Sobrarbe

SOBRARBE - SECTOR PRIMARIO

Chistau Natural, ejemplo de desarrollo en ganado extensivo

El proyecto familiar controla todo el proceso productivo

Chistau Natural, ejemplo de desarrollo en ganado extensivo
Chistau Natural, ejemplo de desarrollo en ganado extensivo
CHISTAU NATURAL

HUESCA.- Con una apuesta clara por la ganadería extensiva como medio de conservación único y una calidad de carne diferenciada, la marca Chistau Natural se ha consolidado en los últimos años como ejemplo del esfuerzo de un proyecto con el vacuno como eje vertebrador de esta iniciativa familiar de San Juan de Plan, que incluye todo el proceso de trazabilidad alimentaria desde la cría de animales hasta la venta directa del producto al consumidor.

Como explica Alberto Palacín, ganadero en extensivo de Chistau Natural, "en 2016 empezamos con el proyecto con márgenes muy ajustados y llevábamos la carne a mataderos y carniceros", por lo que decidieron realizar su propia sala de despiece y encargarse ellos mismos de la comercialización hasta llegar al cliente final.

La iniciativa, explica Palacín, "surgió en el año 2014 como una evolución porque estábamos criando los terneros y vendiéndolos a los cinco o seis meses, y los empezamos a engordar". Debido a los costes de producción, trataron de buscar una salida a su negocio con la premisa de "ofrecer una carne de calidad directamente a las familias o al cliente final".

Dado que "el turismo por el valle de Chistau es estacional", comprobaron que mantener una carnicería abierta "era un poco difícil".

Por ello, esta empresa controla todo el proceso que parte de la cría en los pastos de la zona. Una vez que "los animales llegan a nuestra sala de despiece, le damos la maduración en seco correspondiente a la ternera, despiezamos, fileteamos y envasamos al vacío y realizamos unos paquetes de cinco kilos".

En concreto, las razas autóctonas de vacuno con las que trabaja Chistau Natural corresponden a la Parda de Montaña y Black Angus, y son unos 130 animales entre madres y crías.

Su calidad ya está obteniendo muy buenas impresiones por parte de los clientes. "La carne está teniendo muy buena aceptación porque la gente ve la diferencia que hay en el tratamiento, el sabor y la ternura", señala Palacín.

En cuanto al perfil del cliente se encuentra muy diversificado, al destinarse en un 90 por ciento a familias o particulares de toda España, con transporte en frío. Además, Chistau Natural trabaja con grupos de consumo de diferentes zonas. "Contamos también con turistas y particulares que realizan el pedido desde su casa", explica Palacín, quien indica que también reparten producto cárnico a los restaurantes del propio valle.

Por otro lado, subraya el valor añadido que supone la ganadería en alta montaña "al mantener los montes limpios, los paisajes humanizados del alta montaña, favorecer la conservación del ecosistema y especies en zonas abiertas entre monte y pasto, además de especies en peligro de extinción como el quebrantahuesos o el urogallo, y todo ello con un producto de calidad".

SUPERVIVENCIA DE LA GANADERÍA EXTENSIVA

Algunas de las dificultades a la que alude Palacín hace referencia a la zona donde desarrolla la actividad, con "inviernos largos, una orografía más agreste para trabajar o las distancias para llevar nuestro producto a las ciudades".

Por contra y en el sentido positivo, subraya la labor que desarrollan con la ganadería extensiva "por los beneficios que aporta al medio ambiente, con un producto sostenible de calidad". "Te da mucho orgullo que a la gente le llegue y lo aprecie", subraya Palacín, quien hace hincapié en que "la ganadería extensiva necesita mucho apoyo en zonas de montaña porque en pocos años han desaparecido muchos ganaderos y en pocos años va a traer unas consecuencias muy malas para los paisajes, los incendios y la despoblación".

Aunque el turismo es uno de los pilares de desarrollo para la montaña, también indica que en otras épocas del año esta actividad ha desaparecido por lo que incide en la importancia de mantener la ganadería extensiva como una forma de luchar contra la despoblación.

COMERCIALIZACIÓN

En cuanto a la evolución de la comercialización, apunta que el objetivo es mantener la producción de entre 50 y 60 canales al año. "Por la cantidad no podemos competir sino por la calidad del producto ya que trabajamos directamente con el consumidor", subrayó.

En su opinión, "la gente hasta que no lo prueba no entiende" un producto cárnico diferenciado que, si bien es más caro en precio, sobresale por su calidad y su sabor.

Pese a las complicaciones del tiempo y esfuerzo que supone llevar un proyecto de estas características, el ganadero en extensivo de Chistau Natural indica que "tiene que gustarte mucho y haber mucha motivación porque hay que echar muchas horas y también creer en ello".

Como reto futuro, desde la marca de Chistau Natural se marcan "vender toda la producción e intentar ofrecer más calidad y sostenibilidad".

Y por último, el ganadero reitera la importancia de recabar apoyos para la actividad de ganadería extensiva en alta montaña y evitar que esta desaparezca.

Etiquetas