Sobrarbe

SOBRARBE / EXPOFERIA

La Expoferia de Sobrarbe se despide tras lograr atraer a 8.000 visitantes

Algunos expositores agotaron todo su género antes del cierre del certamen

Visitantes al recinto del Castillo de Aínsa, donde se ha celebrado la Expoferia
Visitantes al recinto del Castillo de Aínsa, donde se ha celebrado la Expoferia
Ayuntamiento de Aínsa

La Expoferia de Sobrarbe cerró este domingo una existosa trigesimosexta edición, después de atraer a cerca de 8.000 visitantes entre la tarde del viernes y la del  domingo, día en el que algunos expositores emprendieron el camino de regreso a sus lugares de residencia a mediodía al haber vendido todo el género con el que habían acudido a la feria ainsetana.

El alcalde de Aínsa-Sobrarbe, Enrique Pueyo, hizo un balance positivo del encuentro, que calificó de “extraordinario” tanto por el elevado número de asistentes como por las buenas cifras de ventas. “El legado que nos dejó José Antonio (exdirector de la feria, fallecido de manera repentina en junio) es un éxito que hemos podido mantener después de un 2020 complicado. Esta vez, con la vuelta de la carpa y del ganado, el dinamismo generado ha sido muy importante y el ritmo que lleva la Expoferia indica que seguirá creciendo en los próximos años”.

Por su parte, Luis Lascorz, ganadero local y presidente de Asapi (Asociación Aragonesa de Ganaderos de Bovinos de Raza Pirenaica), una de las asociaciones involucradas en la puesta en marcha de la feria, aseguró que recuperar la muestra ganadera ha sido esencial para el sector. “Es donde tenemos un contacto con el consumidor, con la sociedad en general. Existen falsas ideas y desconocimiento del consumo natural, equilibrado y racional de la ternera criada en extensivo y tenemos que hacer hincapié y darnos a conocer”.

Además de la muestra ganadera en el foso del Castillo y del centenar de puestos habilitados en la zona comercial, durante todo el fin de semana hubo demostraciones de elaboración de productos artesanos, juegos para familias, campeonatos y charlas.

Las Jornadas Agroganaderas José Luis García Chapullé “Chapu” tuvieron un destacado y necesario protagonismo. Junto a las charlas emprendidas entre el 28 de agosto y 2 de septiembre en escenarios tan variados como Graus, Tierrantona, Aínsa y Plan, el fin de semana la Torre del Homenaje del Castillo de Aínsa sirvió de altavoz para dar a conocer trabajos de desarrollo y dinamización de la economía local.

El domingo a mediodía, se entregaron los premios del concurso comarcal de ovino y el reconocimiento a los hortelanos. El premio al mejor lote se lo llevó Luis Cosculluela, mientras que Enrique Sin se hizo con el galardón a mejor semental y Joaquín Borruel al de la mejor cordera.

Entre los hortelanos, Begoña Broto, Vicente Bellosta y Huertas Pepín consiguieron los primeros premios a repartir.

Poco antes de la clausura de la XXXVI Expoferia, se entregaron también los premios del campeonato de aserrado de troncos, cuyos ganadores fueron los laureados en las últimas ediciones, José María Garcés y Radu.

Desde el Ayuntamiento de Aínsa apuntaron que, tras el positivo balance de este año, la Expoferia continuará firme en su propósito de dinamización social y de reencuentro entre productores y consumidores. Además, asociaciones e instituciones ya trabajan en hacer posible otra feria que nació en 2019, Follarasca, y cuya próxima edición se espera celebrar en otoño.

Etiquetas