Ribagorza

OJO AVIZOR

Abriendo caminos de seguridad entre la nieve y el hielo en las zonas más altas de la provincia

La alta y media montaña, las más afectadas por el invierno

Los nuevos camiones del servicio de vialidad, en la comarca de La Ribagorza CRIB.
Los nuevos camiones del servicio de vialidad, en la comarca de La Ribagorza CRIB.
Comarca de la Ribagorza

A la hora de poner en práctica el Plan de Vialidad Invernal, resulta imprescindible la colaboración entre la propia Diputación Provincial de Huesca, las comarcas, Protección Civil y los mismos ayuntamientos afectados. Este plan es importante en toda la provincia, pero lo es aún más aquellas zonas de notable altitud donde las condiciones atmosféricas pueden llegar a ser extremas.

Lourdes Arruebo, presidenta del Alto Gállego, comarca de montaña integrada por 92 núcleos poblacionales con una altura media de 800 metros, explica que este año disponen de dos ‘uni mog’ con cuña y salero y un ‘picap’ con cuña y salero, además de cadenas y ruedas de nieve para los vehículos quitanieves. Eso es en lo que concierne a los vehículos de la propia comarca, pero el contingente está reforzado por otro tipo de vehículos de los ayuntamientos que también colaboran abriendo los accesos hasta las carreteras principales. En el Alto Gállego el plan se activa entre el 1 de diciembre hasta el 1 de abril, salvo que exista la necesidad de ampliar esos plazos por la previsión de nevadas –lo cual no ha sucedido este año–. “Cuando tenemos nevadas generalizadas, el objetivo es poder llegar a todos los rincones en el menor tiempo posible”, resume, mientras añade que la principal prioridad consiste en la limpieza de las carreteras, que en su comarca superan los 220 kilómetros, mostrándose un especial cuidado a las que se integran dentro de las rutas escolares si es un día laborable. “Activamos un plan, que depende de si nieva en la parte alta o es una nevada generalizada en toda la comarca, y vamos abriendo todas las rutas”.

Casi 500 kilómetros

Por su parte, en la comarca de la Ribagorza arrancó la nueva campaña el pasado 1 de noviembre hasta el final de la temporada invernal, sobre los 462 kilómetros de carreteras en los que actúa. Su objetivo es estar preparados ante cualquier previsión de mal tiempo, para intervenir con máxima rapidez y salvaguardar la seguridad de la población.

La comarca de La Ribagorza, con núcleos de población en ocasiones diseminados en una difícil orografía de alta y media montaña de amplias áreas, cuenta con nueve vehículos, entre los que se incluyen dos nuevos y modernos camiones y un todoterreno introducidos durante la campaña anterior.

Esta red permite no solo la limpieza de las carreteras, también el esparcimiento de elementos fundentes como método preventivo, almacenados en los distintos silos. En esta campaña se dispone de 330 toneladas de sal, cien más que en 2021. Para agilizar y mejorar la eficacia de este servicio, dentro del convenio suscrito, se han acordado cuatro ámbitos de actuación: Ribagorza Norte, Central–Isábena, Baja Ribagorza y Ribagorza Oriental. “Siempre se echan en falta recursos, pero en los últimos años la inversión de la DPH ha sido grande”, explica el presidente de la comarca, Marcel Iglesias, quien recuerda a los vecinos que, ante una gran nevada, a veces es necesario que tengan paciencia porque las labores pueden suponer horas de trabajo.  

Etiquetas