Sobrarbe

SOBRARBE - GANADERÍA EXTENSIVA

El valle de Chistau sufre dos ataques de oso en una semana

Han muerto un carnero, un choto y dos cabras, y dos ovejas están desaparecidas, y los ganaderos de la zona han tenido que retirar sus rebaños del monte

El valle de Chistau sufre dos ataques de oso en una semana
El valle de Chistau sufre dos ataques de oso en una semana
S.E.

HUESCA.- Llega la primavera y con ella los ataques de osos, recién salidos de la hibernación, al ganado. Esta vez las afecciones de este animal las han sufrido dos ganaderos del valle de Chistau, donde un plantígrado ha dejado esta semana cuatro animales muertos en dos ataques. En el primero acabó con la vida de un carnero y un choto y en el segundo hizo lo propio con dos cabras. La Consejería de Agricultura ha confirmado que la autoría de ambas agresiones fueron obras de un oso, aunque no ha podido determinar de qué ejemplar se trata.

La primera actuación del oso en el valle se produjo en la noche del martes al miércoles, cuando arremetió contra un rebaño de un centenar de ovejas que se encontraba suelto a unos 10 kilómetros de Gistaín, explicó el alcalde de esa localidad, David Bielsa. Este ataque, además de la pérdida del carnero y el choto, provocó la pérdida de dos ovejas, que tras huir "aún no han sido encontradas", indicó Bielsa.

Solo 24 horas después, la noche del miércoles al jueves, a solo dos kilómetros del primer ataque, el animal salvaje asaltó un establo en el que había cuatro cabras. "Reventó las tablas, entró dentro de cubierto y mató dos cabras", relató el alcalde chistavín, que añadió que las otras dos cabras escaparon, pero regresaron por su cuenta en la tarde de la noche siguiente. Junto al establo había una cuadra con ovejas, pero no las tocó, añadió el regidor.

LA NECROPSIA CONFIRMA QUE SE TRATÓ DE UN OSO

La Consejería de Agricultura indicó que los ganaderos afectados alertaron a la patrulla del oso, los cuales acudieron al lugar para recoger evidencias y el cuerpo de uno de los animales muertos. El viernes, señaló una fuente del departamento, "se le hizo la necropsia en Valfranca y se confirmó que el ataque era de oso por la envergadura de la mordida y los daños que había producido en el animal".

Bielsa no necesitó espera a los resultados de la necropsia para saber que las acciones eran atribuibles a un oso: "Por cómo reventó las tablas, las uñas en las puertas del pajar y la forma de actuar, eso no es de ningún perro suelto ni de ningún lobo".

El alcalde afirmó que dio aviso de los ataques a los ayuntamientos de la zona y los ganaderos ya han retirado sus rebaños del monte.

Bielsa recordó que el año pasado Goliat, un oso introducido por la Generalitat de Cataluña en el Pirineo y al que se ha responsabilizado de la muerte de numerosas cabezas de ganado en los últimos años, daño dos colmenas en el valle Chistau y luego pasó al de Plan, donde acabó con la vida de algunas ovejas y carneros.

Las huellas e indicios recabados tras los ataques de esta semana no permitieron determinar si el oso responsable de ellos es Goliat u otro ejemplar.

"Cuando afloje un poco esta historia de la pandemia, haremos todas las reclamaciones pertinentes y a ver cómo se puede ir haciendo", sostuvo Bielsa.

"O se toman medidas de algún tipo o la ganadería extensiva tiene que plegar en los Pirineos. Los ganaderos no pueden estar con la incertidumbre de si mata acá el oso, luego cobran mal y tarde o no cobran. Esto es un desastre total", lamentó.

Etiquetas