Sobrarbe

SOBRARBE - ENERGÍAS RENOVABLES

La promotora sigue adelante con el parque solar de La Fueva

Anuncia que rebaja las hectáreas a 180, a pesar de la suspensión de licencias   

Los promotores modifican el proyecto para no ocupar los terrenos junto al santuario de Bruis.
Los promotores modifican el proyecto para no ocupar los terrenos junto al santuario de Bruis.
S.E.

Los promotores del gran parque solar de La Fueva anuncian que siguen adelante con el triple proyecto a pesar de la suspensión de la concesión de licencias del Ayuntamiento de La Fueva que podría prolongarse durante dos años y de la que tuvieron conocimiento este miércoles por este diario. No obstante, y como consecuencia de la contestación social en el valle, rebajan de nuevo sus pretensiones y plantean ocupar una superficie 180 hectáreas, según explicó este miércoles David Ochoa, socio fundador de Efelec Energy, la ingeniería encargada de desarrollar el proyecto impulsado por un grupo español -en el que podría entrar Acciona, puntualiza ahora- un grupo alemán y otro italiano.

“Nosotros seguimos con nuestro trabajo. Ya estaban trabajando los clientes para optimizar los terrenos y causar la menor afección. Han hecho un esfuerzo muy grande y se habían rebajado ya las necesidades del proyecto”, comenta Ochoa. El plan es ocupar 30 hectáreas en Palo y 150 en el municipio de La Fueva. De hecho, la rebaja se debe en parte al rediseño del proyecto para evitar los terrenos circundantes al Santuario de Nuestra Señora de Bruis, porque “nos constaba que preocupaba”. “Aunque no se han rescindido los contratos en esa zona, nos han pedido redimensionar el parque para no tocarla”, explica.

Con todo, “estos desarrollos cuestan más de dos años. Que digan que en dos años no van a conceder una licencia, no va a afectar para nada”, indica Ochoa, que se mostró sorprendido por el paso dado por el Ayuntamiento de La Fueva. Realmente, el pleno no aprobó ninguna suspensión de licencias, sino que esta se produce de forma automática como consecuencia de la aprobación inicial del PGOU, con la intención de regular “no solo las placas” sino también la “presión de las granjas”, según explicó el alcalde, Ramón Laplana. En este caso, igual que en Palo, al carecer de un plan urbanístico no pueden aprobar moratorias.

“Los propietarios están de común acuerdo en reducir megavatios, el rendimiento y hacer la mejor afección posible dentro de un mínimo de rentabilidad”, recalca. Ochoa indica que en lugar de ocupar más hectáreas y elegir el sistema de seguimiento a un eje, que es más rentable, lo harán con estructura fija para ocupar menos espacio. “Están perdiendo rentabilidad y haciendo el mayor de los esfuerzos”, insiste. En la zona, “no han querido esperar a que presentáramos el proyecto, cuando hemos ido allá, y me da igual decirlo, por una petición expresa de llevar esa inversión”, indica sin desvelar de quién procede.

Con todo, Ochoa apunta que los servicios jurídicos valorarán la situación porque ya habían solicitado informes de compatibilidad urbanística para los dos parques de 45 megavatios de La Fueva y un tercero de 50,01 en Palo, todos interconectados. Al mismo tiempo, indica que los contratos de alquiler de las tierras con los propietarios están vigentes. También cuentan con las autorizaciones para la evacuación de la energía a través de la subestación de Mediano, que gestiona Acciona.

Además, se mostró convencido de que “el Gobierno de Aragón va a apoyar, sin ningún tipo de fisura, el proyecto, eso lo tenemos claro”. 

“Firmé por la tierra y fue un error. Si se pudiera parar, sería lo mejor para el valle"

 “Claro, te pillan de uno en uno, te dicen que te vas a quedar tú solo porque los demás firman... Fue un error firmar. Si se pudiera parar, sería lo mejor para el valle”. Severino Garcés es uno de los propietarios de tierra del municipio de La Fueva que firmó contratos de alquiler y ahora se muestra arrepentido, quiere dar marcha atrás y rescindir el paso que dio para alquilar 11 hectáreas en Morillo de Monclús, donde vive este ganadero de porcino.

“El valle no es negociable ni con dinero”, expresa convencido Garcés, ahora que asegura que ve muy claro que “no es una zona para placas”. Y lo dice porque cree que este tipo de proyectos se deben poner en áreas de grandes extensiones no en lugares como La Fueva donde ocupar 300 hectáreas es excesivo.

Por ello, explica que cuando pensó en echar marcha atrás habló con la empresa promotora y les comunicó su decisión. Pero “me dijeron que no era posible porque ya estaba el proyecto, y eso no es así”, indica, al tiempo que explica que todavía intentan firman alquileres sobre más tierras.

De hecho, detalla que le informaron de que le abonaban ya 50 euros por hectárea y Severino Garcés les anunció que devolvería esa cantidad y así lo hizo. Pero su contrato sigue vigente. Recientemente, una abogada les explicó las opciones que tenían, pero realmente ya está firmado. “Si hubiera estado antes, quizá alguno no hubiéramos firmado”, lamenta Garcés, que todavía no sabe cómo procederá ahora. 

Etiquetas