Sobrarbe

SOBRARBE - TRADICIONES

Los navateros sortean las dificultades de un Cinca bajo de caudal

El descenso, espectacular, finaliza en hora y media aproximadamente

Los navateros sortean las dificultades de un Cinca bajo de caudal
Los navateros sortean las dificultades de un Cinca bajo de caudal
D. C.

HUESCA.- Una bajadacon algún que otro contratiempo, tan espectacular comosiempre y ante una multitud depúblico que cada año va amás. Es el resumenque ha hecho Daniel Castillón, de la Asociación de Nabateros delSobrarbe, del tradicional descenso de navatas por el río Cinca, queha cumplido este domingo la friolerade treinta y cinco ediciones.

La mañana se halevantado fresca y soleada, pero con un caudal más bajo de loesperado, que ha obligado a los navateros a “barrear”(empujar) una de las tres embarcaciones para permitir su salida,moviendo piedras del río y retrasando, ligeramente, el programaprevisto.

Las otras dos, que se ataron el sábado más abajo que esta primera enprevisión de lo que este domingo podía ocurrir, no han tenidodificultad para salir, ha señalado Castillón, para quien eldescenso, a pesar del inicio “un poco complicado”, ha sido “muybonito” y no se ha alargado mucho más de la hora y media.

Las tres navatas, dedos trampos cada una, partieron de debajo del puente de Laspuña conuna diferencia de cinco o diez minutos para completar el recorrido deunos trece kilómetros aproximadamente hasta Aínsa. De esta manerarememoran parte del viaje que antaño hacían los navateros delSobrarbe, cuando surcaban los ríos del Pirineo para transportar lamadera de la montaña hasta Tortosa, en la desembocadura del Ebro.

Durante el trayecto,los dieciocho tripulantes de esta 35 edición sufrieron algunaenganchada, debido al poco caudal de agua, ha indicado Castillón. Noobstante, ninguna ha sido grave y los propios navateros lo hansolucionado rápidamente, ha asegurado.

A pesar de laprevisión meteorológica, el público no ha faltado a su cita con latradición. Y ha hecho bien, porque al final el tiempo ha respetadotodo el descenso y los asistentes han pasado una buena mañana en elSobrarbe.

Castillón hacalculado que cerca de 2.000 personas han disfrutado de la bajada denavatas, gracias a las condiciones orográficas del Cinca, quepermite al público situarse en las orillas del río durante casinueve de los trece kilómetros de los que consta el recorrido.

Etiquetas