Sobrarbe

#SOYDELALTOARAGON - BOLTAÑA

La Peña Karpy, apoyo incondicional al club azulgrana y jugador número 12 del Boltaña

Creada hace dos años, cuenta con sesenta socios y está presidida por Miguel Campo, que lleva toda
la vida vinculado al club deportivo local

Socios de la Peña Karpy, que se fundó hace dos años, siguen al Huesca en los partidos que juegan en el Alcoraz.
Socios de la Peña Karpy, que se fundó hace dos años, siguen al Huesca en los partidos que juegan en el Alcoraz.
S.E.

La SD Huesca se ha consolidado con su militancia en las categorías de oro y plata del fútbol español como el equipo de la provincia, y prueba de ello son las numerosas peñas que se han creado a lo largo y ancho del territorio.

La Peña Karpy de Boltaña es un ejemplo de empuje al club azulgrana, ya que a pesar de sus dos años de andadura, no rebla en su apoyo al Huesca, eso sí sin dejar de apoyar al Club Deportivo Boltaña que, no en vano, en 2023 celebrará su centenario.

Francisco Pérez González, alias Karpy, un vecino de la villa sobrarbense aficionado al fútbol y ya fallecido, es al que se quiso dedicar la peña boltañesa poniéndole su nombre. Presidida por Miguel Campo, que también milita al frente del Boltaña desde hace 15 años, y con Rafael Pujol en las labores de secretario, cuenta con sesenta y un socios de todas las edades.

Cada vez que juega el Huesca en el Alcoraz, una veintena de personas suelen acudir al estadio a animar al equipo, ya que, al margen de los cinco carnés de los que dispone la peña para sus socios, hay miembros de la misma que son socios del Huesca. En el caso de los partidos que disputa fuera, van a algunos desplazamientos y también se reúnen para verlos en el Parador, que en próximas fechas se convertirá en la sede oficial de la Peña Karpy.

Rafael Pujol consciente de la racha que atraviesa el club fuera de casa, confía que tras las navidades la cosa cambie, y los partidos en campo contrario también se sumen por victorias.

“En estos dos años que lleva la Peña ha habido de todo. Ratos muy buenos, menos buenos y malos”, asegura Pujol, que confía en que en 2023 predominen los buenos. Así su alegría será plena.

Y es que el CD Boltaña suma sus choques por victorias. De los doce encuentros disputados este año ha ganado diez y ahora mismo lidera la clasificación de su grupo en la Segunda Regional.

“No podemos estar más contentos. El año pasado, tras la pandemia no hubo fútbol, y este año había ganas. Los jugadores del pueblo lo pidieron y tenemos un grupo muy majo. Están dando un gran rendimiento y estamos todos sorprendidos por el nivel que están demostrando”, afirma Miguel Campo.

Este 2022 han entrado “cuatro chavales de Boltaña de 18 años, que están dando mucho al equipo y eso ha contribuido para que nos pongamos líderes de la categoría, algo que resulta complicado porque hay equipos buenos y potentes”, relata el presidente.

Miguel Campo lleva toda la vida vinculado al Club Deportivo Boltaña, entidad que cuenta con ciento cincuenta socios y que preside desde hace cinco lustros, pero en la que comenzó a jugar con 17 años.

Respecto al centenario que el CD Boltaña festejará el año que viene, Campo tiene claro que cumplir un siglo como emblema deportivo de la villa, “dice mucho del club y del pueblo. Que hace cien años hubiera un equipo de fútbol, es muy grande para la historia de la entidad y de Boltaña”.

En este siglo de andadura, el conjunto sobrarbense ha tenido “altos y bajos, pero siempre hemos estado allí”. En estos últimos quince años ha militado en Segunda y Primera Regional y en Preferente. “En este tiempo de presidencia -cuenta Miguel Campo- he vivido varios ascensos y descensos porque somos un equipo en el que muchos de los jugadores estudian fuera, ya que en los pueblos no hay mucha juventud, y además, en la zona hay cinco equipos, y no es fácil conseguir gente”.

El hecho de que buena parte de la plantilla esté fuera obliga a entrenar solo un día a la semana. “Por eso, en Segunda Regional nos defendemos bien pese a que suele haber gente de calidad y buenos equipos, pero en Primera Regional, al no poder entrenar más, lo notamos y es difícil poder mantener la categoría”. “Con todo y con eso -reitera Campo- hace unos años estuvimos dos temporadas en Preferente, prácticamente sin entrenar, eso coincidió con grupos de jugadores muy buenos, que a pesar de no poder entrenar estuvieron compitiendo por cosas grandes”.

Esta temporada los resultados acompañan y la clasificación los avala, por eso Miguel Campo asegura que hoy por hoy el CD Boltaña “puede aspirar a todo”, y para ello confía en que les respeten las lesiones. “Dos jugadores que teníamos al principio, por lesiones graves no están con nosotros, y nuestro goleador, con ocho tantos en los seis primeros partidos, lleva varias semanas sin jugar”. Así las cosas, confían en que la situación cambie “porque estamos compitiendo, pero estamos luchando también contra las lesiones”, y para ello cuentan con el apoyo del jugador número 12, una afición que siempre está con ellos.

Etiquetas