Sobrarbe

EXPOFERIA DE SOBRARBE

Enrique Pueyo: “La agroalimentación es una apuesta del territorio y tiene mucho éxito”

El alcalde de Aínsa-Sobrarbe resalta la importancia de la ganadería ecológica

Enrique Pueyo, alcalde de Aínsa-Sobrarbe
Enrique Pueyo, alcalde de Aínsa-Sobrarbe
Ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe

Tras una pasada edición muy restringida, ¿cómo vuelve la Expoferia?

—Para nosotros es una edición especial por la ausencia de su director, recientemente fallecido, José Antonio Murillo. Mañana no tendremos inauguración oficial como otros años, aunque vengan las autoridades, pero sí que haremos un homenaje póstumo a su figura, por lo que él hizo por la feria y por otros proyectos que aún están en proceso en Sobrarbe. Así empezamos.

Vuelve también el ganado.

—Volvemos a retomar la exposición de ganado, que es lo que tiene más aliciente para la gente que visita la feria, especialmente para los más pequeños de la casa. También recuperamos esa colaboración y sintonía que siempre ha habido con asociaciones y colectivos que están en torno a la feria, porque el año pasado la celebramos, pero solo con productores locales.

Recupera su esencia.

—Sí, como centro de reunión de los vecinos de la comarca, de los productores, de los ganaderos...

¿Son más necesarios que nunca este tipo de encuentros?

—Sí, la gente tiene ganas de juntarse, de salir de casa y de disfrutar de un ambiente de feria. Es necesario, aunque existe un poco de miedo por las cifras, pero la gente tiene ganas de volver a la normalidad.

Los pilares de la feria son la ganadería y la agroalimentación, que cada vez tiene más peso. ¿Es la apuesta del territorio?

—Claramente es la apuesta del territorio por la agroalimentación y creemos que tiene un futuro muy importante. Los productores me comentaban que tenían poco producto, porque había sido un verano muy bueno de turismo y habían vendido casi toda la producción. La verdad es que es un síntoma de que el producto agroalimentario es fundamental en este territorio. Las personas que crean pequeñas empresas para la venta de productos que se hacen aquí, todas tienen mucho éxito. Hemos hablado con la Quesería de Valle de Broto, que está a tope, los Quesos de Saravillo, las mermeladas de Bielsa, el azafrán de Ceresa, las manzanas Ingrávida -que llevamos a la presentación en la Diputación-, la cerveza Rondadora... Son productos que se hacen aquí, que tienen mucho tirón, y es el camino que en su día José Antonio nos iluminó para que siguiéramos, creo que es el que tenemos que seguir y tiene mucho éxito.

Productos que se hacen aquí tienen mucho tirón, y es el camino que José Antonio nos iluminó

Son productos muy dispares.

—Se producen patatas, tomates... Es muy importante también la ganadería ecológica, tanto la ternera pirenaica como el latón de La Fueva. Contamos con un matadero ecológico, que en Aragón solo hay dos, uno en Aínsa y otro en Zaragoza. Es otra forma de diversificar la producción en esta tierra.

¿Una manera de no depender solo del turismo?

—En esta pandemia se ha visto que depender del sector turístico es complicado, pero tenemos otras actividades. El sector primario y el agroalimentario han ido bien en este tiempo. La empresa local Carnísima ha estado desbordada, porque la gente busca más calidad y mejores productos para consumir. El consumo de productos saludables y ecológicos es salud para ellos y para el planeta. Hay una conciencia social, y cada día más, con respecto al consumo de productos ecológicos.

¿Es un escaparate para la ganadería tradicional que ha sabido innovar?

—El enfoque hacia la ganadería ecológica es muy claro y lo será más a futuro. La ganadería extensiva necesita un apoyo importante, tanto el ovino como el bovino son sectores con dificultades, aunque con el boom turístico que hemos tenido, los carniceros también han trabajado más que nunca. En restauración, cada vez se consume más producto local, lo que demuestra que es muy bueno, es la diferencia del territorio. Nosotros que tenemos tanto producto debemos apoyar para poder vender y consumir. En este ámbito, es muy importante la labor de la Cooperativa de Sobrarbe (SCLAS), tanto por los puestos de trabajo que crea, como por su colaboración en todos los aspectos de la feria.

¿Qué espera de esta feria?

—Es una edición de transición del periodo con José Antonio al actual, en el que se tiene que incorporar nueva gente para echar una mano. Ha bajado el número de expositores a un centenar, tras un récord en 2019, y este año esperamos entre 6.000 y 7.000 visitantes, frente a los 10.000 de otros, pero incide el miedo por la pandemia y, por ello, tampoco llegan tantos franceses. No se llenará el aforo de expositores ni de visitantes, pero tampoco tiene que ser así porque habrá medidas restrictivas. 

Etiquetas