Ribagorza

RECONOCIMIENTO

Emociones encontradas de la familia de Ángel Aventín al recoger el Esteban de Esmir

El Ayuntamiento de Graus ha reconocido, a título póstumo, su labor en la recuperación, conservación y difusión del patrimonio local

Las hijas de Ángel Aventín, Peña y Ana, recogieron emocionadas el premio de manos de la alcaldesa de Graus, Gema Betorz.
Las hijas de Ángel Aventín, Peña y Ana, recogieron emocionadas el premio de manos de la alcaldesa de Graus, Gema Betorz.
E.F.

Las hijas de Ángel Aventín, Peña y Ana, y su pequeño nieto Juan, recogieron emocionadas de manos de la alcaldesa de Graus, Gema Betorz, el Premio Esteban de Esmir concedido, a título póstumo a su padre por el Ayuntamiento de Graus para reconocer su labor en la recuperación, conservación y difusión del patrimonio local. La espléndida voz de Julia Cruz Sesé, acompañada al piano por Carla Azanuy, iluminó una velada entrañable en la que se recordaron algunas de las iniciativas impulsadas por Ángel Aventín, "Angelón" o "Caldereta", como lo llamaban sus amigos, entre las que figura la eliminación del artículo de la denominación de la Comarca de Ribagorza -el acto contó con la presencia del presidente ribagorzano, Marcel Iglesias- o su labor al frente de la Asociación Ramiro I, de la que fue creador y presidente.

"Nos rugen emociones contradictorias. Con todo el dolor de corazón de que nuestro padre y abuelo no pueda estar aquí, sentimos alegría y orgullo por este reconocimiento cinco meses después de su partida inesperada", indicó emocionada Peña Aventín, quien agradeció las palabras dedicadas a nuestro padre. "Fue el mejor padre que hubiéramos podido tener. Nos ha dejado un gran legado a seguir y que, sin duda, lo haremos lo mejor posible", prosiguió reiterando la intención de la familia de seguir con su labor, antes de despedirse con un "saludo rameriense", como solía hacer su padre.

El Premio Esteban de Esmir "recoge a la perfección la esencia de los grausinos de nacimiento y de los que eligen desarrollar aquí su proyecto de vida. La esencia de la gente de Graus está en el amor que sienten por su tierra, por sus gentes. por su patrimonio. Son sus embajadores allá donde van y hacen que todos formemos parte de este proyecto", aseguró la técnico de Cultura del Ayuntamiento, Elena Nogarol, durante la entrega de este galardón que, recordó, cumple su duodécima edición.

Nogarol dio unas pinceladas sobre la figura que le da nombre, Esteban de Esmir, "uno de los grandes representantes de la inquietud cultural que, desde tiempo atrás, se viene respirando en esta localidad". Aseguró que se trata de "una figura de las más importantes de la historia local", recordando que fue catedrático y rector de la Universidad de Lérida, Obispo de Huesca, fundador del Colegio de la Compañía de Jesús en Graus en el siglo XVII, con lo que ello supuso para el desarrollo cultural de Graus y su comarca, antes de concluir apuntando que está enterrado en la Virgen de la Peña, a cuya construcción contribuyó. "El premio recoge estos valores y mantiene presente su figura y este espíritu" que, consideró, encarnaba Ángel Aventín.

El Ayuntamiento ha valorado su labor desde la Asociación Ramiro I, como gran reivindicador de esta figura, primer rey de Aragón, fallecido al intentar reconquistar la plaza grausina de manos musulmanas en 1.063. Antes de su "inesperado fallecimiento", Aventín trabajaba para dar a conocer la presencia del Cid en esta batalla acompañando a las tropas musulmanas. Al mismo tiempo, ensalzaron el impulso a actividades culturales y ligadas a la naturaleza, como los concursos de fotografía, la catalogación de la “Salguera de Pochanco” o el concurso internacional de "Polilitos" o piedras en equilibrio, a orillas del Ésera

Destacaron sin duda su ímpetu para lograr la implicación institucional en el cambio de denominación de la Comarca de Ribagorza, cuyo artículo se ha eliminado recientemente como él pedía recuperando su nombre original, aunque él no haya podido verlo.

Se incidió también en su carácter "conciliador, alegre, optimista y lleno de vitalidad" en relación a Ángel Aventín, el último premio Esteban de Esmir que se suma a José María Auset, a título póstumo; Carlos Bravo, Justo Broto, Josefina Roma, Juan Álvarez, Francisco Martí, José Antonio Betato, Mariano Pascual, María Dolores López, Antonio Baldellou, Constancio Ariguita e Itziar Vázquez.

La música de Julia Cruz Sesé y Carla Azanuy, que quisieron "dar un cariño" a la familia del galardonado con su recital, permitió disfrutar de la hermosa voz de esta fragatina con fuertes raíces grausinas a través de distintos registros y estilos en versiones y temas propios, además de lograr, desde el primero momento, la complicidad del público.

Etiquetas