Sobrarbe

IGLESIA

El cura de La Fueva vuelve a casa tras media vida en el Sobrarbe

Antonio Gil regresa a su Corella natal, en Navarra, tras ejercer su ministerio sacerdotal

Antonio Gil García.
Antonio Gil García.
S. E.

Antonio Gil García, natural de la ciudad navarra de Corella, tiene 80 años, de los cuales ha pasado cuarenta -media vida- al servicio del Obispado de Barbastro-Monzón como párroco entre las localidades de Tierrantona y su grupo. A partir de ahora, los feligreses le recuerdan como “el cura de La Fueva” porque vuelve a casa, en Corella, tras ejercer su ministerio sacerdotal en la comarca altoaragonesa del Sobrarbe. En concreto, en Tierrantona, Arro, Charo, Formigales, Fosado, Los Toledos, Morillo de Monclús, Palo, Rañín. Salinas de Trillo, Troncedo, Alueza, Los Molinos (San Victorián, Oncíns, El Plano, La Muera), Solipueyo-Buetas, Humo de Rañín, Samper, La Cabezonada, Fuendecampo y San Juan de Toledo.

Antonio Gil se incorporó a las parroquias en la etapa del obispo Ambrosio Echebarría (1974-1999) y después ha servido a la Iglesia diocesana con los prelados Juan José Omella (1999-2004), Alfonso Milián (2004-2014) y Ángel Pérez, con quien ha finalizado su etapa. 

Los feligreses del Valle de la Fueva llenaron la iglesia de Tierrantona en la misa de despedida donde hubo escenas emotivas porque “don Antonio ha sido el cura de casa que hemos tenido cerca, siempre” y según indicó uno de los feligreses “le echaremos de menos”.

El sacerdote dio “gracias a Dios por este servicio y porque me habéis acogido en vuestras casas como un familiar más, así que volveré cuando sea posible porque olvidarse es imposible después de 40 años”. Tierrantona y las localidades que atendió hasta mediados de diciembre forman parte de la Unidad Pastoral de Sobrarbe formada por los sacerdotes José Alejo, John Mario Moná y José Luis Nunes con diez animadores de la comunidad, según la reciente reestructuración realizada en la Diócesis de Barbastro-Monzón.

Etiquetas