Ribagorza

lgtbifobia

Se aplaza el juicio por amenazas tránsfobas en Huesca

Los mensajes los recibió en 2016 la asociación Chrysallis, con sede en Benasque

Edificio de los Juzgados de Huesca
Edificio de los Juzgados de Huesca
Rafael Gobantes

El juicio a un hombre de Barcelona por enviar graves amenazas tránsfobas a través de redes sociales ha quedado aplazado. Iba a tener lugar este miércoles en el Juzgado de lo Penal Número 1 de Huesca, pero la falta de un informe sobre el acusado impide, de momento, su celebración.

Los hechos se remontan al año 2016, cuando la asociación de familias con hijos trans Chrysallys, con sede en Benasque, empezó a recibir mensajes amenazantes. A través de Twitter -actual X-, hasta cuatro cuentas diferentes cuyas IPs procedían de México intimidaban diciendo cosas como "ten cuidado como salgas de casa" o "sé dónde vives".

Natalia Aventín, actual presidenta de Euforia Familias Trans Aliadas, era entonces la responsable de Chrysallys y fue quien denunció a la Guardia Civil de Benasque aportando como pruebas algunas capturas de pantalla. Según pudo saber en 2018, una única persona enviaba esos mensajes y hacía lo mismo con otras activistas trans. Además, contaba con una condena del Observatori contra l'LGTBIfóbia de Cataluña por hechos similares.

Hasta la semana pasada no se supo nada más, cuando llegó la citación para el juicio por un delito de odio. Iba a celebrarse este miércoles pero al faltar un informe se tiene que aplazar, sin que haya fecha definitiva. 

Por otra parte, Chrysallys, Euforia y la Asociación 28J de Huesca habían convocado una manifestación a las puertas de los juzgados. Por un lado, buscaban mostrar su frontal repulsa a este tipo de hechos, pero también "apoyar y celebrar el hecho de que un ciberdelito de acoso llegue a juicio", algo que no es habitual, trasladan desde el colectivo 28J.

En esta apreciación coincide con Aventín, quien apunta que "lo importante es que no haya sensación de impunidad aunque los procesos sean largos". "Las personas LGTBIQA+ no tienen que ser violentadas y no debe haber permisividad a la hora de decir según qué cosas o ejercer violencia", concluye.