Somontano

SOMONTANO - EMPRENDIMIENTO

Ana Blasco, emprendedora rural en Alquézar: "Aquí vivimos dos veces, pero tienes que buscarte la vida en todo"

"Las instituciones han de trabajar para modernizar las infraestructuras y favorecer el desarrollo de las iniciativas y el teletrabajo", opina

Ana Blasco, emprendedora rural en Alquézar: "Aquí vivimos dos veces, pero tienes que buscarte la vida en todo"
Ana Blasco, emprendedora rural en Alquézar: "Aquí vivimos dos veces, pero tienes que buscarte la vida en todo"
Á.H.

ALQUÉZAR.- Ana Blasco es una emprendedora en el medio rural. Vive a caballo entre la localidad oscense donde nació, Alquézar, y la de su marido, Bierge --a 16 kilómetros--, y desde allí ha impulsado varias iniciativas empresariales. Ha asegurado que en el medio rural viven "dos veces en proporción a una capital", pero "hay que buscarse la vida en todo y los servicios no son los mismos".

Así lo ha explicado en declaraciones a Europa Press. Ha añadido que en el mundo rural "tienes unas ventajas con respecto a la ciudad, en calidad de vida, tiempo, tiempo para ti, para estar y vivir bien", pero no se puede permanecer allí "sin coche, sin trabajo y viéndolas venir".

Esto es así porque los servicios no son los mismos, para acceder a ellos en muchos casos hay que desplazarse y, por ejemplo, "si quieres tener hijos", no hay tantas facilidades para encontrar guarderías o actividades extraescolares.

En su caso, sus hijos fueron al colegio en Álquezar, a la escuela de la localidad "gratuita y donde nos facilitaban todo", si bien las familias procuraron mejorar todo lo que pudieron la oferta extraescolar, "como inglés a través de una escuela itinerante que iba por los pueblos y clases de escalada", ha contado Blasco.

Asimismo, ha comentado que para eso contaron con el apoyo de la comarca, también para cursos de gimnasia de mantenimiento para mayores y niños y cursos de patinaje, así como la colaboración del ayuntamiento y de la escuela de montaña, que poseen una aulas que sirven "de centro para todo".

"Aquí tenemos que luchar" por que haya escuelas de educación infantil, extraescolares y "una buena asistencia médica", entre otros servicios, ha glosado.

TURISMO Y AGROINDUSTRIA

Ana Blasco ha manifestado que Alquézar es un pueblo turístico "al cien por cien", aunque no siempre lo ha sido y Bierge, una localidad "donde hay mucha pequeña empresa agroalimentaria que ha nacido por el desarrollo turístico" de la zona.

En su caso, regenta junto a su hermana María del Carmen el restaurante 'Casa Pardina', en Alquézar, en una vieja casa familiar. Allí, da empleo a seis mujeres con diferentes circunstancias familiares y de diferentes procedencias, con contratación durante todo el año para facilitar la conciliación. "Hay madres solteras, separadas, rumanas, francesas, árabes y una catalana", ha narrado Ana Blasco.

Según ha expuesto, comenzó sus proyectos emprendedores junto a sus padres y su hermana, con el bar-restaurante 'Mesón del Vero'. En ese momento, ella apoyaba los fines de semana, mientras estudiaba Relaciones Laborales en Huesca. Tras concluir sus estudios, se sumó al proyecto.

A partir de ese momento, "hemos ido arreglando nuestro patrimonio a base de mucho trabajo" ya que han puesto en marcha unos apartamentos de alquiler, denominados 'Fornocal', primero para el turismo y ahora para trabajadores. Están ubicados en un edificio que era un antiguo horno de cal.

En 2007, cerraron el 'Mesón del Vero' y en 2009 abrieron el restaurante 'Casa Pardina', que se ha convertido en "referente" en la provincia. Asimismo, han impulsado una pequeña tienda con productos de la zona, llamada 'Cosas de aquí'.

Blasco ha asegurado que siempre han sido emprendedores y desde muy pronto, junto con su hermana, ayudaban en casa a cuidar animales, recoger olivas, almendras "o a lo que fuera".

Según ha relatado, su padre era camionero y estaba toda la semana fuera de casa y ellas, al ser dos hermanas, debían colaborar en lo que fuera preciso. "Nunca tuvimos ningún problema en hacer cualquier tipo de trabajo, masculino o femenino", ha apostillado.

ARRIESGARSE A EMPRENDER

Ana Blasco ha comentado que tuvo la posibilidad de buscar un trabajo y ser una asalariada, pero prefirió quedarse en la zona, emprender y "arriesgarse" a tener hipotecas, contratar con diferentes gremios y hacer todo lo necesario que implica tener un negocio.

En este punto, ha considerado que las administraciones públicas han de comprender que son necesarios emprendedores en el territorio, "personas que se dediquen a los oficios" para que en los pueblos haya herreros, carpinteros, fontaneros, profesiones que "son difíciles de encontrar" en el medio rural, lo que obliga a acudir a empresas más grandes de ciudades como Huesca o Barbastro, ha detallado.

"Aquí hay que venir a emprender", aunque sea itinerando entre diferentes localidades, y las instituciones han de trabajar para modernizar las infraestructuras y favorecer el desarrollo de las iniciativas y el teletrabajo, cuando éste sea posible.

Ana Blasco ha reconocido, por otra parte, la necesidad de vivienda y de que desde cualquier institución puedan impulsarla. En este punto, ha comentado que el Ayuntamiento de Alquézar están buscando solares para favorecer la instalación de nuevos pobladores.

En su opinión, la falta de viviendas y de unas buenas telecomunicaciones son los principales problemas del medio rural en estos momentos. Ha apuntado al respecto que hay muchos pueblos que no tienen ningún tipo de conexión a internet.

FUTURO PARA LOS JÓVENES

Esta emprendedora rural ha opinado que hay futuro para los jóvenes en esta zona. "Hay un poco de todo" y "mucha gente joven que ha cogido pequeños negocios que han traspasado", tanto en Alquézar, como en otros municipios del entorno, como Abiego, Adahuesca o Bierge, que han creado allí sus familias, de forma que tienen hijos que van a los colegios.

"No es exagerado, pero futuro hay" y existen posibilidades para que se instalen nuevos pobladores, siempre que entiendan "qué significa vivir en el medio rural".

En su caso, ha precisado, uno de sus hijos, de 19 años, está estudiando para continuar con el negocio paterno de los olivos y la fabricación de aceite. El marido de Ana Blasco posee en Bierge --junto al hermano de éste-- la almazara Aceites Ferrer y a su hijo "le encanta, es lo que quería", mientras que su hija estudia Económicas en Zaragoza.

Ha señalado que sus hijos tienen oportunidades para quedarse en el pueblo, pero ha expresado que respetará la decisión que tomen, mientras que ha considerado que en estos momentos los jóvenes pueden quedarse en la zona, aunque sus familias no tengan negocios allí.

COMPROMISO

Ana Blasco, a sus 51 años, tras haber superado un cáncer y haber criado a sus dos hijos, ha explicado que ahora tiene más tiempo para dedicarse a diversas tareas. Entre otras cosas, es concejal en el Ayuntamiento de Alquézar, formando parte de una candidatura independiente que se presenta por el PSOE. Ya lo fue con anterioridad, en el periodo 1991 a 1995. Se da la circunstancia de que es la única mujer que ha sido concejal en este municipio.

Además, pertenece a la junta de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Huesca, a la Asociación de Empresarios Sierra de Guara, a la Asociación de Mujeres Empresarias de la Provincia de Huesca y es la presidenta de la Asociación Cultural San Nicostrato de Alquézar.

Blasco ha considerado que muchas personas que viven en el medio rural no están implicadas con su impulso y desarrollo. En su caso, posee un "fuerte compromiso" con su territorio. "Es mi lugar, mi sitio" y ahora que sus negocios y sus circunstancias se lo permiten trata de fomentar su mejoraría.

Etiquetas