Somontano

SOMONTANO - OJO AVIZOR

Los hospitales de Huesca y Barbastro han comenzado a realizar la Radioterapia Intraoperatoria

Los pacientes entran una sola vez en quirófano, les realizan la operación y suministran toda la radioterapia

Los hospitales de Huesca y Barbastro han comenzado a realizar la Radioterapia Intraoperatoria
Los hospitales de Huesca y Barbastro han comenzado a realizar la Radioterapia Intraoperatoria
S.E.

HUESCA.- La Radioterapia Intraoperatoria ya es una realidad en la provincia. Los hospitales de Huesca y Barbastro ya han utilizado esta innovación en las primeras intervenciones que ahorran tiempo en la recuperación de los enfermos de cáncer y repercuten en la mejora de su calidad de vida . "La pieza clave es llegar a toda la comunidad independientemente de su código postal". Con esta frase, la radióloga Reyes Ibáñez describe uno de los objetivos que desde hace más de una década persiguen a través de su proyecto, pionero en sanidad. Se trata de llevar el tratamiento de radioterapia a todos los hospitales de Aragón.

El pasado 14 de mayo, gracias a esta iniciativa, se realizaba en el Hospital San Jorge de Huesca la primera intervención de radioterapia intraoperatoria a una paciente con cáncer de mama, y de igual modo se realizaba el día 22 en el Hospital de Barbastro.

Este proceso, denominado "one step" (un solo paso) se centra, tal y como explica Ibáñez, en quitar el tumor maligno y aplicar en la misma intervención quirúrgica toda la radioterapia que la paciente recibiría entre 25 o 30 sesiones.

Este tratamiento, conocido como IORT por sus siglas en inglés (Intraoperative Radiation Therapy), en castellano Radioterapia Intraoperatoria (RIO), permite que la paciente reciba en un día todo el tratamiento, pero, a su vez, libera los aceleradores para otros procesos tumorales, ya que la radioterapia es un tratamiento cada vez más demandado en este área.

Sin embargo, este tratamiento se utiliza en la actualidad solo para determinados casos de cáncer de mama ya que, según detalla Ibáñez, no se puede llevar a cabo en todos los pacientes, sino que deben cumplir con una serie de criterios. Por una parte, debe tratase de un tumor precoz, de bajo riesgo y su tamaño tiene que ser pequeño (no mayor de 3 centímetros).

Por otra parte, las posibles pacientes tienen que ser mujeres posmenopáusicas o rondar los 50 años. El 80% de las personas sobre las que se aplica la RIO no recibe ningún otro tratamiento a posteriori. Sobre el otro 20%, según detalla la especialista, se puede continuar con la aplicación de radioterapia externa con aproximadamente 15 sesiones.

Sin embargo, la importancia de este proyecto engloba otros elementos como paso previo a la realización de ese tipo de intervención. Esta especialidad "clásicamente" se ubicaba en grandes hospitales, como por ejemplo el Miguel Servet o el Clínico de Zaragoza, los cuales han desarrollado una fusión de estos dos servicios, de manera que los pacientes disponen de una puerta de entrada única para recibir su tratamiento mediante una gestión conjunta.

La oncología radioterápica es una especialidad dedicada al tratamiento del cáncer, es decir, de los tumores cancerígenos, mediante la aplicación de radiaciones ionizantes.

La doctora Ibáñez dirige desde 2015 un proyecto con el que han perseguido la expansión y sobre todo el acercamiento de esta especialidad a toda la comunidad autónoma. Para ello, los especialistas se desplazan desde Zaragoza a los hospitales de las otras provincias desde Teruel y Alcañiz hasta Huesca y Barbastro.

El 29 de enero de este año comenzaron a acudir semanalmente al Hospital San Jorge donde ya han atendido a cerca de 100 pacientes para desarrollar sus revisiones, consultas y valoraciones previas. Con respecto a este servicio, la radióloga hace una valoración muy positiva e incide sobre todo en la mejora de la calidad de vida de los pacientes.

Una de las especialistas en oncología radioterápica que acude semanalmente al Hospital San Jorge es Sara Corral, quien realiza desde febrero el seguimiento a pacientes con cáncer de mama. Los médicos se desplazan a los hospitales donde se diagnostica y se administran tratamientos de cáncer de forma que se eviten viajes a los enfermo.

Anteriormente, las pacientes debían desplazarse hasta Zaragoza para cualquier tipo de consulta. "Ahora tenemos una sala y realizamos todo el seguimiento desde Huesca". Los denominados como "estadios iniciales", es decir, las primeras visitas, así como el seguimiento del tratamiento y todo el proceso, se desarrolla ahora en el Hospital San Jorge gracias a los desplazamientos de estos especialistas.

Con respecto al tratamiento de la radiología intraoperatoria, Corral indica que no es algo novedoso, ya que llevan aproximadamente 4 años desarrollando esta técnica en Zaragoza, pero sí que supone un avance para todas las pacientes en la provincia sobre las que se puede aplicar esta técnica.. Tal y como explica, la idea es desarrollarla en Huesca y en Barbastro, de manera alterna, una semana en cada hospital.

¿QUÉ SUPONE PARA LA PROVINCIA?

Uno de los colectivos que desde hace años ha reclamado la extensión de los servicios de radioterapia a San Jorge es la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). Su presidenta provincial en Huesca, Aurora Calvo, muestra su alegría por la incorporación de este tratamiento a los hospitales de la provincia. Desde hace más de 20 años, tal y como explica, solicitaban su establecimiento, por ello, lo define como un "primer paso importante".

Las ventajas que supone este servicio para las personas sobre las que se podrá aplicar, abarcan según Calvo, a las pacientes de Huesca pero sobre todo, a aquellas que viven en los pueblos de la provincia, especialmente en todos los que se encuentran más alejados de la capital aragonesa, a donde hasta ahora se trasladaban para las correspondientes sesiones de radioterapia.

Los aspectos positivos según la presidenta son muchos. Por una parte, hace referencia al ahorro de tiempo y también económico que supondrá para los pacientes. "Además es una mejora para la calidad de vida de todas ellas, ya que en esos momentos no estás en el mejor estado de salud".

En suma a todo esto, considera que el principal valor añadido resultado de este tratamiento es el impacto psicológico sobre los pacientes. "No es lo mismo entrar al quirófano y en una sola intervención, que te realicen la operación y te suministren toda la radioterapia de una vez a tener que bajar 25 o 30 días para las diferentes sesiones. Con este tratamiento, las pacientes sienten como que cierran un capítulo ese mismo día", detalla.

Otro de los beneficios también muy importantes que se consiguen con este nuevo servicio, repercute en otros enfermos sobre los que no se puede llevar a cabo esta intervención, ya que podrán acudir a la consulta del médico de radiología, que se trasladará semanalmente a Huesca, para consultas o dudas.

Este es el paso previo para conocer a los expertos de esos hospitales y llevar a cabo todo el proceso para acercar este tratamiento a los diferentes hospitales de las provincias aragonesas, tal y como matiza la doctora Reyes Ibáñez. "Ha requerido de un trabajo previo de mucho tiempo. Comenzamos en el 2015 en el Miguel Servet donde hemos tratado a más de 400 pacientes. Tras analizar los resultados, hemos comprobado que es altamente efectivo y seguro para ellas".

Durante estos 4 años, desde la fundación han trabajado para expandir la técnica al resto de centros, ya que "no es tan sencillo como llevar una máquina. Es necesario que la especialidad estuviera en la cartera de servicios del hospital, habilitar el quirófano y obtener los permisos correspondientes". Además, Ibáñez insiste en que estas intervenciones son del tipo "multidisciplinar", ya que en ellas es necesaria la participación de varios tipos de especialistas: desde los radiólogos, hasta ginecólogos, cirujanos y físicos médicos

UN IMPORTANTE PASO

Tanto las médicos Reyes Ibáñez y Sara Corral como Aurora Calvo, presidenta provincial de la AECC, coinciden en que la incorporación de la Radioterapia Intraoperatoria al hospital de San Jorge y Barbastro es el primer paso para que ambos centros dispongan de esta especialidad y en consecuencia de su propio acelerador de rayos con el que se podrían dar las sesiones de radioterapia en la provincia, sin la necesidad de desplazarse hasta Zaragoza. Para la radióloga, se trata de un proyecto a medio plazo pero remarca que concretamente el hospital de San Jorge "podría perfectamente" disponer de ello. Con esta afirmación considera también el importante volumen de pacientes que hay en la provincia, sobre los que reciben un "apoyo incondicional. Lo valoran mucho".

El proyecto de "acercar" este tipo de servicios a varios hospitales fuera de la capital aragonesa, es pionero en el mundo sanitario. Con la posibilidad de aplicar radioterapia intraoperatoria no solo se marca un hito en la provincia y en los hospitales de Barbastro y San Jorge, sino que se mejora la calidad de vida y la situación psicológica de todos los pacientes que sufren un cáncer. Y esto, es lo más importante.

Etiquetas