Ribagorza

INFRAESTRUCTURAS

Alcaldes de La Ribagorza: "Se ha atendido la reivindicación de una vía más funcional y segura"

Los primeros ediles han expresado su satisfacción de la alternativa a la autovía A-14 junto al secretario de Infraestructuras del Ministerio

Encuentro del secretario general de Infraestructuras -en el centro de la mesa- con representantes del territorio.
Encuentro del secretario general de Infraestructuras -en el centro de la mesa- con representantes del territorio.
E.F.

El secretario general de Infraestructuras del Ministerio de Transportes, Xavier Flores, ha presentado este viernes en Benabarre las intervenciones en el corredor de la N-230 entre Lérida y la frontera con Francia que incluyen soluciones adaptadas a cada tramo como mejora de intersecciones, pacificación de travesías y aumento de la capacidad mediante tramos de autovía y carretera 2+1, en concreto, entre Alfarrás y Benabarre y Benabarre y Sopeira. Entre Sopeira y Viella, debido a “la orografía compleja”, se buscarán soluciones adaptadas a las condiciones medioambientales. Flores, que mantuvo una reunión previa en Viella también este viernes, ha acordado en Benabarre constituir un grupo de trabajo para seguir las actuaciones semestralmente. Desde el territorio, el desbloqueo del proyecto de conversión de la N-230 en la autovía A-14 con esta solución intermedia entre carreteras 2+1 y proyectos adaptadas a cada tramo fue acogido con satisfacción unánime.

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) ha presentado en la capilla del benabarrense antiguo Hospital de Santa Elena la agenda de actuaciones para la mejora de la carretera N-230, entre Almenar -donde concluye la ya construida A-14- y la frontera francesa. “Es el eje vertebrador desde Lleida a la frontera y venimos con un planteamiento realista y ambicioso a la vez recogiendo la voluntad del territorio porque necesitamos impulsar y mejorar esta carretera, sobre todo en cuanto a seguridad viaria y funcionalidad. Y lo necesitamos sin ir a soluciones que se dilatarían en el tiempo y tendrían un gran impacto ambiental y territorial”, ha apuntado Flores respecto a descartar proseguir con la A-14 mientras avanzó las soluciones previstas.

“Pasa por la transformación de la N-230 en una carretera 2+1, un tipo de carreteras referente en Europa, referente en seguridad y funcionalidad y buen uso”. De este tipo, será el tramo entre Alfarrás y Benabarre, que costará 80 millones de euros, y el comprendido entre Benabarre y Sopeira, de 39 kilómetros y un presupuesto de unos 65 millones de euros, ha avanzado el secretario general de Infraestructuras. Más allá de Sopeira hasta Viella, también ha hablado de “realismo y ambición” para abordar un tramo de “orografía compleja”, donde los aspectos medioambientales obligan a redactar informes de Declaración de Impacto Ambiental en algunas zonas protegidas.

Xavier Flores se ha mostrado encantado con “el buen tono y receptividad” del encuentro con el presidente de la Diputación de Huesca y alcalde de Arén, Miguel Gracia; el presidente de la Comarca de la Ribagorza, Marcel Iglesias; el director General de Carreteras del Gobierno de Aragón, Bizén Fuster; la subdelegada del Gobierno en Huesca, Silvia Salazar; así como el alcalde de Benabarre, Alfredo Sancho, y los de Montanuy, Sopeira, Montañana, Viacamp, Tolva, Estopiñán, Albelda, Baells, Tamarite de Litera, Alcampell, Camporrells y Castillonroy.

Gracia ha mostrado “la satisfacción por el apoyo del Ministerio al planteamiento territorial desde Lérida, Huesca y Arán, un planteamiento común”, ha dicho. De “satisfacción máxima” ha calificado la sensación Sancho. “Es la primera vez que se ha escuchado al territorio y todos los alcaldes, de forma unánime, han conseguido que se deje de lado la A-14 anacrónica, y se hayan atendido nuestras reivindicaciones de una vía más funcional, más segura y con menor impacto ambiental y menor coste económico”.

Etiquetas