Sobrarbe

RECONOCIMIENTO

Apartamentos Balcón del Pirineo, premiados en una época “difícil”

Este negocio familiar comenzó en los años 90, pero “poco tiene que ver” con la actividad actual y por ello han sido galardonados por Cepyme Aragón

Esta empresa apostó por la diferenciación e incluyó jacuzzis en todas sus habitaciones.
Esta empresa apostó por la diferenciación e incluyó jacuzzis en todas sus habitaciones.
S.E.

“Es un premio muy motivador porque te hace ver que estás haciendo las cosas bien”, dice Jorge Rabal, propietario de los Apartamentos Balcón del Pirineo, sobre el galardón que recibieron a principios de este mes por parte de Cepyme Aragón. Unos premios que reconocen el esfuerzo, iniciativa, trayectoria e innovación de las pymes y autónomos de la comunidad aragonesa y que han destacado a una empresa por cada comarca del territorio aragonés.

En este caso, Apartamentos Balcón del Pirineo, ubicados en Buesa, es la empresa galardonada en la comarca del Sobrarbe, donde llevan desde los años 90 ejerciendo su actividad. Si bien, “poco tiene que ver” la actividad que realizan hoy en día, ya que “la formulación es muy diferente”, señala su propietario, segunda generación en esta empresa.

“Mis padres comenzaron con el turismo rural como complemento de la renta agraria”, explica, lo que hizo que él se criara desde los 10 años “entre vacas y con la hostelería”. Tras este tiempo, Rabal cuenta que se marchó a estudiar fuera y vivió por diferentes países, “pero siempre con el vínculo emocional de volver a Buesa”, porque dice que es lo que en todo momento le ha “llamado la atención”.

Por eso, en 2004 comenzó a trabajar en estos apartamentos tal y como son actualmente. “La idea fue la de hacer una oferta diferente a lo que había en la zona y crear un equipo de trabajo que permitiera dar un servicio de calidad”.

Gracias a la puesta en marcha de la Tirolina Ordesa Pirineo ofrecen actividades de ocio completas.
Gracias a la puesta en marcha de la Tirolina Ordesa Pirineo ofrecen actividades de ocio completas.
S.E.

En este sentido, Rabal indica que, desde el comienzo, apostaron por la diferenciación. “Nos posicionamos con una manera distinta de cocinar la carne en la parrilla y en el horno, e introdujimos los jacuzzis en todas las habitaciones, algo que ahora es habitual, pero cuando empezamos no había apartamentos con este servicio”, dice, “porque siempre hemos apostado por el trato familiar y el producto diferenciado”. Posteriormente, Rabal puso en marcha la Tirolina Ordesa Pirineo para completar esta experiencia de ocio con algo más que fuera “atrevido y diferente” y ofrecer a sus clientes “dónde dormir, dónde comer y qué hacer, todo en uno”. Actualmente esta iniciativa cuenta con 18 personas en plantilla “en un pueblo de 30 habitantes”, reconoce satisfecho.

Por todo ello, el premio de esta entidad aragonesa le “enorgullece” al comprobar “que todo el trabajo realizado lo estás haciendo bien”. “A nivel personal, es bonito ver cómo estás entre todas las empresas reconocidas y que muchas de ellas tienen un bagaje bastante largo”.

“Mucha preocupación”

Un galardón que sirve como “empuje” en esta época “tan difícil”, ya que Rabal no duda en reconocer que está “muy preocupado por la subida de los precios” y no sabe “hasta qué punto va a ser sostenible”.

“Nosotros vivimos del ocio y el ocio será lo primero que la gente se quite para dar de comer a sus hijos o para pagar la luz”, expresa Rabal, quien ahora va a apostar “más si cabe” por los productos locales y el producto realizado por ellos mismos.

Etiquetas