Sobrarbe

EXPOFERIA DE SOBRARBE

José Antonio Murillo, una mirada atrás para impulsar el futuro

Homenaje al director de la Expoferia que falleció recientemente

José Antonio Murillo
José Antonio Murillo
Pablo Segura

A José Antonio Murillo se le recordará como director de la Expoferia de Sobrarbe. Esta es, quizá, su labor más visible, pero no la única. Detrás hay un arduo trabajo de defensa del territorio y del patrimonio de Sobrarbe en su sentido más amplio, a la que consiguió sumar a muchos que aún lloran su pérdida inesperada el pasado mes de junio.

La feria comienza sin una inauguración oficial, pero con un sentido homenaje a su labor. Desde su puesto como empleado del Ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe, recuperó la Ferieta y empezó a traer gallina de Sobrarbe, recuerda el ganadero Luis Lascorz, porque han colaborado juntos en muchos empeños. “José Antonio era de captar ideas, de motivarnos a todos los que teníamos en él un punto de apoyo. Compartíamos mucho la visión sobre qué tenía que ser aquello. Él tenía una visión muy amplia, hacia el turismo, el patrimonio vegetal, la gastronomía... Unimos todo porque creíamos que el desarrollo de Sobrarbe tiene que estar vinculado al medio ambiente y a la ecología”, detalla Lascorz.

Murillo fue fundador de Arto, Un paso atrás, la asociación de recuperación de semillas de Sobrarbe, para preservar el patrimonio genético, que ha trabajado en colaboración con el Cita. Además, cultivaba manzana de montaña en Banastón, donde vivía con su mujer Clara Cortés, y sus hijas Julia y Victoria, que continúan con la plantación. Un proyecto para crear una marca, que apenas ha echado a andar, también lleva su firma.

Y en muchos jardines y campos de Sobrarbe, y quién sabe en qué otros lugares, crece en su honor una carrasca, símbolo de Sobrarbe y del escudo de Aragón, por aquella idea que tuvo de regalar el árbol a los niños en la Ferieta, la cita del primer domingo del mes de febrero. Y, así, plantó la semilla de futuro.

Etiquetas