Sobrarbe

CERTAMEN

La Ferieta de Aínsa recobra el brillo de las ediciones previas a la pandemia

El acontecimiento ha logrado atraer a visitantes de otras comunidades autónomas y ha dinamizado un fin de semana de alta ocupación hotelera

En la explanada del Castillo no ha faltado animación durante todo el fin de semana.
En la explanada del Castillo no ha faltado animación durante todo el fin de semana.
S.E.

El clima favorable y la sobresaliente participación de expositores y de público han devuelto a la Villa Medieval de Aínsa las buenas sensaciones de los años previos a la pandemia. Tanto los vendedores, un total de 91, como la asistencia, que se calcula a lo largo de todo el fin de semana en alrededor de 8.000 personas, han vestido el casco antiguo de algarabía, entusiasmo y mucha satisfacción tras un aciago 2021, año en el que la organización se veía obligada a sacar adelante una versión reducida bajo estrictas medidas de seguridad.

Este domingo han regresado a la explanada del Castillo las tan requeridas y vistosas exposiciones de ternera pirenaica, ovejas, latón de La Fueva, o burros, y a la Plaza Mayor la hoguera y los puestos de venta en una jornada marcada por el tiempo soleado y la sucesión de acontecimientos para todas las edades. Precisamente trescientos jóvenes han podido disfrutar de nuevo del Cross de la Ferieta en su vigésimo tercera edición y recibir, asimismo, la tradicional carrasca. Ha regresado también la demostración de perros truferos, el intercambio de semillas y el reparto de caldo de Gallina de Sobrarbe cuyas existencias se agotaron, al igual que ocurría con las de judía de montaña, longaniza o ternera guisada “Roya Pirenaica” en las degustaciones preparadas para la ocasión.

Otro de los momentos que más expectación ha generado tras un año de parón ha sido la subasta de animales, vendiéndose los cinco sementales dispuestos para tal fin por valores que en algunos casos han superado los 2.400 euros. Luis Lascorz, presidente de ASAPI y empresario local, señala que se ha hecho “un esfuerzo notable para traerlos aquí y llegar al consumidor, que es quien de verdad puede garantizar nuestro futuro”, y ha reconocido el singular escaparate que es el Castillo de Aínsa para promocionar el trabajo de quienes se dedican al sector primario.

Otorgar visibilidad a los agricultores y los ganaderos de la zona es una de las prioridades de la Ferieta. El interés que jóvenes del territorio han mostrado en el ámbito de la agroalimentación se verá reforzado con la Ley de Venta Directa, ya que pequeñas explotaciones podrán vender sus productos sin necesidad de recurrir a intermediarios. Sobre éste y otros asuntos hubo tiempo de debatir en un coloquio celebrado la tarde del sábado, poniendo de relieve las dificultades que atraviesa el sector primario en Sobrarbe y la necesidad de crear un espacio de opinión en el que la administración tenga en cuenta las peculiaridades del territorio a la hora de facilitar ayudas. En la mesa participaron Laura Bielsa Uche y Andrés Bielsa Miró, ganaderos, Carlos Calvo Gracia, representante de la Oficina Comarcal Agroambiental, y José Ramón Olivar Giménez, presidente de la galardonada Cooperativa Agropecuaria del Sobrarbe.

Éxito de ventas y de ocupación hotelera

El primer fin de semana de febrero ha supuesto un soplo de aire fresco para el sector del turismo, que ha visto cómo visitantes llegados de Francia y también de comunidades autónomas como País Vasco o Cataluña llegaban a disfrutar de la programación ferial. La alta ocupación de alojamientos ha completado el éxito de ventas cosechado por parte de los productores participantes, “entre los que hemos vuelto a ver a nuestros vecinos franceses gracias a la estrecha relación histórica que siempre nos ha unido”, explicaba el alcalde de Aínsa-Sobrarbe Enrique Pueyo. El alcalde ha destacado, por otro lado, “la ausencia significativa de José Antonio Murillo en la primera Ferieta que celebramos tras su fallecimiento. No obstante, gracias al esmero con el que trabajan empleados y voluntarios del ayuntamiento hemos podido sacar adelante una edición exitosa que nos devuelve la ilusión después de una época tan complicada para organizar eventos de este tipo”. 

La Ferieta daba su pistoletazo de salida a las diez de la mañana de este domingo tras un sábado frenético animado por las Jornadas de la Trufa y la entrega de Premios Cruz de Sobrarbe. Concluyen los días festivos, pues, con una enorme satisfacción y la gratitud hacia quienes hacen que acontecimientos como éste sigan siendo seña de identidad y foco de atención para vecinos y visitantes de la zona.

Etiquetas