Sobrarbe

SOBRARBE - PUEBLOS LLENOS DE VIDA

Servicios y una hostelería exuberante, el mejor plan

La belleza del valle atrae multitud de visitantes a una villa muy auténtica

Servicios y una hostelería exuberante, el mejor plan
Servicios y una hostelería exuberante, el mejor plan
C.B.

Plan, que administra las entidades de Saravillo y Serveto, tiene un acceso por la carretera que conecta con la vía Aínsa-Bielsa que ya es toda una promesa de tranquilidad y de disfrute de un entorno realmente fastuoso.

Esta villa cubre una superficie de 88 kilómetros cuadrados y sitúa la población a 1.060 metros sobre el nivel del mar, donde residen dos centenares de personas de las trescientas de todo el municipio. Su origen se cita ya en 1295, y la documentación revela que congregaba doce fuegos en 1488.

La Iglesia Parroquial de San Esteban, románica, consta de tres naves en paralelo. Recibió tres ampliaciones, el hueco, la base de la torre campanario, a los pies de la nave central, la sacristía que se adosa al ángulo exterior como ábside y nave norte, y el pórtico también sumado a la puerta de la entrada. La fachada reforzada con contrafuertes es de construcción reciente. Resalta el pórtico de tres arquivoltas de medio punto en liso, construido en mármol de tonos rojizos como sucede con otros templos de este valle, que se corresponderían con los siglos XVIII y XIV. Se aprecian en el interior un núcleo pre-románico o visigótico con pilastras simples para aguantar la techumbre plana, y el recinto bajo bóvedas de cañón.

En cuanto a arte religioso, en el término municipal también se encuentran las ermitas de Nuestra Señora de Laplana y Santa Águeda.

Dentro de un conjunto arquitectónico muy acogedor, destacan construcciones como Casa Turmo, con una ventana decorada con figuras humanas, vegetales y cruces, además de Casa Ballarín con su portada renacentista popular. En el casco, también la Torre de Casa Moliné. Igualmente, alberga el yacimiento de los Conventos, aunque próximo a Serveto.

Más allá del hecho puntual de la Caravana de Mujeres de Plan de 1985 que concitó la atención nacional, este pueblo vive el presente y mira hacia el futuro. Celebra las fiestas de la Natividad de la Virgen de Laplana, en torno al 8 de septiembre, y las menores de San Esteban en agosto. Además, es justamente afamada la feria en octubre, así como los carnavales, muy llamativos.

SERVICIOS

Plan es una villa que aglutina buena parte de los servicios del valle. Tiene farmacia, panadería, asistencia médica, veterinario,... Su actividad económica es importante. Sigue manteniendo una buena agricultura y ganadería aunque se trata de un sector que difícilmente se sostiene. El flujo de turismo va en aumento y buena parte del año cuenta con volúmenes de visitantes que llenan el pueblo.

No en vano, sus establecimientos hosteleros han reunido un prestigio suficiente como para ser el asentamiento para los turistas que vienen a disfrutar de la naturaleza, de la actividad deportiva y de una gran gastronomía en La Capilleta, en Ruché y en el complejo hotelero Mediodía. Una actividad boyante y muy reconocida, con una restauración de raíces pero también con una expresión de vanguardia sobresaliente. Un lugar reconfortante.

Etiquetas