Sobrarbe

COLABORAN: DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE HUESCA

Boltaña crece y, “si hubiera más vivienda, se quedaría más gente”

#CONTRALADESPOBLACIÓN

Vista de Boltaña
Vista de Boltaña
D.A.

Boltaña cuenta ya con 1.125 vecinos, una cifra que no ha dejado de crecer, tras lanzar una campaña con un SOS para superar los 1.000 habitantes, reto que se consiguió en primavera de 2017. Fue un punto de inflexión. Y, “si hubiera más vivienda, aún se quedaría más gente”, comenta su alcalde, José María Giménez.

Nuevos vecinos y emprendedores han fijado su residencia en esta localidad del Sobrarbe, capital administrativa, que cuenta con uno de los cascos históricos más grandes del Pirineo y mucha actividad cultural. Este sábado, a las 20:00, actuará Evoéh en el Castillo de Boltaña, dentro del programa Boletania Suena.

Los cocineros Albert Borrell y María Jesús Tomás descubrieron la localidad y han abierto el establecimiento de comida para llevar ‘Como en Casa, Boltaña’. También ha empezado a funcionar Naturelinen, una lavandería industrial que apuesta por la sostenibilidad, impulsada por las hermanas y vecinas de Plan, Ana y Elena Puy. Además, hay licencias pedidas para nuevos negocios y han reabierto establecimientos que estaban cerrados como el Hotel Boltaña o La Abadía de Sieste, detalla del alcalde. “Hay gente que se ha empadronado por la pandemia y otros que han llegado de fuera,” indica Giménez.

El alcalde, José María Giménez, resalta la llegada de nuevos de vecinos y emprendedores

Por su parte, desde el Ayuntamiento trabajan en varias líneas para favorecer la disponibilidad de vivienda. Uno de los problemas que se les presenta es que el PGOU (Plan General) tiene unidades de ejecución muy grandes, pero la suerte es que Boltaña tiene mucho suelo municipal. Por ejemplo, se plantean que se pueda reparcelar la zona de detrás de la sede comarcal para crear terrenos de 400 metros cuadrados para construir unifamiliares con jardín.

Por otro lado, están modificando el PGOU para hacer habitables antiguas bordas o pajares en desuso, para que se puedan reconstruir con una ampliación máxima de edificabilidad de un 20 %. Además, están realizando el proyecto para rehabilitar la antigua escuela de Campodarbe. Como ejemplo, “con el parque de bomberos, algunos querían quedarse por aquí, pero no encontraban vivienda”, indica.

Además de la vivienda, pone el acento en la necesidad de una buena conexión a internet. En Boltaña, la fibra se quedó a las puertas, pero no se llegó a desplegar. Por un lado, el Ayuntamiento consiguió una subvención europea de 15.000 euros, con la que se cableó el casco antiguo. Por otro lado, la empresa Embou realiza el despliegue en el barrio bajo. A Sieste llegó con el Plan de Extensión de la Banda Ancha de la Diputación Provincial, aunque el Ayuntamiento tuvo que costear una zanja desde el depósito de agua hasta el pueblo. En Margudgued, sí disfrutan de una buena conexión, que implantó Movistar. Para el alcalde, es una de las mejoras necesarias contra la despoblación.

Cada vez hay más jóvenes que apuestan por quedarse en su pueblo. Desde los años 90, cuando el alcalde salió a estudiar fuera, cree que la situación ha cambiado mucho, sobre todo por la percepción que tiene la sociedad del medio rural. Las cifras de población en Boltaña corroboran el cambio y la realidad es que La Ronda cada vez tiene más puertas en las que pasarse a rondar. 

Etiquetas