Sobrarbe

SOBRARBE - CRISIS DEL CORONAVIRUS

"Caída brutal" de reservas por las limitaciones de movilidad

Aunque no tiene centros de esquí alpino, Sobrarbe también recibe turismo invernal c Los empresarios lamentan que solo con los altoaragoneses no salvarán la Navidad

"Caída brutal" de reservas por las limitaciones de movilidad
"Caída brutal" de reservas por las limitaciones de movilidad
S.E.

HUESCA.- Los establecimientos hoteleros de la comarca de Sobrarbe que están abiertos han sufrido una "caída brutal" de reservas para estas vacaciones navideñas a raíz de la prórroga de los confinamientos perimetrales de las tres provincias aragonesas. Así lo asegura la presidenta de la Asociación Empresarial Turística de Sobrarbe, Paz Agraz, quien explica que la comarca, aunque no tiene estaciones de esquí alpino, recibe durante las fechas navideñas visitantes nacionales que optan por un turismo de naturaleza y nieve. Llegan tanto del resto de Aragón, principalmente de Zaragoza, como de otras comunidades autónomas, en busca del paisaje, la naturaleza y las posibilidades que ofrece Sobrarbe para hacer esquí nórdico o paseos en raquetas.

Y aunque también hay visitantes de la provincia de Huesca, estos suelen hacer el viaje en el día y no pernoctan en la zona, por lo que los potenciales turistas que pueden llegar estos días no son suficientes para salvar la Navidad.

Paz Agraz, en nombre del sector turístico de Sobrarbe, lamenta que cuando se habla del turismo de la nieve se haga referencia únicamente al esquí alpino, cuando Sobrarbe recibe turistas en la temporada invernal tanto para hacer esquí de fondo como raquetas, sin contar con los no pocos visitantes que optan por pasar el día en las estaciones de esquí francesas al otro lado el túnel de Bielsa-Aragnouet (cerradas en estos momentos) y pernoctar en alguna localidad sobrarbense.

"Los establecimientos que estaban abiertos para estas fechas tenían casi todo lleno, pero ha habido una caída brutal, se han anulado casi todas las reservas de alojamientos, y evidentemente eso repercute también en restauración, comercio y servicios", explica Paz Agraz, que considera que "en proporción, hemos tenido la misma caída que en zonas con estaciones de esquí alpino".

La presidenta de los empresarios turísticos de Sobrarbe asegura que en los últimos años las navidades "han sido muy buenas" para los alojamientos que estaban abiertos, al tiempo que apunta que antes había establecimientos que no abrían en Navidad, pero "poco a poco se ha ido ampliando la oferta".

"FRUSTRACIÓN"

Uno de los afectados es Jorge Rabal, propietario del restaurante Balcón del Pirineo y de 22 apartamentos turísticos en Buesa (municipio de Broto), quien asegura sentir "frustración" por la situación. Explica que cuando el Gobierno de Aragón anunció su previsión de levantar el 21 de diciembre los confinamientos perimetrales de las tres provincias aragonesas, compró género para su restaurante (que ofrece carnes de alta calidad de diferentes puntos de España) y sacó del Expediente de Regulación Temporal de Empleo -ERTE- a los trabajadores que tenía acogidos al mismo. En ese momento, tenía el 95 % de sus apartamentos reservados para fin de año. Sin embargo, el posterior anuncio de mantener las restricciones de movilidad que imposibilitan viajar entre las tres provincias aragonesas y la entrada a Aragón de turistas de otras comunidades hizo que muchas reservas de los apartamentos se cancelaran y que todo el género que compró con la previsión de la llegada de visitantes del resto de Aragón esté almacenado sin previsión de que le pueda dar salida. "Hay género que es muy delicado, como la carne de wagyu, que se conserva en una cámara con una temperatura y humedad concretas", dice Rabal, que añade que nunca ha congelado esta carne por lo que "no sabemos el resultado".

Además, se encuentra con la incertidumbre de qué hacer con parte de los diez trabajadores que tiene entre el restaurante y los apartamentos. "Estoy valorando volver a meter parte en un ERTE", señala, ya que insiste en que solo con los potenciales visitantes de la provincia de Huesca no podrá ni tener una buena ocupación en los apartamentos ni trabajar como preveía en el restaurante, que finalmente abrió ayer hasta el 3 de enero.

Rabal puntualiza que, aunque Sobrarbe no tiene pistas de esquí alpino, cuenta con un turismo familiar de proximidad entre noviembre y marzo, que acude a la comarca a dar paseos en raquetas o disfrutar del paisaje. Un turismo que procede del resto de Aragón y de otras comunidades que, con las actuales limitaciones de movilidad, no llegará esta Navidad. "Quién va a venir de Benasque a Buesa", se pregunta, y añade que aunque pueda acudir alguien del centro o sur de la provincia no será suficiente para trabajar como si no hubiera restricciones.

Por último, quiere poner de manifiesto que "hay familias cuya vida depende los negocios; esto a lo mejor los políticos no lo ven, solo ven la cuenta de resultados, pero estamos familias detrás, tanto de los trabajadores como de los emprendedores".

Etiquetas