Somontano

SOMONTANO - PATRIMONIO

La torre de la Catedral de Barbastro lucirá su mejor cara con motivo de los diez años de la apertura del Museo Diocesano

Se han empezado las tareas de limpieza en sillares exteriores y seguirán las obras en el interior

La torre de la Catedral de Barbastro lucirá su mejor cara con motivo de los diez años de la apertura del Museo Diocesano
La torre de la Catedral de Barbastro lucirá su mejor cara con motivo de los diez años de la apertura del Museo Diocesano
Á.H.

BARBASTRO.- Las tareas de limpieza en sillares exteriores de la torre de la Catedral se enmarcan entre las acciones para reanudar las visitas guiadas -de momento, sin fecha- que serán una de las novedades previstas con motivo de los diez años de la apertura del Museo Diocesano. El proceso posterior a eliminar tres últimos nidos de cigüeña en la torre campanario, con autorización del Inaga, lleva consigo diversas tareas y obras para dejar la torre en condiciones adecuadas para reanudar visitas guiadas que se interrumpieron en el año 2013.

A la limpieza exterior de sillares -autorizada por Patrimonio- seguirán las obras interiores con restauración de peldaños y alfeizares dañados. Al mismo tiempo, tareas de limpieza y acondicionamiento interior porque las últimas se realizaron en 2013 y las necesidades son acuciantes para dejar la torre en condiciones, según informó la arquitecta Ana Torres, a quien el Obispado ha encargado este plan de trabajo.

Al mismo tiempo, se instalará un sistema de protección en el deambulatorio para evitar anidamientos para los cuales se han habilitado lugares adecuados en zonas próximas, conforme a las instrucciones y normas del Inaga. En seis años, es la primera vez que la torre campanario no tiene nidos, en el conjunto de la catedral se retiraron cuatro en enero de 2019 y solo queda uno -en el templete- en espera de conseguir la autorización para sacarlo porque origina filtraciones en el interior del templo.

La eliminación de casi todos los nidos ha permitido la instalación de nuevas canaleras y bajantes en el techo del templo y el retejado en algunas partes con destrozos. Hasta ahora, las nidificaciones afectaron a la Torre campanario que es Bien de Interés Cultural (BIC) y forma parte del conjunto de la catedral, declarado Monumento Histórico Artístico desde 1923 por lo que disfruta de "máxima protección" amparada a la Ley de Patrimonio Cultural de Aragón.

La reanudación de visitas permitirá la posibilidad de conocer la singularidad de la torre interior y conocer la historia de 300 barbastrenses que murieron abrasados por el incendio y saqueo de las tropas de Beltrán Duguesclín, el 2 de febrero de 1366, hace seis siglos y medio. El arquitecto Pedo de Ruesta edificó la actual sobre los restos de la primitiva, entre los años 1600-1614. La torre de piedra con muros de sillería muy sólida protege otra interior de ladrillo.

Etiquetas