Ribagorza

ayudas

Vilas del Turbón dona 300 kilos de comida a los más necesitados

Se trata de un gesto solidario anual que surgió por iniciativa de los trabajadores y se realiza en colaboración con Cáritas 

Es el 4 año consecutivo que los trabajadores de Vilas del Turbón y la empresa realizan esta iniciativa.
Es el 4 año consecutivo que los trabajadores de Vilas del Turbón y la empresa realizan esta iniciativa.
E.F.

Las Vilas del Turbón, a través de sus empleados y de la propia empresa, ha donado 300 kilogramos de alimentos y bebidas a Cáritas Graus para distribuir entre los más necesitados. Se trata de un gesto solidario anual con la parroquia grausina que surgió a instancias de los trabajadores y que ha sido muy bien recibido al haberse visto incrementadas las necesidades básicas de la población en torno a un 10 por ciento.

La plantilla de la empresa Vilas del Turbón, propiedad de Coca-Cola Europacific Partners, impulsó esta donación a Cáritas que se ha ido incrementando al crecer la empresa, que vive un momento de expansión, como explicó en nombre de los trabajadores, Francisco Paúl. "Es el 4 año consecutivo que hacemos esta iniciativa todos los trabajadores en Vilas y todos lo acogemos con muchas ganas. Ahora somos 17 personas, estamos proceso de expansión, y es de agradecer la voluntad de todos para arrimar el hombro en unas fechas en las que surge más el sentimiento de solidaridad", apuntó Paúl.

A los cien kilogramos aportados por la plantilla, principalmente productos no perecederos, el grupo empresarial ha añadido el doble del peso en bebida, un total de 200 litros de agua embotellada procedente del propio manantial y refrescos.

El párroco grausino, José Ignacio Cardona, ha agradecido a las Vilas del Turbón, "que tienen este gesto solidario y generoso. Más bonito en esta época de Navidad y en el que, lo que donan los trabajadores lo dona en líquido la empresa. Es un gesto doble, de los trabajadores que regalan y de la empresa que se suma", resumió.

El aumento de las necesidades ha crecido, ha constatado el párroco. "La situación económica mundial ha influido para que crezca el número de personas empobrecidas. Hay más personas que vienen a buscar ayuda. No solo ropa, también para pagar alquiler y suministros. Hay ayuda global desde Cáritas diocesana y desde Graus, que colaboramos con Benabarre y Benasque con comida y ropa. Del año pasado a este, han aumentado un 10 por ciento las necesidades básicas".

Cardona aludió a un proyecto financiado por el Banco de Alimentos que colabora con Cáritas en una "tónica de servicio y alegría, de generosidad de muchas personas que piensas en los demás", ha concluido.

Etiquetas