Somontano

SOMONTANO - ENOLOGÍA

Avanzan las labores de una vendimia que mira al mercado

La crisis del sector hostelero no pasa desapercibida para las bodegas

Avanzan las labores de una vendimia que mira al mercado
Avanzan las labores de una vendimia que mira al mercado
B.E.

HUESCA.- La actividad de la vendimia se extiende en el Consejo Regulador de la Denominación de Origen (D.O.) del Somontano. Si bien hace unas semanas era Bodegas Sommos la primera en realizar esta labor, la semana pasada hicieron lo propio las de Laus, Enate, Bodegas Pirineos, Viñas del Vero, Bodegas Alodia, Bodegas Otto Bestué. Bodegas Villa D"orta y Bodegas Sers, entre otras, con las variedades blancas Gewürztraminer y Chardonnay, además de la tinta de Merlot.

Según estima Óscar Torres, director de certificación del Consejo Regulador de la D.O. protegida Somontano, se estima que este jueves podrían haberse recolectado unos dos millones de kilos de uva, de los 15,5 millones que se esperan al final de la campaña, prevista en torno a la última semana de septiembre, con la participación de las 29 bodegas que forman parte de esta Denominación de Origen.

Si bien para esta campaña se espera "bastante menor" que el año pasado en cuanto a producción por el hielo, pedrisco y las condiciones de humedad y temperatura "que han complicado la cantidad aunque esperamos muy buen calidad".

Respecto a las afecciones de la crisis sanitaria en el mercado, indicó que las ventas se han visto mermadas "al estar muy enfocadas al Canal Horeca, de hostelería y restauración en un año más difícil en el que las bodegas se tienen que reinventar con un descenso que se va equilibrar con la menor producción de la cosecha".

La vendimia se realiza de manera mecanizada en un 90% de los viñedos de la D.O. Somontano, por lo que no se han producido afecciones o brotes por la covid-19. "Para el viticultor el momento actual es clave al recogerse todo el trabajo de todo el año", comenta.

SITUACIÓN DEL RESTO DE ESPAÑA

La vendimia se extiende por toda España, con buenas previsiones en el campo y medidas de seguridad para los temporeros, pero con perspectivas muy inciertas sobre el destino de la uva por la parálisis de mercados a causa de la covid-19.

Viticultores de todo el país se han incorporado a la campaña, con estimaciones generales de cosecha buenas -salvo excepciones en explotaciones afectadas por hongos-, pero con mucha incertidumbre por la crisis en la hostelería y otros factores como el Brexit o los aranceles de EE.UU.

Las estimaciones de cosecha oscilan entre los 43 y 44 millones de hectolitros (entre un 16 y un 19 % más que en 2019), pero son preliminares porque dependiendo del clima podrían variar e incluso ascender a los 45 millones, según el presidente de Cooperativas Agro-Alimentarias, Ángel Villafranca.

El responsable de Cooperativas Agro-Alimentarias afirma que para el sector se abre un "nuevo período de incertidumbre con mayúsculas", si bien se aplicaron medidas en julio para autorregular la oferta en España, con el apoyo de la Unión Europea (UE).

A su juicio, el escenario es "preocupante", por las nuevas restricciones a la hostelería o el ocio nocturno, a los que se suman los aranceles de EE.UU. o la sombra de un Brexit sin acuerdo.

Por este motivo, reclama que las medidas extraordinarias se amplíen a la vendimia nueva, la 2020-2021.

Por su parte, Cooperativas, empresarios agrícolas y Denominaciones de Origen han expresado su preocupación por la seguridad de los temporeros y han preparado protocolos y medidas sanitarias, como la toma de temperaturas o el reparto de equipos de protección individual.

El secretario general de Arag-Asaja en La Rioja, Igor Fonseca, explica que en la organización de cuadrilla se intenta que los equipos sean pequeños; si hay algún caso positivo por covid-19 se aplica el aislamiento preventivo y si el temporero no tiene residencia en la autonomía se le proporciona alojamiento.

La Rioja anunció desde el principio de la vendimia la realización de pruebas PCR a los jornaleros, a petición del sector.

El responsable del sector del vino de UPA, Alejandro García-Gascó, resalta que se trata de aplicar las mismas condiciones que las que siguen los trabajadores de cualquier empresa.

Desde Coag, Joaquín Vizcaíno reclama que los precios de la uva que percibe el agricultor cubran los costes de producción esta vendimia, que este año serán superiores.

Etiquetas