Somontano

SOMONTANO - LITIGIO DE LOS BIENES

Manuel García Guatas: "Ha sido una devolución en falso y una burla a los aragoneses"

El ex director general de Patrimonio analiza el litigio

Manuel García Guatas: "Ha sido una devolución en falso y una burla a los aragoneses"
Manuel García Guatas: "Ha sido una devolución en falso y una burla a los aragoneses"
S.E.

BARBASTRO.- Manuel García Guatas fue director general de Patrimonio del Gobierno de Aragón durante los años 1994-1995 y quien se anticipó a reclamar la devolución de los bienes, por primera vez, en una reunión celebrada con el obispo de Lérida Ramón Malla, el 19 de abril de 1995. La decisión del catedrático barbastrense no cayó bien en el Obispado de Barbastro, en aquellos momentos, pero se aprovechó de la filtración de "un eclesiástico" procedente de Roma para que la entonces consejera de Cultura y Patrimonio, Ángela Abós, autorizara la reunión.

Han pasado 26 años y García Guatas -profesor emérito de Historia del Arte en la Universidad de Zaragoza y autor de 30 libros- opina que la primera y por ahora única entrega de 23 piezas de la lista de 111 de propiedad de parroquias aragonesas "ha sido una devolución en falso, una burla a las instituciones y a los aragoneses. Sigo la situación del litigio y me parece preocupante. Son piezas litúrgicas de valor mínimo, de desván y sacristía. Me ha molestado mucho como profesor de Historia del Arte".

En la misma línea cree que "es una muestra de soberbia y resentimiento porque la ley obliga a devolver 111 obras de propiedad aragonesa más que demostrada en el litigio por vías canónica y civil. No me fío de las aguas mansas, soy pesimista porque esta situación podría prolongarse mucho tiempo y no veo una salida a corto plazo. No me ha sorprendido la entrega de 23 piezas menores en mal estado de conservación que no son acreedoras de estar en ninguna exposición museística. De momento los Bienes de Interés Cultural siguen en Lérida".

García Guatas recuerda aquel lejano 19 de abril de 1995 cuando se reunió con el obispo Ramón Malla (fallecido) para reclamar por primera vez la devolución de 120 obras de parroquias aragonesas. "En el Gobierno de Aragón tuvimos muy clara la importancia de abordar la reunión con antelación, dos meses antes del Decreto de la Congregación para los Obispos del 15 de junio de 1995 y bajé a Lérida con ilusión por partida doble, director general de Cultura y Patrimonio y barbastrense".

El Departamento de Cultura planteó con "buen criterio porque sabíamos del inminente decreto de rectificación de los límites diocesanos que llevó consigo la anexión de parroquias aragonesas. Desde el Obispado de Lérida nos dieron cita y acudimos con el director general de Patrimonio. La recepción del obispo Ramón Malla, su secretario y dos sacerdotes fue correcta, amable y daba por hecho que la devolución del patrimonio debía hacerse".

En la práctica, "las buenas palabras del obispo no fueron a ninguna parte porque luego negó casi todo y abrieron el nuevo Museo con piezas de Barbastro-Monzón".

En tiempos actuales, "me parece penoso que se haya llegado a esta situación porque los obispos de Lérida han estado al servicio de la Generalitat con clara desobediencia a sentencias en el proceso canónico y civil porque la ejecución provisional de la sentencia no se ha llevado a cabo por la entrega de 23 piezas intrascendentes".

Etiquetas