Somontano

SOMONTANO - PANDEMIA DE COVID-19

Darío Prada y Begoña Bergua nos hablan de lo difícil de llevar 20 días prácticamente aislados en su casa de Padua

Relatan que ha habido un cambio de mentalidad, que sus salidas cada vez son menores y que hay más restricciones por parte del Gobierno

Darío Prada y Begoña Bergua nos hablan de lo difícil de llevar 20 días prácticamente aislados en su casa de Padua
Darío Prada y Begoña Bergua nos hablan de lo difícil de llevar 20 días prácticamente aislados en su casa de Padua
S.E.

BARBASTRO.- "No es fácil llevar 20 días en casa a sabiendas de que serán bastantes más" señala el altoaragonés Darío Prada (Estadilla) que reside con su esposa Begoña Bergua (Barbastro) y su hijo Darío en la ciudad italiana de Padua desde la que cuenta su experiencia, al igual que lo hizo hace dos semana para este periódico en los primeros días del brote de coronavirus. Darío explica que "a partir de entonces, comencé a trabajar en casa y de forma gradual hemos reducido nuestras salidas a paseos por el parque y hacer la compra".

En cuestión de quince días, "han cambiado muchas cosas aquí, veo grandes similitudes entre la reacción inicial que hubo en Italia y la que puede tener mucha gente, hoy en España. En cierto modo es como si fuéramos unos días por delante" explica desde Padua en declaraciones para DIARIO DEL ALTO ARAGÓN y subraya que ha cambiado mucho la mentalidad, "en general, muchos pensaban que, si bien preocupante, era algo que afectaría solo a un grupo determinado de personas, en su mayoría ancianos".

Sin embargo, "ante el alarmante número de contagios esa idea ha cambiado para dar paso a otra realidad, la expansión del virus pone en riesgo el sistema sanitario porque muchos contagiados necesitan terapia intensiva y los hospitales estan al borde del colapso en las zonas más afectadas. Las restricciones han ido en aumento y cada medida del Gobierno ha sido un giro de tuerca para aumentar el aislamiento, lo que antes eran recomendaciones, ahora son prohibiciones".

En este sentido, "a día de hoy solo salimos de casa para ir al supermercado y los negocios están cerrados en todo el país, excepto los de alimentación y farmacias. No es fácil llevar 20 días en casa a sabiendas de que serán bastantes más". De todas maneras, "nos mueve la responsabilidad de pensar que es por el bien de todos porque parece que la única forma de evitar la expansión del virus es quedarse en casa".

Desde su casa, "animo a la gente de España a reflexionar y aprender de la situación en Italia, si tenemos un comportamiento responsable y cambiamos nuestros hánitos diarios, pasando más tiempo en casa, evitaremos que se llegue a una situación tan extrema como la que vivimos mi familia y yo en Padua". La familia reside en esta ciudad desde hace doce años, en el norte de Italia, con censo es de 210.000 habitantes, nada que ver con Estadilla y Barbastro de donde son naturales y residen sus padres.

Etiquetas