Sobrarbe

SOBRARBE - PUEBLOS LLENOS DE VIDA

Gistaín, enclave ideal para disfrutar del paisaje de la montaña

La localidad centra sus actividades en el turismo y la naturaleza

Gistaín, enclave ideal para disfrutar del paisaje de la montaña
Gistaín, enclave ideal para disfrutar del paisaje de la montaña
A.G.

La localidad de Gistaín se erige como la más alta del llamado valle de Chistau, a 1.422 metros, y está situada al fondo del mismo. También se denomina "Chisten", en el habla local, en aragonés chistabín.

En su interior existen cuatro fuentes de gran singularidad. La de las "feixas", en la entrada del pueblo, la de "Ciella", la de "Abaixo" (cada una de ellas dispone de lavadero propio y antiguamente se empleaban para agua de boca) y la de "Las Fontanetas" que dispone de inscripciones medievales y los antepasados cuentan que en un año de gran sequía sirvió de abastecimiento para la población.

Uno de los grandes atractivos del núcleo son sus vistas en pleno corazón del Pirineo, en la margen derecha del río Cinca, y además es conocido como el pueblo de las tres torres.

Una de ellas es la de la iglesia parroquial, cuyo patrón es San Vicente Mártir, levantada entre los siglos XVI y XVII y las otras dos pertenecen a Casa Tardán y Casa Rins.

En el pueblo también destaca la ermita dedicada a San Fabián, fechada en el siglo XVIII, a dos kilómetros de la población, donde se celebra el segundo día de la fiesta mayor, el 21 de agosto.

También merece la pena visitar un antiguo taller de madera, así como sus miradores (Las Fontanetas, Cruz de Puyadase y Cruz del Grau) con unas vistas impresionantes del valle.

Las actividades mayoritarias son el turismo y la ganadería. Además, la población cuenta con una quesería, una fábrica de embutidos artesanales, un hostal y unas cuantas casas rurales con habitaciones y apartamentos. También hay un artesano del cuero cuya exposición se puede visitar y adquirir sus productos. En cuanto a la gastronomía típica, en Gistaín se pueden degustar las "chiretas" y "tortetas", y los quesos de vaca y cabra.

Además de un rico patrimonio artístico y cultural, Gistaín destaca por sus arraigadas tradiciones, transmitidas de generación en generación.

La fiestas se celebran el 29 de junio en honor a San Pedro Apóstol y el 20 de agosto, la fiesta mayor en honor de San Joaquín.

Los carnavales tienen lugar en febrero con los personajes típicos como "muyen" y el "burro" amenizados con una ronda por las casas del pueblo.

La población es además un punto de partida perfecto para realizar excursiones por la zona. Algunas solo son aptas para los más experimentados, como la ascensión a ibones cercanos como el de Urdiceto o "tresmiles" como el Posets y Bachimala y el "Monto", que aunque no sea un 3.000 no dejará indiferente. Otras rutas son mucho más accesibles para el gran público. como el paisaje de prados y bordas de Biadós y Tabernes o la ruta de los tres miradores, como el de Las Fontanetas, Cruz de Grao y Cruz de Puyadase.

Gistaín es uno de los municipios que forma parte del Parque Natural de Posets-Maladeta. En cualquier caso, es una población que merece la pena visitar en cualquier estación del año.

Para animar a la población, la Asociación Cultural "Las Fuens" organiza actividades como las fiestas del caracol y del jabón.

Como resumen, algunos de sus vecinos afirman que "vivir en Gistaín tiene sus inconvenientes pero asomarse a a la ventana y ver la naturaleza es el todo".

Etiquetas