Somontano

INFRAESTRUCTURAS

Estudian soluciones para evitar desprendimientos en las laderas de la carretera A-1227 junto al Salto de Bierge

El alcalde valora “el interés mostrado aunque no hay compromiso de ejecución, por ahora"

Imagen de archivo del último desprendimiento en la A-1227
Imagen de archivo del último desprendimiento en la A-1227
A. H.

Los técnicos del Servicio Provincial de Carreteras estudiarán la posibilidad de aplicar soluciones prácticas para evitar desprendimientos en las laderas de la carretera A-1227 en las proximidades del Santo de Bierge según ha informado el alcalde César Sánchez. Los últimos desprendimientos, a finales de febrero, en una ladera por segunda vez desde mayo de 2020 alertaron al Ayuntamiento sobre la necesidad y conveniencia de solucionar el problema por parte del Servicio Provincial.

El alcalde valoró “el interés mostrado aunque no hay compromiso de ejecución, por ahora, en espera de los estudios técnicos necesarios. En la misma ladera ya hubo desprendimientos importantes, sin daños materiales, y se repitieron tal vez por inestabilidad. Hasta ahora, solo originaron tareas de limpieza y menos mal que no había tráfico pero hemos solicitado que se estudien y apliquen soluciones”.

Se refirió a la posibilidad de instalar mallas se protección para evitar la caída de piedras, similares a las que se adoptaron en el tramo carretero de la A-1231 entre las localidades de Azlor y Abiego para estabilizar y sanear el talud tras los fuertes desprendimientos que hubo el 26 de junio de 2020. En aquellos momentos, la reacción de Carreteras fue rápida y se realizaron inversiones por importe de 30.000 € para solucionar el problema.

Otra situación de similares características con desprendimientos se aplicó en la carretera de acceso a Colungo, en la etapa del alcalde Antonio Lacasa y como son situaciones similares, el Ayuntamiento de Bierge ha solicitado que se apliquen soluciones. Mientras tanto, siguen adelante las obras de construcción de aseos públicos y depuradora en las instalaciones municipales del salto de Bierge de cara a la próxima temporada sobre la que sigue la incertidumbre por la situación actual.

Las instalaciones ni siquiera se abrieron el año pasado por decisión del Ayuntamiento tras la consulta con Salud Pública del Gobierno de Aragón cuando estaba previsto para iniciar la temporada el 1 de julio. Al margen de la incertidumbre actual, César Sánchez informa que el proyecto con una inversión prevista de 69.943 € ha seguido adelante con la instalación de las infraestructuras necesarias para el uso adecuado y respetuoso con el medio ambiente en este entorno natural.

Las obras afectan al edificio de propiedad municipal que se destina a central hidroeléctrica, aunque solo ocupa una parte de la planta baja. Se financia con recursos propios y de subvenciones gestionadas por Ceder Somontano por importe de 46.882 €. Los trabajos comprenden la adaptación de la planta baja del edificio, taquilla y el sistema de depuración para tratar las aguas residuales de aseos. Además de obras complementarias de acondicionamiento del camino de acceso al cauce, vallado de la zona, instalación eléctrica y retejado de la cubierta entre otras.

Las instalaciones contarán con nuevos aseos, en concreto 4 inodoros, 2 urinarios y 3 lavamanos, se dotará de una infraestructura muy necesaria para mejorar la satisfacción de los visitantes en el salto. La capacidad máxima actual en la zona de baño es de 250 personas, entre ellas 30 barranquistas como máximo.

En el transcurso de la última temporada de 2019 los registros finales fueron de 20.458 usuarios del espacio natural en la temporada de baños desde el 15 de junio hasta el 15 de septiembre. El Salto de Bierge está entre las referencias del destino turístico Guara-Somontano y tras las medidas de control y regulación adoptadas para evitar problemas por masificación, se han garantizado la seguridad y el disfrute de los bañistas.

Etiquetas