así como la adaptación de un espacio en el Ángel Orús como cuarto para pastores.

Los refugios del Alto Aragón son "motor económico y de generación de empleo en zonas de montaña", ha resaltado Miguel Gracia, para quien el impulso y prestigio que han logrado en los últimos años "debe ir de la mano" de la potenciación del espacio natural que los rodea, las montañas, "que lejos de la visión de territorio inhóspito o de frontera, son hogar y hábitat de trabajo para senderistas y montañeros de muy distintas procedencias".  

Refugio de Cap de Llauset

El refugio de Cap de Llauset fue inaugurado parcialmente el 5 de julio de 2016 y fueron necesarios cuatro años de trabajos y una inversión de 1,6 millones de euros para su puesta en marcha.

Las obras fueron financiadas por la Diputación Provincial de Huesca, el Ayuntamiento de Montanuy y la Federación Aragonesa de Montañismo. Inicialmente, abrió sus puertas con capacidad para 32 personas.

En la segunda fase, finalizada en 2018 y que permitió la apertura total del refugio en 2019, se construyó un nuevo edificio que permitió ampliar este número hasta las 86 plazas actuales. El presupuesto en este caso rozó el millón de euros.

La eficiencia energética fue uno de los objetivos que se persiguió en el diseño innovador de este refugio, que se construyó con una arquitectura sostenible y eficiente para una ubicación en alta montaña como la del refugio Cap de Llauset.

Etiquetas