Sobrarbe

TRADICIONES

El Punchacubas regresa con fuerza y congrega a medio millar de personas en la Plaza Mayor de Aínsa

Treinta y tres vinateros igualan el récord de participación de ediciones pasadas en una Feria del Vino Artesano con más de diez años de trayectoria

La Feria del Vino Artesano Punchacubas ha vuelto este sábado a llenar la Plaza Mayor de Aínsa tras un año de parón a causa de la pandemia. Desde las once de la mañana, momento del encendido de la hoguera preparada en el centro de la Plaza, y especialmente a partir de las 19:00h con la cata de vinos, multitud de visitantes han podido disfrutar del entorno, provisto ya de las típicas luces navideñas, y probar, incluso, exquisitos platos tradicionales como el cocido de anís o las sopas de ajo frito. En su elaboración participaban durante la mañana y junto a los numerosos voluntarios Josetxo Souto y Ramón Aso, los chefs del restaurante El Callizo.

En total treinta y tres vinateros aportaron este año sus producciones al jurado popular. La cifra, que iguala el récord de ediciones pasadas, la componen artesanos del vino de una quincena de localidades sobrarbenses como Guaso, Coscojuela de Sobrarbe, Arro, Abizanda o el Pueyo de Araguás. También se ha contado con la presencia de un vino de la Comarca de Somontano procedente, concretamente, de Hoz de Barbastro.

Tras el recuento de votos, el primer premio se lo llevó finalmente Ramón Bardají, vecino de Banastón, quedando en segunda y tercera posición José María Chéliz y Casa Buerba de Aínsa. El Jarro de Honor, por otro lado, y en reconocimiento a su larga trayectoria como productor, fue a parar a las manos de José María Solano, vecino de El Soto. Las cuatrocientas copas entregadas al comienzo de la tarde y los 220 tickets de cena vendidos dan fe del gran atractivo de esta feria, por la que se calcula que han pasado a lo largo de toda la jornada alrededor de 500 personas.

Las buenas temperaturas registradas cumplieron con su parte para que el encuentro se alargarse hasta bien entrada la noche. El calor del fuego, la buena compañía, Los Músicos del País, procedentes del Valle de Chistau, convirtiéndose en la charanga oficial de la fiesta, y el caldo o la carne a la brasa invitaban a saborear sin prisa el primer gran evento de la temporada de invierno en Aínsa.

Desde la organización, la concejala Susana Pérez agradece la implicación a todos los voluntarios y destaca la figura de José Antonio Murillo, que “ha estado muy presente en nuestros recuerdos en un día como hoy. Mientras hacíamos el recuento de votos no paraba de venir a mi memoria porque era un momento en el que nos lo pasábamos muy bien. Reunirnos aquí de nuevo y ver a la gente disfrutar de ésta y de todas las celebraciones en las que él era una pieza fundamental es el mejor homenaje que podemos hacerle”.

Cuentan que tiempo atrás la elaboración casera del vino era una seña de identidad de la cultura de la Comarca de Sobrarbe, siendo una actividad económica de gran relevancia en la zona. Cada año, las casas que se dedicaban a esta faena pinchaban el barril de la cosecha que correspondiera e invitaban a vecinos y amigos a disfrutar de un buen rato de convivencia.

De ahí el nombre de “Punchacubas” y de esta tradición que hoy, con carácter de fiesta anual desde hace más de diez años, regresa a la Plaza de Aínsa logrando congregar a turistas y habitantes alrededor de una gran hoguera. Es la primera gran hoguera de la temporada invernal, precediendo a los fuegos que durante diciembre y enero se suceden en el calendario del extenso municipio.

El evento, organizado por el Ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe, ha contado con la colaboración de las Asociaciones Arto-Un Paso Atrás, Mujeres El Eco y Vinateros de Sobrarbe. En total una veintena de personas han hecho posible que esta feria retome la senda con fuerza y que el desarrollo de la misma, así como la participación, hayan resultado ser muy satisfactorios.

Etiquetas